TECNOLOGÍA

Si ladran es porque cabalgamos

Anunciamos hoy lo que algunos llamarían el comienzo de algo grande, un cambio de rumbo o incluso una nueva etapa. Para mí es la continuación natural del camino que desde 2009 recorremos en los medios digitales. Hoy El Androide Libre se une a todos los niveles a EL ESPAÑOL.

Desde nuestros comienzos hemos apostado por la calidad de nuestros contenidos. Cuando escribimos artículos para nuestros medios solo puedo pensar en la frase de madre que nos recuerda que no hagamos a nadie lo que no nos gustaría que nos hiciesen a nosotros. No solo somos creadores de contenido, también somos consumidores, y como tales siempre ofreceremos lo que a nosotros nos gustaría recibir.

EL ESPAÑOL nació con las cosas muy claras en ese sentido, sabiendo que la única forma de abrirse hueco en un sector tan concurrido como el de los medios de información digital era ofreciendo contenido de calidad. Por eso cuando por primera vez se abrió la oportunidad de trabajar juntos sentí desde el primer momento que aquello tenía que ocurrir. Uno puede darle mil vueltas a una decisión tan importante, trazar planes de negocios, calcular cifras, planear el futuro… pero al final todo acaba basándose en un sentimiento. Y yo tenía claro que tenía que ser así, que nos convertiríamos en el vertical de tecnología de EL ESPAÑOL.

Empezamos incorporando hace un mes Omicrono y Cocinillas como secciones de tecnología y gastronomía de EL ESPAÑOL y ha sido todo un éxito: el tráfico se ha multiplicado por dos y cuatro respectivamente. Y ahora le llega el turno a El Androide Libre.

¿Dos verticales de tecnología en un medio de comunicación? Por qué no. Omicrono se convierte en la sección de tecnología general, donde podremos entrar a fondo en actualidad, reportajes sobre nuevas tecnologías o análisis de cómo estas afectan a la sociedad, y El Androide Libre se especializa en telefonía móvil, porque es un nicho tan amplio que se merece tratarlo con una dedicación completa. Al fin y al cabo, es como lo hemos hecho siempre.

En un mundo en el que la agregación de tráfico está a la orden del día porque lo único que importa a la gran mayoría de medios es sumar usuarios a sus cifras, nosotros decidimos apostar por la unión completa. Nos vimos a lo lejos, cruzamos miradas, nos preguntamos si estudias o trabajas y, sin ni siquiera intercambiar números de teléfono, acabamos acostándonos juntos. Y la cosa ha funcionado. Omicrono, El Androide Libre y Cocinillas son parte de EL ESPAÑOL, no son un agregado de tráfico ni parte de un enrevesado acuerdo. Hemos unido fuerzas y lo hemos hecho con la pasión de dos jóvenes enamorados.

Nuestros proyectos empezaron desde algo tan pequeño que no eran ni proyectos cuando arrancaron, eran una afición. Decidme alguien que trabaje con más empeño y dedicación que aquél que se dedica a su afición. Escribir sobre tecnología y gastronomía me apasiona, y que alguien de la talla de Pedro J me ofrezca trabajar con él y su equipo para convertir mis blogs en los mejores y más grandes verticales de tecnología y gastronomía es un honor, un gozo y un placer.

Y todo ello de la mano de Paolo, mi compañero de viaje desde el comienzo, y del resto del equipo al que le debemos esto y mucho más por el gran esfuerzo y dedicación que con tanto mimo han puesto en nuestros proyectos.

A partir de hoy podréis seguir toda la actualidad tecnológica en Omicrono y El Androide Libre, y la gastronómica en Cocinillas. Estaremos a la altura de EL ESPAÑOL porque somos EL ESPAÑOL.

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Legumbres, frutas, verduras o el aceite de oliva son algunos de los principales alimentos de la dieta mediterránea.

La dieta mediterránea ha muerto: los niños de la zona, los más gordos

Siguiente