Dicen que segundas partes nunca fueron buenas y 2021 no ha empezado precisamente bien que digamos. Filomena ha congelado de frío y nieve a toda España al mismo tiempo que comienza con fuerza la tercera ola del coronavirus.

Noticias relacionadas

Con este panorama de contagios y bajas temperaturas, es más importante que nunca tener, mantener y cuidar nuestro sistema inmune o sistema inmunológico, aquel que protege nuestras defensas.

No cabe duda de que la alimentación es una de las claves para mantenerlo fuerte, pero no basta sólo con eso. Es importante adoptar, en general, un estilo de vida saludable. Es decir, llevar una alimentación sana y equilibrada, hacer ejercicio físico de forma regular, dormir y descansar correctamente, evitar el tabaco y también evitar o moderar el consumo el alcohol.

Dieta mediterránea

En cuanto a la alimentación como tal, "no es que exista una dieta ideal propia para reforzar el sistema inmune, pero sí es cierto que llevando una estilo de vida saludable y una dieta variada y equilibrada que sea suficiente en cantidades, nos va a ayudar a reforzarlo", afirma a EL ESPAÑOL Marta Barrena, nutricionista del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo y del Centro Médico Quirónsalud Tres Cantos.

Además, es fundamental estar atentos, sobre todo ahora que han terminado las navidades y ha comenzado un nuevo año, con las dietas mágicas y dietas milagros: "Hay estudios que demuestran que tanto el sobrepeso y la obesidad, como las dietas desequilibradas, las muy hipocalóricas o muy drásticas y restrictivas contribuyen a tener un sistema inmune más debilitado", añade esta experta en nutrición.

La mejor dieta, por tanto, para proteger y reforzar nuestra sistema inmune es sin duda la dieta mediterránea, afirma Barrena, ya que es una dieta que ha demostrado considerados beneficios y donde predominan principalmente, las frutas, las verduras y las hortalizas y los alimentos vegetales. "Es importante potenciar el consumo frutas y verduras porque hay determinadas vitaminas y minerales que nos pueden ayudar a reforzar el sistema inmune", añade. Es fundamental además, elegirlas de temporada porque de este forma mantendrán mejor todos sus nutrientes. 

Vitaminas antioxidantes

Para reforzar el sistema inmune, las vitaminas más importantes, explica Barrena, serían las vitaminas antioxidantes: A, C y la E, que sobre todo encontramos en frutas y verduras y también en el aceite de oliva y en los frutos secos. Por otro lado, en cuanto a los minerales, los que más nos van a ayudar serían "el hierro, el selenio y el zinc. Sobre todo el zinc, que además de ser antioxidante es también antiinflamatorio y nos ayudará bastante a reforzar el sistema inmune", señala.

Así, el zinc es un oligoelemento fundamental para mantener un buen estado de salud. Sin embargo, y según el estudio ANIBES, de la Fundación Española de Nutrición (FEN), publicado en 2017, hasta el 83% de la población española no cumplía con las recomendaciones europeas de consumo.

Por ello, y para ayudarnos a llegar a las recomendaciones europeas que debemos tomar de este mineral (unos 15 miligramos al día) aquí os enumeramos los alimentos más ricos en zinc, entre ellos las almendras o los copos de avena.

Sin embargo, es importante tener en cuenta, tal y como aseguraba a EL ESPAÑOL Elena Pérez Montero, nutricionista del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Quironsalud Madrid que "la mejor manera de obtener los requerimientos diarios de vitaminas y minerales esenciales es consumir una dieta equilibrada que contenga una buena variedad de alimentos", y no tanto contar las cantidades de cada alimento.

Probióticos

Otra de las cosas importantes que debemos tener en cuenta para mantener bien nuestro sistema inmune es cuidar nuestra microbiota o flora intestinal. "Tiene una relación directa en nuestro sistema inmune", afirma Barrera. Por lo que es fundamental tomar probióticos (yogures, kéfir o col) que nos ayuden a mantener en equilibrio esa flora intestinal. "Tener un flora desequilibrada, como consecuencia por ejemplo de los excesos que hayamos podido estas navidades, puede afectar a nuestro sistema inmune y tener más riesgo de tener infecciones o problemas de inflamación abdominal", explica.

Ejercicio físico

Por último, no debemos olvidarnos de hacer ejercicio físico. Es importante realizar actividad física a diario o de forma regular. Es cierto que estamos viviendo una situación complicada por la pandemia; y además, con el frío y las heladas, hacer ejercicio en la calle es complicado (y peligroso en los sitios donde la nieve ha azotado con más fuerza).

Pero es importante buscar soluciones "y hacer ejercicio físico en casa como hacíamos, por ejemplo, durante el conocimiento de marzo", concluye Barrena.