Mantener el orden en tu casa es una cuestión de rutina

Mantener el orden en tu casa es una cuestión de rutina

¿Cómo hacer... ?

Cómo ordenar la casa: la rutina que hará temblar a Marie Kondo

Te damos algunos consejos para que puedas establecer una rutina con la que ordenar la casa y mantenerla presentable en cualquier momento.

Una de las cosas que nos hace estar cómodos en nuestro hogar, sintiéndonos relajados, libres de estrés y también más felices, es tener nuestra casa limpia y recogida. Sin embargo, lograrlo no es fácil para todo el mundo. El éxito de la youtuber Marie Kondo y su serie en Netflix ha puesto de moda el orden y la limpieza en el hogar, así que te damos algunos consejos para que no sea necesario recurrir a ella y puedas disfrutar de tu casa con poco sacrificio.

Llevar una vida ajetreada y no tener una buena rutina de limpieza y de organización puede hacer que nuestra casa sea un auténtico caos. Para combatir este problema podemos seguir una serie rutinas y consejos que harán de nuestra casa un lugar acogedor y agradable.

Divide y vencerás

No puedes ordenar la casa sin antes establecer unas pautas sobre cómo lo vas a hacer. Para ello, te recomendamos definir con qué vas a empezar y por dónde vas a continuar. El primer paso es organizarte, para ello debes establecer categorías de todos los elementos a ordenar. 

Evita ordenar por habitaciones, lo mejor es categorizar por elementos, ya que así podemos unificar todo lo que tenemos desperdigado por todas las habitaciones y lograr un orden más preciso. Por ejemplo, el primer día lo dedicamos a ordenar la ropa, el segundo día a ordenar los libros, el tercer día a ordenar alimentos, el cuarto día los papeles, etc.

Anota en una libreta las categorías que definas y el orden en el que vas a dedicarte a trabajar en su organización dentro del hogar. Lo habitual es empezar por aquellas categorías que nos dan menos trabajo, ya que así veremos resultados pronto y nos motivará a continuar con la siguiente categoría, de modo que cuando lleguemos a la más compleja, el hecho de haber finalizado las categorías anteriores nos dará ese empujón que necesitamos para finalizar con éxito.

Tira aquello que no necesites

A veces tenemos en nuestra casa un montón de cosas que no usamos o que ya no necesitamos, incluso es habitual encontrarnos con cosas que ni siquiera nos son útiles porque ya no funcionan. Tendemos a guardar mucha “basura” que nos quita espacio para guardar las cosas realmente importantes.

Siempre que vayamos a ordenar algo debemos ponerlo todo sobre una mesa y dividirlo en tres grupos: un grupo para aquello que vamos a desechar, otro grupo para aquello que vamos a conservar y un tercer grupo para aquello en lo que tenemos dudas de si conservar o no.

Inmediatamente después de establecer los tres grupos nos desharemos de aquello que desechamos y daremos un segundo repaso al grupo de las cosas que dudamos si quedarnos o no, quedándonos con aquello que queremos. 

No dediques más de una semana a ordenar tu casa

Cuando decidamos ordenar nuestra casa debemos hacerlo en el menor tiempo posible ya que así las posibilidades de éxito serán mayores debido a que estaremos más motivados durante todo el proceso. Si por el contrario ordenamos hoy una parte y dejamos el resto para dentro de varios días, esto puede hacer que vayamos retrasando la tarea hasta llegar incluso a no completarla.

Todo fuera

Debes ser consciente de que los días que estás ordenando tu casa, va a estar mucho más caótica que antes y no estará realmente perfecta hasta que no termines.

La justificación de que esto ocurra es que para ordenar cada una de las categorías que se establecían en el primer paso, debemos vaciar los armarios, así como los cajones donde se van a almacenar y limpiarlos en profundidad.

Hay que evitar dejar cosas en los cajones o en los armarios cuando estamos ordenando ya que no favorecerán que guardemos las cosas de forma realmente satisfactoria. 

Los muebles a medida: los aliados del orden

Tener una casa con muebles a medida nos va a ayudar mucho a aprovechar mejor todos los rincones de la casa. Aprovechar un rincón para poner una estantería o una repisa nos proporcionará más espacio de almacenaje. No obstante, debemos de tener cuidado de no cargar demasiado los espacios ya que no nos ayudan a librarnos del estrés y tampoco ayudará a que posteriormente mantengamos el orden y la limpieza. Resulta mucho más complicado limpiar una estantería cargada de cosas que una que no lo está ¿verdad?. 

Es posible conseguir aprovechar el espacio al máximo, sin cargarlo, tan sólo hay que echarle un poco de imaginación y si no somos capaces de conseguirlo solos, siempre podemos contar con la ayuda de un decorador profesional.

Usa compartimentos

No basta con tener un espacio en el que guardar las cosas, para tenerlas bien ordenadas es necesario usar compartimentos que ayuden a que ningún elemento se mezcle con otro de otro tipo.

El hecho de usar compartimentos, no sólo nos dará una imagen visual más agradable, sino que nos ayudará además a localizar las cosas más rápidamente cuando las busquemos.

Cómo mantener el orden

Una vez que hemos ordenado nuestra casa, el trabajo que tenemos por delante es de mantenimiento. De nada sirve todo el esfuerzo realizado en organizar la casa si a los tres días todo va a estar de nuevo patas arriba. Debemos crearnos una rutina de mantenimiento del orden:

  • La regla básica: tira siempre aquello que no necesites. 
  • Crea una rutina de orden y limpieza todas las mañanas: para ello tienes que dedicar un tiempo a ventilar la casa, hacer la cama y recoger la mesa de la cocina, entre otras. Todo lo que hagas por la mañana ayudará a que el resto de las tareas del día sean mucho más llevaderas. Además, si mantienes la rutina cada vez te costará menos trabajo realizar estas sencillas tareas.
  • Del mismo modo que creamos una rutina por las mañanas es aconsejable que creemos otra por la noche donde dejaremos recogido todo aquello que podamos, sacaremos la basura y prepararemos la ropa para el día siguiente, así como las cosas que necesitemos llevar al trabajo. 
  • Elige un día a la semana para limpiar la casa en mayor profundidad, es buena idea elegir un día en el que haya más miembros de la familia en casa y que así puedan colaborar todos. Por ejemplo, los sábados se pueden dedicar a hacer limpieza donde cada miembro se encargue de un espacio de la casa concreto y en menos tiempo del imaginado tendremos la casa perfecta. 
  • Guarda cada cosa en el lugar que corresponde. Siempre que uses algo, devuélvelo a su sitio cuando hayas acabado.