Natalia con sus tres hijos, dos de ellos nacidos por gestación subrogada.

Natalia con sus tres hijos, dos de ellos nacidos por gestación subrogada. Dani Pozo

Salud Reproducción asistida

Las ocho cosas que te estás preguntando sobre la gestación subrogada

Desde los países en los que es legal hasta lo que opinan los médicos y los psicólogos. 

Ainhoa Iriberri

La posible legalización en España de la gestación subrogada vuelve a estar sobre la mesa, tras la promesa de Ciudadanos de abanderar en solitario esta causa, siempre que sea altruista. Se trata de un asunto que genera división en casi todos los partidos políticos, incluyendo el Partido Popular que lo va a abordar este fin de semana en su congreso. 

¿Por qué se le llama técnica de reproducción asistida?

Aunque muchas veces se habla de la gestación subrogada como la práctica escogida por famosos -sobre todo homosexuales- para tener descendencia, este procedimiento responde en muchos casos a una indicación médica. Como explica a EL ESPAÑOL el director médico del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), Antonio Requena, hay ciertas mujeres que sólo pueden ser madres biológicas si consiguen una mujer que geste por ella el embrión fruto de la fecundación in vitro (FIV) de sus óvulos y el semen de su pareja. Ocurre en las que tienen ciertas malformaciones uterinas conocidas como anomalías mullerianas, pero también en aquellas que han sufrido un cáncer de útero que ha requerido la extirpación del órgano. Les pasa también a las féminas que, sin tener dolencias relacionadas directamente con la reproducción, padecen patologías que hacen desaconsejable un embarazo, como ciertos tipos de diabetes o hipertensión graves. La única opción médica para estas mujeres sería el trasplante de útero, una técnica que se ha realizado menos de una decena de veces y que está prohibida en la mayoría de los países, incluido España. 

¿Tiene alguna complejidad desde el punto de vista técnico?

No. Requena subraya que desde el punto de vista médico científico no se diferencia en nada de una FIV normal. Es más, en una FIV con óvulos de donante también hay tres personas involucradas en una maternidad, número que puede aumentar a hasta cuatro si ambos gametos -masculinos y femeninos- no son de los padres. En la mayoría de las gestaciones subrogadas, la mujer gestante recibe un embrión fruto de la FIV de sus óvulos y los de su pareja, pero obviamente esto no es así en mujeres solas ni parejas homosexuales, en las que semen, ovocitos o ambos son fruto de donantes.

¿Desde cuándo es legal en EEUU?

EEUU fue el primer país en el que se firmó un contrato de gestación subrogada, pero no salió bien. De hecho, dio lugar al caso Baby M. Una mujer afectada de esclerosis múltiple pagó en 1985 10.000 dólares a otra para que gestara un hijo fruto de la inseminación artificial con el semen de su marido. En el momento de dar a luz, la madre biológica reclamó la maternidad y el asunto fue a juicio. Finalmente, prevaleció el contrato y fue el padre biológico y su mujer los que obtuvieron la custodia de la niña. En 1990, ocurrió algo similar en California, que ya dio lugar a una sentencia definitiva: la madre nunca podría ser la gestante si había firmado un contrato cediendo la maternidad. Para evitar situaciones similares, muchos países (EEUU y otros) obligan a que la madre gestante nunca lleve un embrión fruto de sus propios óvulos, de tal modo que no comparta carga genética con el bebé que dará a luz. 

¿En qué otros países es legal?

Además de en algunos estados de EEUU, la gestación subrogada es legal en Rusia, Canadá, Georgia, Ucrania, Grecia, Reino Unido, Portugal, México, India, Australia, Israel y Sudáfrica pero los requisitos varían muchísimo de país a país. En muchos lugares, sólo es legal para residentes en el país (es el caso de Israel), en otros sólo si es altruista y la gestante no recibe ninguna compensación (como Reino Unido y Canadá, entre otros) y en otros sólo es una opción para determinadas orientaciones sexuales, como Ucrania y Rusia, que la prohíben a parejas homosexuales. Según explica a este diario la fundadora de la organización de madres solas por elección (MASOLA), Rosa Maestro, los destinos preferidos de los españoles son EEUU, Ucrania, Rusia y Tailandia, aunque este país asiático prohibió en 2015 la práctica en extranjeros. "Algunos españoles han ido a México e India, pero es de donde más noticias hay de que se han encontrado problemas y han necesitado meses para salir del país con el bebé", señala la activista. 

¿Qué pasa cuando un bebé nacido por gestación subrogada llega a España?

Puesto que es una práctica alegal y que cambia mucho de un país a otro es difícil saber con exactitud cuántos niños llegan a España fruto de esta técnica de reproducción asistida. Maestro los cifra en "alrededor de 2.500" y otras fuentes hablan de un millar cada año. Los problemas a los que se enfrentan los padres pueden variar, según el estatus con el que entren los niños, lo que también dependerá del país. En MASOLA destacan como principales problemas que los padres no puedan disfrutar de las bajas por maternidad y paternidad, algo que podría solucionarse pronto a tenor de algunas sentencias recientes del Tribunal Supremo. Otro problema que afecta a algunos padres por gestación subrogada es que no están considerados como tutores legales, es decir, que legalmente no son sus hijos, o al menos no tienen ese estatus hasta que pasan por diversos procesos legales. "No pueden ni ir a una tutoría con los profesores del niño", comenta Maestro. 

¿Qué dicen los especialistas en reproducción asistida sobre la gestación subrogada?

Según explica Requena, el IVI (el mayor centro de reproducción asistida de España) está completamente "a favor" de la gestación subrogada, siempre que los derechos de la surrogada gestante "estén regulados al 100%" y que no sea "un proceso lucrativo para nadie". También el presidente de la Sociedad Española de Fertilidad, Agustín Ballesteros, se mostró también a favor en un programa de radio. 

¿Es perjudicial para la salud romper el vínculo entre una madre gestante y su bebé?

Este asunto genera debate entre los expertos, apunta Maestro. Ella señala que hay corrientes que defienden que hay estudios que demuestran que la separación de una madre gestante y su bebé supone un daño inevitable para el niño, pero que estos no justifican que se ilegalice la gestación subrograda porque, entre otras cosas, el mismo argumento podría aplicarse a los niños adoptados. "Para mí es aún peor que la mujer fume durante su embarazo, se alimente mal o viva estresada... ¿prohibimos también esos embarazos?, reflexiona Maestro. La fundadora de Masola también cree que las mujeres que se prestan a gestar un embrión externo "no sienten un duelo" que a lo mejor otras sí sentirían y que por eso es importante asegurarse de que son "conscientes y lo hacen por su propia voluntad". 

¿Qué problemas pueden darse tras la gestación subrogada?

Además de los casos ya comentados en el que la madre gestante se niega a entregar al bebé a sus padres -algo que las leyes han ido poniendo cada vez más difícil- a lo largo de la historia de esta práctica se han ido presentando otros problemas. Muchos se refieren a parejas que han tardado meses en poder salir de los países donde han gestado a sus hijos con ellos. Un caso muy sonado fue el de una pareja australiana que tuvo mellizos por gestación subrogada en Tailandia. Al nacer, resultó que uno de ellos era síndrome de Down y la pareja sólo se llevó al que no padecía el trastorno. Fue uno de los detonantes de que el país asiático prohibiera esta práctica para extranjeros.