Lo primero que debes saber si quieres cortar una plancha de metacrilato (y que es un error muy común) es que no se debe quitar el film de protección de las láminas hasta que no hayamos terminado el corte; pues el metacrilato es un material que se raya con facilidad. Para limpiarlo, usaremos siempre el producto adecuado. Si no es así, el plexiglás se puede glasear o estropear.

Ya vimos cómo organizar las herramientas para hacer bricolaje, así como los trucos para conservarlas en perfecto estado. Ahora vamos a enseñarte a utilizar las herramientas adecuadas para cortar metacrilato a medida, ya que corregir un mal corte es una tarea casi imposible.

Cortar metacrilato con una caladora

Una sierra de calar o caladora puede utilizarse para muchos tipos de cortes, no solo para los cortes rectos. Utilizando una sierra de calar, la hoja adecuada y un poco de preparación se pueden obtener resultados muy buenos. Y, además, resultará una opción económica para trabajar con una plancha de metacrilato.

Será conveniente que utilicemos la hoja más fina que encontremos, ya que de esta manera nos facilitaremos mucho más la tarea posterior de repasar y lijar el corte para afinarlo. Las hojas, cuanto menos profundas funcionarán mejor, debido a que proporcionan una fricción y resistencia menor.

La velocidad de corte más adecuada la encontraremos haciendo alguna prueba previa:
demasiada presión no será buena, ya que provocará la formación de excesivas virutas. Por otra parte, si se va demasiado lento, puede ser que la plancha metacrilato se funda. Si esto ocurriera, usaremos un aceite de lubricante ligero, para paliar este efecto del metacrilato al fundirse.

Antes de cortar metacrilato con sierra de calar, es muy aconsejable hacer pruebas y practicar con pequeños pedazos del producto. Una buena opción para realizar las pruebas será comprar alguna plancha metacrilato a medida o de los formatos más pequeños.

Cutter para cortar metacrilato

En lugar de una sierra, es posible utilizar un cutter como herramienta para cortar las láminas más finas de metacrilato. Para realizarlo correctamente, debemos colocar alguna guía o regla sobre la plancha metacrilato y ejercer una pequeña presión con la herramienta a lo largo de dicha guía.

La plancha de metacrilato la habremos asegurado con la ayuda de unos sargentos, para evitar así que se nos mueva, y se estropee el corte. Marcaremos la plancha hasta que la profundidad del corte sea al menos de 1/8 parte del grosor del material. Es posible que debamos repetir este proceso muchas veces hasta conseguir una profundidad en el corte óptima. El canto de la mesa deberá estar perfectamente alineado con la plancha metacrilato y el corte que queremos hacer.

Finalmente, aplicaremos una ligera presión en la parte que vuela fuera de la mesa para que se parta. Si el corte que realizamos fue suficientemente profundo, el canto quedará limpio. Por el contrario, corremos el riesgo de que nos quede por fuera de la línea marcada. Si esto sucediera, lo mejor será marcar de nuevo una raya desde el otro lado del material. Entonces, si la línea es pareja, aplicaremos de nuevo presión y obtendremos un corte limpio.

Cómo lijar los cantos cortados de metacrilato

En muchos casos será necesario pulir el canto del corte, si es que se desea un corte que pueda considerarse de calidad. Para facilitar el trabajo, utilizaremos un taco de goma y papel de lija al agua. Empezaremos con un taco de lija de P180, y cuando apreciemos que el canto está uniforme y relativamente fino, cambiaremos a un grano de lija más suave, para acabar de pulir.

Una cosa a tener en cuenta es que, al utilizar agua durante este proceso, por precaución no deberemos usar la lijadora eléctrica.

Taladrar metacrilato

Para realizar un taladro sobre metacrilato, es muy recomendable utilizar antes un pequeño punzón con el fin de marcar ligeramente el lugar donde queremos realizar el agujero. Además, de esta manera, evitaremos que se resquebraje la placa metacrilato. Lo mejor será emplear brocas de tipo helicoidal, con un ángulo nunca superior a 90º.

Al igual que para cortar placas de metacrilato con un grosor considerable, será muy conveniente la lubricación para evitar daños. La paciencia a la hora de trabajar será clave en este caso, ya debemos hacer el taladro lo más despacio posible para evitar que aparezca el denominado "efecto mate".

Cómo se puede pulir metacrilato con calor

Después de lijar y dejar los cantos finos, tenemos la opción de buscar un mejor acabado, como si de cristal se tratara.

Podemos utilizar para ello una pistola de aire caliente.

Sujetamos la plancha metacrilato con sargentos y pasamos la pistola por el canto rápidamente. Intentaremos no ir demasiado lento, o situar la pistola muy cerca, porque podemos derretir el material y entonces aparecerán burbujas. Un CD, por ejemplo, puede usarse para hacer pruebas antes de iniciar el trabajo con metacrilato definitivo.