En España, la leche evaporada es muy empleada en la elaboración de postres, salsas y cremas para aportar a las recetas mayor cremosidad. La leche evaporada puede llegar a ser un buen sustituto de la nata pues ésta última tiene muchas grasas saturadas y pocas vitaminas o minerales. Por contra, la leche evaporada solo tiene un 10% de grasa y mantiene todas las proteínas, vitaminas y minerales intactos, por lo que puedes utilizar la leche evaporada en infinidad de recetas. ¡Descúbrelas!

Qué es la leche evaporada

Como hemos adelantado antes, la leche evaporada no es otra cosa que un concentrado de leche. Además, puede aguantar mucho tiempo almacenada gracias a la evaporación del 60% del agua presente en la leche cruda.

La leche evaporada recibe otros nombres como leche parcialmente evaporada o leche semi evaporada. Esto es debido a que se le quita el agua solo de forma parcial, ya que si se quitara en su totalidad estaríamos hablando de leche en polvo.

La versión azucarada sería la leche condensada, que todavía aguanta más tiempo en conservación. En la cocina se le pueden dar multitud de usos, especialmente son conocidos los postres con leche evaporada. No obstante, también se utiliza como sustituto de la nata al contener menos grasas saturadas, más vitaminas y un mayor aporte de minerales.

Por este motivo, la leche evaporada es una opción mucho más saludable. Además, esta leche dará a tus platos un sabor más intenso, así como una mejor textura, con todas las propiedades nutricionales que contiene la leche.

Cómo hacer leche evaporada casera

Existen distintos métodos para elaborar leche evaporada casera, ya que podemos hacerla con leche entera o con leche en polvo. Te explicamos ambos procesos para que elijas el que prefieras. ¡Toma nota!

1. Leche evaporada a partir de leche entera

  1. Comenzamos por la receta de leche evaporada con leche entera, para lo cual debes introducir un litro de leche en una olla grande y de boca ancha. Ten en cuenta que si es muy pequeña te costará más evaporarla.

  2. Pon la leche a calentar a fuego medio-alto hasta que llegue a ebullición. Si en lugar de vitrocerámica utilizas fogones, cuando la leche comience a hervir tendrás que colocar un difusor de calor entre el fuego y la olla. Baja el fuego un poco y deja que la leche se evapore durante una hora y media, removiendo de vez en cuando para que no se formen grumos de nata.

  3. Pasado este tiempo, retira la olla del fuego, deja enfriar un poco y pásala por un colador para descartar los posibles grumos. ¡Ya tienes leche evaporada a partir de leche entera! Una vez preparada, puedes utilizarla o guardarla en un tarro hermético esterilizado para una óptima conservación.

2. Leche evaporada con leche en polvo

  1. En este caso, pondremos leche en polvo, agua y mantequilla en una olla de boca ancha. Es recomendable que la mantequilla esté a temperatura ambiente, aunque debes calentar todos los ingredientes a fuego medio-alto hasta que se integren por completo. Remueve de vez en cuando con una cuchara de madera.

  2. Después, retira la olla del fuego y deja entibiar antes de pasar la leche a una licuadora o un recipiente alto para batirla. Esto es importante porque al batir la leche sube bastante y podría salirse del recipiente. Bate o licua la mezcla un par de minutos a velocidad media hasta conseguir que todos los ingredientes acaben integrados. ¡Listo!, ya puedes preparar tus postres con leche evaporada.

Ambos procesos son muy sencillos, aunque este último es mucho más rápido que el primero. Es cierto que los resultados son muy parecidos, pero la calidad de la leche evaporada obtenida a partir de la leche entera es algo mejor.

En cualquier caso, si necesitas preparar postres con leche evaporada y necesitas hacerla rápidamente, la opción de la leche en polvo es ideal. Por último, decirte que puedes elaborar esta receta con bebidas vegetales como alternativa a los lácteos.

Recetas con leche evaporada

Es el momento de pasar a la mejor parte: las recetas saladas y postres con leche evaporada más deliciosos. En primer lugar, puedes preparar garbanzos cocidos con espinacas a la crema preparada con leche evaporada. ¡Están deliciosos!

Para los que disfrutan cocinando su propia pasta, puedes preparar raviolis de trigo sarraceno con un relleno de setas increíble y una salsa cremosa a base de leche evaporada. Y como aperitivo, te proponemos crema de gorgonzola y nueces con leche evaporada, un éxito asegurado.

Para la elaboración de cualquier crema, quedará mucho más cremosa si añades un poco de leche evaporada. Incluso puedes elaborar una receta más arriesgada: espaguetis negros con langostinos, shiitake y salsa de jengibre, ¡te sorprenderá!

Con leche evaporada podrás preparar también una deliciosa salsa para acompañar cualquier tipo de carne tanto a la plancha como a la parrilla. Y si le añades unos frutos secos, te quedará irresistible.

De todos los postres con leche evaporada que podemos citar, nos quedamos con el flan de queso fresco, que se puede elaborar con requesón o queso tipo Burgos, y la crema de chocolate con nueces para untar. Esta última es un auténtico capricho, muy original y rica en nutrientes siempre que utilices cacao puro sin aditivos.

Deja que tu imaginación te inspire y prepara unos platos suculentos con una buena salsa de leche evaporada casera. ¡Adelante, manos a la obra!

También te puede interesar...