Un buen masaje puede ser la mejor de las terapias

Un buen masaje puede ser la mejor de las terapias

¿Cómo hacer... ?

Cómo hacer un masaje relajante de cuerpo entero

Se ha demostrado que el masaje relajante mejora el funcionamiento del sistema inmunitario y aumenta la producción de endorfinas y melatonina.

Seguramente todos estaremos de acuerdo en que un buen masaje puede ser una actividad relajante y muy placentera que, además, puede suponer un alivio casi inmediato para todo tipo de dolores musculares, ya sean causados por lesiones traumáticas o por la tensión y el estrés.

No obstante, tan cierto como que un buen masaje puede ser muy beneficioso para nuestra salud, un masaje mal realizado puede comportar lesiones inesperadas, por lo que, si queréis realizar un masaje sencillo y relajante con seguridad, es importante saber cómo hacerlo. 

Beneficios del masaje relajante

En un masaje relajante los trucos están en la presión es suave y el ritmo es lento y reiterativo, produciendo un aumento de calor en la zona y relajando la musculatura de manera casi inmediata. Este masaje es indicado para persona que padecen tensión, ansiedad o agotamiento físico a resultas de los cuales las fibras que forman la musculatura se les han puesto tensas.

Ya os indicamos cómo hacer un masaje erótico muy efectivo para las relaciones de pareja y el sexo, ahora vamos a enseñaros como hacerlo relajante. 

Cómo hacer un buen masaje relajante

Hay ciertas condiciones previas que pueden ayudar a potenciar los efectos del masaje: 

  • En la medida de lo posible, la habitación debe ser tranquila, con una iluminación tenue y, a poder ser, indirecta, y una temperatura adecuada. 
  • El sitio dónde se va a situar la persona a la que se de el masaje debe ser cómodo. 
  • Antes de empezar el masaje es bueno lavarse las manos y calentarlas un poco, sobre todo si estamos en invierno. 
  • En caso de que se vayan a usar aceites, es recomendable usar aceite de almendras, cuyo olor es agradable y que va muy bien para agregarle esencias. El aceite debe estar templado. Las esencias adecuadas para aliviar el dolor muscular por estrés son albahaca salvia, jengibre, enebro, mejorana, menta y romero, mientras que las que favorecen la relajación mental y el sueño son manzanilla, mejorana, rosa, lavanda y jazmín. Para conciliar el sueño podéis visitar nuestro artículo de cómo dormir bien.
  • El silencio ayuda a la relajación, es uno de los mejores trucos.

Masaje de espalda relajante 

Una opción práctica y socorrida es realizar un masaje de espalda mientras la otra persona está sentada, ya esté en un taburete o en un cojín en el suelo, con el masajista arrodillado tras ella. 

Los pasos que debes seguir son los siguientes: 

  1. Empieza en la base del cuello, aplicando sólo un dedo de cada mano, y deslízalo hacia los lados del cuello y hacia los hombros con una presión uniforme. Repite la operación hasta que notes como la temperatura de la zona empieza a aumentar. 
  2. Desliza la mano entera por toda la superficie del cuello, ya que es una zona que suele ponerse bastante tensa.
  3. Aprieta los músculos tensos con los pulgares, colocando los dedos sobre los nudos y, con los otros cuatro dedos sobre los hombros, realiza movimientos rotativos para liberar la tensión muscular. Los nudos suelen localizarse en el cuello y sobre los hombros. 
  4. Aplica presión con todos tus dedos sobre ambos omóplatos y realiza movimientos circulares sobre la zona. 
  5. La columna vertebral es una zona delicada, así que, para trabajarla, debes poner la mano sobre la parte delantera del hombro y situar el talón de la mano (la zona huesuda que queda pegada a la muñeca) en el área entre los omóplatos. Presiona mientras mueves de un lado a otro. 
  6. Masajea suavemente la clavícula, ya que puede ayudar a relajar el cuello. 
  7. Masajea los brazos, ya que los brazos están muy relacionados con la tensión que se experimenta en los hombros y el cuello.

Empieza poniendo las manos sobre los hombros y deslízalas hacia abajo aplicando una presión suave pero intensa. Frota repetidamente los brazos de esa manera, desde los hombros al codo y viceversa.

Si preferimos realizar el masaje con el masajeado tumbado, podemos seguir las mismas instrucciones y añadir potenciadores como aceites y esencias que, estando sentado, resbalarían por la espalda y resultarían un engorro. 

Masaje relajante de piernas cansadas

El masaje para piernas cansadas suele tener como objetivo principal activar la circulación y nos lo podemos dar nosotros mismos, aunque, si se trata de relajarse, que nos lo haga otra persona es mucho mejor. En todo caso, el mejor momento del día para realizarlo es por la tarde, cuando las piernas están cargadas, y la postura ideal es con las piernas extendidas y ligeramente levantadas por encima del cuerpo (colocar los pies sobre el reposabrazos del sofá o sobre una almohada basta).

En caso de realizarlo con aceite, se recomienda el aceite de oliva con esencia de romero, que tiene propiedades antiinflamatorias.

Los pasos a seguir son los siguientes: 

  1. Sitúa las manos alrededor de los tobillos, realiza movimientos ascendentes desde el tobillo a la rodilla, manteniendo una presión constante. 
  2. Siempre siguiendo una línea ascendente, dedica varios minutos a ejercer distintos niveles de presión a cada zona de la pierna. Asegúrate de pasar las manos por toda la pierna moviéndolas también hacia atrás y hacia adelante. 
  3. Crea un movimiento oscilante en el músculo, ya sea moviendo arriba y abajo los pies o presionando alternativamente en varios puntos para que la tensión muscular desaparezca. 
  4. Para terminar, empapa una tela en aceite de romero y colócala encima de la pierna durante unos minutos. Después, simplemente sécala con una toalla o un trapo de felpa.