La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha sido informada por Francia, a través de la Red de Alerta Alimentaria Europea (RASFF), de un brote causado por 'salmonella entérica serotipo Tiphymurium', presuntamente asociado al consumo de fuet elaborado por Caula Aliments (anteriormente Embutidos Caula).

Noticias relacionadas

De hecho, la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) ha ordenado la retirada del mercado de los productos fuet y secallona de diferentes marcas comerciales, con cualquier número de lote y presentación.

Con la información disponible no hay constancia en España de ningún caso notificado asociado a esta alerta, si bien se recomienda a las personas que tengan en su domicilio los productos incluidos en esta alerta se abstengan de consumirlos y los devuelvan al punto de compra.

En concreto, se ha ordenado la retirada de los fuet y secallona de las marcas Caula, Basso, Llorens, Zabaleta, Iki, Vima, El Andaluz, Casa Ramon, Spaña sol, Le Catalan y Orgullo. Las marcas comerciales de los productos distribuidos en España son: Caula, Basso, Llorens, Zabaleta, Iki y Vima.

Caula Aliments está contactando con sus clientes y está gestionando la retirada de producto del mercado, si bien los productos implicados en el brote de Francia no se han distribuido en España.

Por la aplicación del principio de precaución, y comunicado hoy por el punto de contacto de Cataluña, se ha decidido retirar productos elaborados en la misma línea de producción, que se han distribuido en Austria, Bélgica, República Checa, Alemania, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Irlanda, Lituania, Letonia, Países Bajos, Polonia, Andorra y Guinea Ecuatorial, y, dentro de España, en Cataluña, Galicia, Madrid y Navarra.

La intoxicación alimentaria causada por la salmonela da como resultado trastornos gastrointestinales de aparición repentina (diarrea, vómitos) a menudo acompañados de fiebre y dolores de cabeza que generalmente ocurren de 6 a 72 horas después del consumo de los productos contaminados.

Estos síntomas pueden ser más pronunciados en niños pequeños, mujeres embarazadas, personas inmunodeprimidas y personas mayores, recuerda el Ministerio. El ente recomienda que las personas que aún tengan los productos afectados no los consuman y los devuelvan a un punto de venta donde fueron adquiridos.

La salmonela es el microorganismo relacionado más frecuentemente con las intoxicaciones alimentarias de verano, con el permiso de la E. coli: ensaladillas rusas, verduras, ensaladas y alimentos basados en el huevo en general son caldo de cultivo para la expansión de esta bacteria. Pero también las frutas envasadas, un entorno húmedo en el que puede prosperar.

Según recogía la Organización de Usuarios y Consumidores (OCU) el año pasado sobre la base del sistema europeo de alerta rápida alimentaria RASFF, las principales intoxicaciones se dan en los suplementos o productos dietéticos, seguido por frutas y verduras. "Los huevos y sus derivados ocupan el puesto 25 de la clasificación", aclaraba la organización.

Según la última memoria del RASFF y el listado recopilado por la OCU, el riesgo biológico más frecuentes asociado a alertas en Europa el año pasado es la salmonelosis. De hecho, es mucho más habitual que esta bacteria contamine alimentos crudos como la fruta que otros como la carne, que suelen estar sometidos a procesos térmicos para, entre otras cosas, acabar con microorganismos nocivos.

En cuanto a las carnes, el pollo suele ser el principal vehículo de contagio de la salmonelosis, que prolifera cuando se maneja inadecuadamente la carne cruda. El fuet, sin embargo, pasa por un proceso de secado o de curación durante varias semanas durante el cual la carne fresca puede contaminarse si se produce una brecha en la seguridad alimentaria.