Las hay negras, moradas, amarillas, púrpuras, rosadas, blancas o anaranjadas: la uva es la fruta multicolor por excelencia. Veneradas desde hace siglos, es uno de los símbolos del Mediterráneo y ahora también sabemos que forma parte de la lista de superalimentos que tendrían que estar siempre en nuestra lista de la compra en alguna de sus múltiples formas de consumo. Originaria del Cáucaso y Asia Occidental, se sabe que la vid ya se cultivaba en el 4.000 antes de Cristo, pero se considera que fue durante el Imperio romano cuando se expandió su cultivo por gran parte de Europa. Griegos y romanos le dedicaron incluso una divinidad a su jugo: Dionisos y Baco, dioses del vino. La colonización del continente americano llevó consigo el cultivo por la necesidad de tener vino para consagrar en las ceremonias cristianas.

Noticias relacionadas

No obstante, más allá de ser el ingrediente principal del vino, las uvas son tremendamente saludables y beneficiosas para nuestro organismo. Como toda baya que se precie contiene gran cantidad de fitonutrientes, pero también antioxidantes. De hecho, la piel es rica en resveratrol, que sirve para bloquear los radicales libres que están relacionados con el envejecimiento celular. También tiene propiedades antiinflamatorias y desintoxicantes, ayudándonos a cuidar nuestro hígado y mejorando también el funcionamiento del riñón al contribuir a la eliminación del ácido úrico. La Fundación Española del Corazón recomienda su consumo porque pon en forma nuestras arterias mejorando la vasodilatación y regulan la presión arterial.

La capacidad de las uvas para favorecer el funcionamiento del riñón hace de ellas unas aliadas a tener en cuenta para las personas que padezcan de gota o hipertensión. Es un complemento diurético perfecto, colaborando en la eliminación del exceso de líquidos y la expulsión de toxinas. Sus antocianinas son beneficiosas también para velar por la salud ocular previniendo enfermedades como las cataratas. Asimismo, su poder antioxidante retrasa la aparición de arrugas y, por eso, es una de las frutas más empleadas en tratamientos de belleza y cosmética enfocada a mantener la piel más joven. De hecho, comerlas en verano es especialmente beneficioso para oxigenarla después de tomar el sol.

Valor nutricional de las uvas

El valor nutricional por 100 gramos de uva es el siguiente:

Calorías: 69 kcal

Grasas totales: 0.16 g

Colesterol: 0 g

Hidratos de carbono: 15,69 g

Proteínas: 0,73 g

Vitamina C: 10,80 mg

Calcio: 10 mg

Fósforo: 20 mg

Potasio: 191 mg

Variedades de uva en España

La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que la producción mundial de uva ocupa unos 75.866 kilómetros cuadrados, siendo el 71 % de la producción destinada a la elaboración de vino, el 27 % a su consumo fresco y el 2 % al consumo como fruto seco. España, según datos del Ministerio de Agricultura, acapara unos 11.750 kilómetros cuadrados de cultivo, siendo el país con más viñedos del mundo.

Existen unas 5.000 variedades de uva en todo el mundo tal y como recoge la Fundación Española de Nutrición (FEN). Se dividen, primeramente, en dos grandes grupos: uvas de mesa y uvas de vino. Las primeras conforman racimos más grandes y son más dulces mientras las que se usan en la elaboración de los vinos tienen racimos más pequeños y una mayor acidez que ayuda a la fermentación. No obstante, hay tipos polivalentes como la moscatel, que sirve para comer, producir y secarse convirtiéndose en uva pasa. 

Con respecto al vino, podemos diferenciar estas 15 variedades de uva tinta con mayor presencia en España y también las variedades de uva blanca más típicas de nuestro país. Sin embargo, aquí nos centraremos en las uvas de mesa porque son las que conservan (siempre que las tomemos con su piel y sus pepitas) las propiedades de esta fruta milenaria.

Entre las blancas destacan:

-Aledo. Grandes racimos con granos ovalados, color amarillo verdoso y piel gruesa, con pulpa crujiente. De maduración tardía, se cultiva principalmente en Alicante. Son las que más se consumen en Nochevieja.

-Italia. Racimos grandes con frutos grandes, color amarillo dorado y sabor dulzón. Se cultiva mayoritariamente en el Levante.

-Moscatel romana o moscatel de Málaga. Racimos grandes con granos gruesos y color dorados. Pulpa dulce. Como apuntábamos antes, se emplea como uva de mesa, para elaborar vinos dulces y también uvas pasas.

-Seedless Thompson, imperial y superior. Variedades de maduración temprana y sin semillas. Granos ovalados y con tonalidad verdosa, pulpa dulce. Con la Thompson se producen las pasas de corintio.

Entre las rojas y rosadas destacan:

-Flame seedless. Granos dulces de piel rojiza y sin pepitas. Son de maduración temprana.

-Cardinal. Granos de piel roja violácea con pulpa jugosa y aromática. Son de maduración temprana.

-Red globe. Granos redondos y grandes, de tonalidades que van del rojo al violeta. Pulpa crujiente y de sabor más neutral, ideal para combinarla con platos salados.

Entre las negras destacan:

-Alphonse lavallée. Granos oscuros y grandes con pulpa carnosa. Es una variedad que proviene de Francia y madura desde finales de agosto hasta octubre.

-Black seedless. Granos de color oscuro y sin semillas.

-Royal queen. Granos de color violeta oscuro, con piel gruesa y pulpa jugosa.

Cómo tomar las uvas

Aunque las uvas más caras del mundo se venden a 10.000 euros el racimo, lo cierto es que se trata de una fruta económica, sobre todo, si se compran en temporada. Son deliciosas crudas y solas, pero también se pueden combinar tanto con platos dulces como salados. Así, por ejemplo, podemos incorporarlas a macedonias, mueslis, repostería e incluso mezclarlas con yogures, helados y otras golosas elaboraciones.

Aportan un toque agridulce muy especial a ensaladas, pizzas o arroces. Asimismo, se pueden añadir a sopas frías como este ajoblanco muy veraniego e incluso pegan con bocados tan tradicionales como las migas. En su versión pasa marida perfectamente con todo tipo de carnes en guarnición o relleno y se emplean también para elaborar empanadas.

También te puede interesar

Estos son los beneficios de comer uvas en verano

Estas son las uvas que marcan tendencia en 2019

Las uvas más caras del mundo: 10.000 euros el racimo