El arte de la papiroflexia

El arte de la papiroflexia

¿Cómo hacer... ?

Cómo hacer un barco de papel: papiroflexia

La papiroflexia es un arte que podemos dominar con paciencia, te damos consejos para la creación de figuras, comenzando con el barco de papel.

Hacer papiroflexia es una actividad que reporta muchos beneficios, sobre todo para los niños. ¿Quién no ha hecho en alguna ocasión un avión o un barco de papel? Seguro que o habréis hecho en muchas ocasiones, sobre todo enseñando a vuestros hijos, primos, sobrinos, amigos, etc.

Beneficios de la papiroflexia

Antes de ponernos a hacer manualidades, os contamos por qué es bueno hacer papiroflexia. Por si no lo sabías, este arte, conocido también como origami por los japoneses, reporta bastantes beneficios. Es ideal para niños y personas mayores porque mejora la coordinación. A los niños, les ayuda a desarrollar la motricidad fina, algo de mucha importancia a edades tempranas. Hace que se adquiera una característica muy necesaria en nuestras vidas, la paciencia.

En la papiroflexia hay que estar concentrados e ir realizando cada paso con cuidado. No se pueden conseguir hacer muchas figuras si no se ha tenido la paciencia suficiente. En casos de figuras complejas, hay que decir que no se aprenden en 5 minutos. Por otro lado, hay que destacar que favorece que los niños presten atención a lo que hacen. Si no prestan la suficiente atención para hacer, por ejemplo, un barco de papel, no les saldrá correctamente.

Cuando algo parece complejo, pero a base de intentarlo, probar, fallar y volverlo a intentarlo, se acaba consiguiendo, resulta muy reconfortante. Pasa con cualquier figura, tanto las más sencillas para los principiantes como las más complejas para el resto. Aunque normalmente se suele trabajar con patrones o plantillas, es una actividad que estimula la imaginación. A muchas personas se les ocurren diferentes figuras que hacen cuando ya tienen una base de conocimientos de papiroflexia.

No hay que olvidarse que es una actividad relajante, sobre todo para quienes tienen una vida con mucho estrés. Hacer papiroflexia supone evadirse del mundo durante un buen rato. Debido a que se trata de una actividad tranquila, aumentará la sensación de relax y se olvidará el estrés.

Si a ello le acompañamos una música relajada, la sensación de hacer papiroflexia será mucho más gratificante. Además de para reducir el estrés, es una actividad estupenda para las personas con hiperactividad. Aunque en occidente es cada vez más practicado, en Asia, sobre todo en Japón, el origami es algo muy apreciado. De hecho, lo consideran como todo un arte y es cierto dado que los grandes maestros hacen sorprendentes creaciones.

Nosotros no vamos a convertirnos en maestros del origami de la noche a la mañana. Pero sí podemos comenzar por lo más básico, algo que muy probablemente todos hemos hecho en alguna ocasión, un barco de papel.

Cómo hacer un barco de papel paso a paso

Cómo hacer un barquito de papel

Lo primero que debemos hacer es elegir el papel con el que vamos a trabajar. Podemos comenzar con folios reciclados para adquirir los conceptos del barco de papel o con papel de periódico. De esta forma, no desperdiciaremos material mientras estamos aprendiendo, o siguiendo nuestros consejos de cómo hacer papel reciclado, de esta forma también estaréis mejorando el medio ambiente, haciendo un reciclaje perfecto.

Cuando tengamos algo de práctica, en una tienda de manualidades podremos adquirir papel específico para origami. Lo importante es el gramaje que tenga el papel. Esto hará que el barco, en este caso, tenga más robustez que si se emplea un folio de los que utilizamos habitualmente.

Para este barco usaremos un folio de tamaño Din A-4. Lo primero que debemos hacer es doblarlo por la mitad a lo largo, creando un rectángulo estrecho. Debemos asegurarnos de que las esquinas coincidan entre sí. Ahora doblaremos las esquinas del rectángulo hacia el centro de la línea que se ha creado al doblar el papel. Debe quedarnos la forma de un triángulo. Doblaremos los bordes de debajo de la hoja para que tapen el triángulo que hemos hecho. Más o menos debe ser como si hubiéramos hecho un sombrero de papel.

El siguiente paso es doblarlo, pero en esta ocasión debe quedarnos como un cuadrado. Hay que hacerlo con cuidado y precisión para que el resultado final sea el que esperamos. Ahora abriremos lo doblado para que coincidan la esquina izquierda y derecha. Volveremos a doblar de nuevo los bordes del lado inferior sobre sí mismos. Los volveremos a desdoblar de las dos partes para que podamos ver los pliegues.

El último paso es el paso de la estrella. Solo hay que tirar de las dos esquinas y veremos cómo se ha formado un barco de papel. Se puede pintar o directamente ponerlo en la bañera para que los peques jueguen con él.

Consejos para hacer papiroflexia

Como uno de los remedios caseros y para que nos resulte cómodo y fácil hacer esta o cualquier otra figura, debemos trabajar relajados. Es importante estar cómodos y trabajar con la zona donde vayamos a hacer la papiroflexia completamente despejada. No debe molestarnos nada, porque seguramente, además de crear el barco, querremos relajarnos.

En la papiroflexia, a no ser que se indique lo contrario, nunca hay que utilizar pegamento. A pesar de ello, sí se pueden utilizar pinturas para mejorar el resultado final. Lo más normal es usar papel de colores con lo que crear composiciones sorprendentes.

Nunca hay que olvidarse que el arte de la papiroflexia requiere paciencia. También necesita de unas buenas dotes de tranquilidad cuando se tiene pensado hacer nuevas figuras. Tal y como os contamos en nuestro artículo de cómo subir la autestima, en psicología se dice que no solo es importante nuestra imagen personal, sino también realizar manualidades.