La cultura española del arroz va más allá de la tradicional paella, como demuestra la amplia gama de arroces que existen en España: el redondo, largo, vaporizado, senia, bomba, bahía y guadamar. Y es que a los españoles nos encanta comer platos de arroz, incluso en forma de snack como es el caso del arroz inflado o hinchado.

El crujiente de arroz se encuentra dentro de muchos productos, pero también puede utilizarse como postre, como primer plato o para acompañar otros alimentos. Además, se puede consumir a través de barritas energéticas que también se pueden preparar en casa. ¡Te lo mostramos!

Receta de arroz inflado casero

  • Duración: 30 minutos
  • Dificultad: media

Ingredientes para 4 comensales:

  • 100 g de arroz
  • Aceite de oliva
  • Agua
  • Condimentos (opcionales)

Necesitarás también:

  • 1 cazuela
  • 1 sartén
  • Bandeja de horno
  • Papel vegetal de horno
  • Papel absorbente de cocina
  • Escurridor
  • Bandeja plana

Elaboración de crujiente de arroz:

  1. En primer lugar, para hacer arroz inflado casero debes preparar una olla o cazuela y ponerla a fuego fuerte con abundante agua para cocer el arroz. Cuando el agua comience a hervir, añade el arroz para que se cueza y, cuando esté listo, escúrrelo bien con un escurridor.

  2. Mientras se va escurriendo el arroz, ve preparando la bandeja del horno y pon sobre ella el papel vegetal para que el arroz hinchado no se nos quede pegado. Una vez que el arroz esté bien escurrido, ponlo sobre la bandeja que has preparado con cuidado de que quede bien esparcido. Asegúrate de que la capa de arroz sea homogénea y que estén todos al mismo nivel.

  3. A continuación, pon la bandeja con el arroz dentro del horno a una temperatura de 65 ºC. Aunque el horno esté bajo, es importante vigilar el arroz para sacarlo del horno en cuanto esté bien seco, pero con cuidado de que no se queme. El tiempo variará en función del tipo de arroz o cómo sea el horno pero, por lo general, será suficiente con unos 10 minutos si el horno estaba precalentado.

  4. Cuando el arroz esté en su punto, sácalo del horno y prepara una sartén con un poco de aceite. En el momento en que el aceite esté caliente y humeante, ve poniendo el arroz dentro y mantenlo ahí unos minutos, removiendo con frecuencia para que no se dore demasiado. También puedes hacer arroz inflado casero sin aceite, pues solo tendrás que sustituirlo por mantequilla. No obstante, el sabor variará ligeramente.

  5. Con el arroz hinchado todavía en la sartén, prepara un recipiente con papel absorbente de cocina. Una vez que el arroz esté hecho, sácalo de la sartén y ponlo encima de la bandeja con el papel para eliminar el exceso de aceite, así el arroz quedará más ligero y el grano más suelto.

  6. Por último, si lo deseas, puedes añadir algún condimento al arroz para aportarle un sabor que te guste, que puede ser dulce o salado. También puedes comerlo así cuando esté bien frío y escurrido. No obstante, si optas por añadir algún condimento, los que mejor le van son el azúcar y el chocolate (mejor fundido para que se adhiera al grano), el pimentón o la sal de Maldon si prefieres el arroz hinchado salado. En cualquier caso, las posibilidades son casi infinitas, pues también puedes elegir miel, caramelo o algún sirope de tu sabor preferido.

Consejos para hacer arroz hinchado

Otra opción para elaborar tu crujiente de arroz es cocerlo con leche y azúcar en lugar de agua si quieres hacer arroz inflado casero dulce. En este caso, no es conveniente que pongas demasiado arroz en la sartén con el aceite para poder freírlo bien, así evitarás que unos granos queden poco hechos mientras que otros se queman.
Por otro lado, si vas a preparar más de 100 gramos de arroz hinchado, es fundamental que cambies el aceite donde lo estés friendo con bastante frecuencia para que el arroz no se queme, se ponga negro sin llegar a estar hecho y su sabor se torne desagradable.

Con esta receta de crujiente de arroz puedes elaborar otras muchas, tanto dulces como saladas, como por ejemplo cereales de chocolate, barritas de arroz inflado casero, o recetas saladas en caso de aliñarlo con especias. En ese caso, puedes añadir el arroz a tus ensaladas u otros platos para darle un toque crujiente. Por cierto, se conserva hasta 2 semanas en un recipiente hermético bien cerrado.

Cómo elaborar barritas de arroz inflado casero

Ahora que ya sabes cómo preparar el ingrediente principal de las barritas de arroz hinchado, te proponemos hacer tus propias barritas caseras. Es muy sencillo, además te mostramos una receta base a la que podrás añadir tus ingredientes favoritos.

Para empezar, por cada 100 g de arroz inflado casero necesitarás 150 o 200 g de melaza de arroz calentada previamente. Este será el ingrediente que servirá de unión para el resto. Después, añade 75 g de amaranto inflado, 75 g de semillas según tus gustos (pipas de girasol, de calabaza, sésamo, quinoa…) y 50 g de frutos secos al gusto: avellanas, almendras picadas, cacahuetes, nueces…

Mezcla con mucho cuidado y pasa esta masa a una bandeja con papel vegetal de horno para evitar que se quede pegada. Rellena toda la bandeja, pero procura que la mezcla alcance el centímetro de altura para evitar que se rompa, pero sin superar esta medida. Deja enfriar durante una hora para que acaben de apelmazarse los ingredientes y, por último, corta la base dándole forma a tus barritas de arroz inflado casero.

También te puede interesar...