Entre todas las manualidades fáciles para niños con papel, quizás el origami o papiroflexia sea una de las más interesantes, probablemente porque, en realidad no se trata de una manualidad para niños, sino de todo un arte que se empieza a aprender por lo más sencillo y va subiendo de nivel a medida que uno practica.

Ya os mostramos cómo hacer un barco de papel, ahora os mostraremos cómo se hace una grulla o una pajarita de papel.

Cómo se hace una pajarita de papel paso a paso

La pajarita es una de las figuras más sencillas del origami. Consiste en la silueta de una pequeña ave, con una cabeza en punta, dos alas que aguantan la figura por la parte delantera y una cola por la parte trasera. Como en tantas otras manualidades para hacer en casa, los materiales necesarios para ellos son muy pocos. De hecho, solo se necesita una hoja de papel cuadrada, con los cuatro lados exactamente iguales.

Es recomendable que el papel no sea de gramaje bajo, ya que, si se usa papel grueso o cartulina, o incluso un cartón ligero que pueda doblarse adecuadamente, tendremos una figura más rígida. Hay que tener en cuenta que, a diferencia de lo que ocurre con figuras de origami mucho más complejas las dobleces de la pajarita no van a ser muchas, y si se hace con un papel fino puede acabar deshaciéndose.

Ya vimos cómo hacer guirnaldas de papel para usarlas en la decoración de las celebraciones de fiestas de cumpleaños, ahora os enseñaremos cómo hacer pajaritas de papel. 

Pasos a seguir 

  • Doblar tres de las cuatro esquinas hacia el interior hasta que se junten en el centro.
  • La cuarta esquina se ha de doblar hacia el centro también, pero por la otra cara del papel, formando un cuadrado más pequeño.
  • Doblamos por segunda vez las esquinas hacia el centro. En esta ocasión las cuatro en el sentido de la primera doblez. Ahora tenemos un cuadrado mucho más pequeño.
  • Doblar ese cuadrado en diagonal para formar un triángulo.
  • Tirar de los dobleces interiores hacia afuera. Estas dos partes formarán las alitas, que son las patas delanteras de la figura.
  • Volver a doblar hacia afuera la parte superior de la figura.
  • Doblar nuevamente la figura por la mitad.
  • Finalmente, hay que sacar hacia afuera la parte superior de la figura, que se va a convertir en la cabeza de la pajarita, y el inferior, que se convertirá en la cola.

Ya tenemos la figura completa: un pajarito sencillo, pero perfecto.

Decorar la pajarita con los niños

La pajarita puede ser una manualidad interesante para hacer con niños, y no solo por la pajarita en sí, sino porque además de crearla, los niños pueden decorarla o usarla para crear otras manualidades mayores. Una de esas manualidades es un móvil con pajaritas, que puede servir como decoración de una habitación infantil.

Para realizar esta manualidad se necesitan varias pajaritas, que pueden haberse creado en colores distintos, y algunos materiales extra:

  • Un carrete de hilo de pescar o de algún otro tipo de cordón duro
  • Dos palitos de madera
  • Un tornillo con gancho


Los pasos a seguir son los siguientes:

  • Cortar cuatro trozos de hilo de pescar, de unos 15 cm cada uno, y pegar una pajarita al extremo de cada uno.
  • Unir cada uno de esos trozos por el extremo a un extremo de uno de los palitos.
  • Cruzar ambos palitos y unirlos por el centro creando una cruz.
  • Clavar la alcayata en el centro de la cruz, por la parte contraria a dónde están pegados los extremos de los hilos de pescar.

Y ya está, ya tenemos un bonito móvil para decorar que, además, habrán creado los propios niños. Si queréis, podéis añadir más pajaritas para hacerlo más completo, más colorido o, simplemente, más gracioso. Pero cuidado, no lo coloquéis en medio de una corriente de aire, ya que no hay que olvidar que se trata de figuritas de papel.

Otra cosa mucho más simple de hacer es decorar la pajarita, con colores, pegatinas, purpurina, pinturas. Los niños pueden dejar correr la imaginación y ser creativos, ya que a fin de cuentas solo es un pajarito de papel.

Variantes

La construcción de la pajarita en sí misma es tan simple que no admite variantes en cuanto a la estructura o la manera de conseguirla. No obstante, precisamente por su sencillez, es posible cambiar los materiales de construcción por otros que aporten otra textura y permitan otros usos.

Los materiales más adecuados para ese intercambio son la goma EVA y el tejido (cualquier tejido vale, aunque es mejor si se usa uno con cierta rigidez), y ambas opciones pueden servir para crear pajaritas que sirvan de adorno en broches, apliques para sombreros... Esta opción es genial para hacerla con niñas, ya que tienen tendencia a lucir este tipo de adornos graciosos y originales. De esa manera, el origami se puede convertir en una manera de crear sus propias "joyas" de colores.