Ya hablamos de cómo ponerse moreno de forma sana donde os mostramos con remedios caseros cómo conseguir una piel bronceada en pocas semanas. Sin embargo, si estamos varios días sin tomar el sol, rápidamente perdemos el color, por ello, te traemos una serie de consejos saludables para mantener el bronceado durante el máximo tiempo posible.

Por otro lado, si eres de los que tiene las playas a cientos de kilómetros de distancia, si solo puedes ir a las piscinas de vez en cuando o si te pasas la mayor parte del día encerrado en una oficina sin que te dé el sol… ¡Toma nota y a mantener el cuerpo moreno! Te damos hasta 10 tips para mantener ese bronceado de forma totalmente natural:

1. Alimentos que ayudan a mantener el bronceado.

Existen determinados alimentos que contienen componentes beneficiosos para la piel como el betacaroteno, que además también tienen altos índices de vitaminas y antioxidantes.

La zanahoria, el tomate, la calabaza o la batata son algunos de ellos, aunque en las etapas de embarazo y lactancia no se aconseja abusar de estos alimentos. También favorecen al bronceado los frutos rojos como las fresas o las moras. Los frutos secos como los pistachos estimulan la melanina, pero mejor tomarlos en raciones pequeñas, pues son altos en calorías. Y por último te recomendamos el salmón, también con propiedades que afectan positivamente a la piel.

2. Cápsulas naturales

Existen píldoras naturales con alto contenido en betacarotenos, vitaminas y antioxidantes. Son cápsulas recomendables para aquellos que no son muy amigos de tomar frutas y verduras.

3. Mantén tu piel hidratada

Cuando te apliques crema o loción hidratante no solo debes hacerlo en las zonas típicas del cuerpo (hombros, espalda, piernas y poco más). ¡Hay que hidratarse el cuerpo entero! Incluida la cara. De este modo conseguirás un bronceado uniforme, sin que se queden los típicos parches.

Existen cremas prolongadoras que conservan la melanina en el tiempo, son cremas que reparan la piel y contienen aloe vera y antioxidantes. Beber agua ayudará a que nuestra piel no se pele ni se escame. El agua hace que la piel permanezca más sana y saludable. Unos dos litros al día se considera una cantidad recomendable.

4. Exfolia tu piel una vez a la semana

Exfoliar la piel sirve para oxigenar los poros, mantenerla suave y que el color de tu cuerpo siga siendo uniforme.

Elimina las zonas muertas de tu piel una o dos veces a la semana y verás como quedas totalmente encantado con el resultado.

5. Prepara tu propio aceite bronceador

El aceite con nuez es un acelerador del bronceado que puedes preparar tú mismo en casa solo necesitas  estos ingredientes: una taza de aceite de coco, otra taza de aceite de almendras, dos pequeñas cucharadas de extracto de cáscara de nuez y dos cucharadas de vaselina. Coge un bol y asegúrate de mezclarlo bien todo, para posteriormente untarlo por tu cuerpo y rostro, lo que te sobre puedes conservarlo  varios días en la nevera.

6. Broncéate con henna

El henna es un pigmento natural con efectos oscurecedores en la piel. Seguro que alguna vez has oído hablar de los tatuajes de henna. ¡Tranquilo! No pretendemos que te tatúes. Su efecto puede durar varias semanas en nuestro cuerpo, aunque nos bañemos cada día, ya que es resistente al agua. Para ello, debemos disolver una cucharada de henna en la bañera y permanecer en el agua unos 5 minutos aproximadamente.

7. Aplica infusiones de té tibio en tu piel

Prepara una infusión de té tibio, pero no para bebértela, sino para untarla en tu cuerpo. Las infusiones estimulan el metabolismo y además también favorecen la prolongación del bronceado, pues contiene elementos tonificantes, además de ser beneficiosas ante el impacto de los rayos solares y los daños que éstos pudieran causar en tu piel. Aplica el té tibio sobre tu piel utilizando un algodón. Puedes untarlo tanto en el cuerpo como en el rostro. 

8. Dúchate con agua fría

El agua fría estimula tu circulación sanguínea y también tiene efecto prolongador para el bronceado de la piel, sobre todo si combinamos la ducha fresca con la aplicación de aceite hidratante. Por el contrario, el agua caliente tiene un efecto deshidratador sobre la piel y hace que el color moreno dure menos.

9. Evita tomar el sol tras depilarte

Después de la depilación la piel queda menos protegida ante los rayos del sol. Si tomas el sol tras depilarte estás más expuesto a que aparezcan manchas, quemaduras o irritaciones en la piel, entre otros daños.

10. Toma el sol más veces y menos tiempo

No es necesario que estés tres o cuatro horas seguidas tostándote al sol (al contrario, es bastante perjudicial para el cuidado de la piel). Tiene mejor efecto ponerse al sol de forma más frecuente y con menor duración. Por ejemplo, unos 20 o 30 minutos al día es una buena cantidad.

Si sigues estos consejos aprenderás a mantener el bronceado mucho más tiempo sin necesidad de cremas