Nos damos en el muslo con el pico de la mesa, en el brazo con el pomo de las puertas o en el pie con la esquina del canapé. Este es de lejos el impacto más desagradable. Como consecuencia de estos choques dolorosos y de aquellos de los que no nos damos ni cuenta, van a aparecernos en nuestra piel esas manchas violetas tan antiestéticas.

¿Qué es un hematoma o moretón?

No es más que una mancha en la piel que aparece tras un golpe, caída o contusión. Su reflejo es tan feo debido a que los pequeños vasos sanguíneos se abren tras una lesión, dejan salir la sangre, pero esta queda atrapada por debajo de la dermis

Otro tipo de hematoma es el que se produce a partir de un golpe por debajo de la uña. También consiste en una acumulación de sangre, pero esta es más difícil de eliminar que el de nuestra piel. ¡Nunca! Repito, nunca debes intentar que esa sangre salga a la superficie. Por lo tanto, no pinches la zona porque podrías provocar una infección. El hematoma va a reducirse en cuestión de tiempo. Dependiendo de la gravedad del golpe puede durarte de desde dos semanas a meses, siempre atenuando su color. Vamos que probablemente vas a estar todo lo que queda de verano con esas horribles manchas.

Además, en ocasiones no es solo el color lo que nos supone un problema, a menudo suelen causar dolor o inflamación y si el traumatismo ha sido fuerte probablemente tengas también una pequeña herida. Por suerte, existen multitud de trucos y remedios caseros para acelerar la curación y atenuar los colores de nuestros hematomas.

La Árnica para curar un hematoma

El árnica actúa en nuestro cuerpo como un buen antiinflamatorio natural. Sus propiedades analgésicas se deben al contener ácidos, helenalina y dihidrohelenanina. La suma de estos ingredientes nos permite calmar rápidamente nuestro dolor y atenuar el color de nuestros hematomas.

El poderoso Aloe Vera

Si seguimos en el grupo de las plantas medicinales, una de las más importantes es, sin lugar a duda el Aloe Vera. Si quieres usar este tipo de planta, ya vimos cómo hacer cremas de aloe vera completamente naturales y caseras.

Sus múltiples propiedades lo hacen apto para usar no solo con los golpes en la piel, sino también para tratar el acné, las arrugas y la celulitis y otras formas de cosmética natural. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y regeneradoras, si lo friccionamos sobre la zona golpeada podemos evitar ese color morado tan llamativo y también reducir la inflamación y el dolor.

Es recomendable repetir este procedimiento tres veces al día para conseguir mejores resultados.

Vinagre de manzana

Si diluimos agua fría con un chorrito de vinagre y lo aplicamos después sobre la zona con un algodón limpio, vas a lograr que la sangre circule mejor y se reduzca el moretón de forma rápida.

El frío del hielo

Uno de los remedios caseros más conocidos y sencillos para tratar las contusiones es la aplicación de hielo sobre la zona. El frío provoca la contracción de los vasos sanguíneos, adormeciendo la zona y consiguiendo así disminuir también el dolor y la inflamación. Pero una cosa es importante, no debes colocar nunca el hielo directamente en la zona afectada, colócalo dentro de un trapo o compresa.

Si el hematoma ha sido causa de un golpe fuerte y tenemos una herida abierta, no podemos utilizar este consejo.

Sal y limón

La sal es un remedio clásico de los de toda la vida. Lo mejor es aplicar una cataplasma con ella en la zona afectada. Va a absorber el líquido intercelular consiguiendo así que disminuya la inflamación y te alivie un poquito las molestias.

También podemos preparar un paño con sal y limón, colocarlo en el moretón y esperar aproximadamente 30 minutos.

La cebolla

La llorona, a parte de irritarnos los ojos al cortarla nos sirve para estimular el flujo linfático y ayudar a que la sangre no se acumule. Esto sucede por un químico natural que contiene esta hortaliza y tiene de nombre alinasa.

Podemos cortarla en dos partes y frotar con ella el moretón o triturar un pedazo hasta conseguir una pasta más o menos moldeable y usarla en una cataplasma.

El perejil

Esta especia tiene más poder para la salud del que pensamos. Contiene un aceite llamado Eugenol que funciona como un poderoso analgésico natural, además sus propiedades inflamatorias pueden ayudarnos a reducir la hinchazón de las articulaciones.

La mejor forma de usarlo es machacándolo para sacar sus jugos y aplicarlo directamente en la zona deseada. En el caso de que el hematoma sea pequeño, puede incluso desaparecer en días.

El ajo crudo

Se ha usado durante mucho tiempo como medicamento y como cura de algunas enfermedades que sufren los peces y otros animales pequeños. Es un gran antiinflamatorio y sus poderes antioxidantes ayudan a la piel a regenerarse de manera más rápida.

Aplicártelo va a ayudarte de manera considerable, pero comerlo crudo podría ser el equivalente a tomarte una pastilla para mejorar la circulación.

La patata

Otro alimento recomendable para combatir el dolor y evitar esos colores tan poco estéticos que tienen los moretones es la patata.Una enzima presente en su composición llamada catalasa se usa popularmente en varios tratamientos de belleza como mascarillas que ayudan a la oxigenación celular.

Corta rodajas generosas y frota sobre el hematoma, verás como el color morado-verdoso se va reduciendo. No es cosa de magia, lo que debes hacer es repetir este proceso dos veces al día hasta que el morado haya casi desaparecido.