Un aguacate cortado por la mitad.

Un aguacate cortado por la mitad. Pixabay

Nutrición Supermercados

¿Cuántos aguacates puedes tomar al día sin engordar?

El aguacate es una fruta con una gran cantidad de beneficios para la salud, pero no es recomendable comer demasiados en un mismo día.

Noticias relacionadas

El aguacate ha pasado de ser una rara avis en la gastronomía de nuestro país a estar por todas partes. En tostadas para desayunar, en tartares de salmón para comer, en guacamole para merendar o en ensaladas para cenar. Por lo menos, sabemos que se trata de una moda saludable. El aguacate tiene bastantes kilocalorías para ser un fruta, pero, eso sí, la gran mayoría de ellas proceden de grasas cardiosaludables. Esto significa que mejora ciertos valores en sangre como son los triglicéridos y el colesterol. El aguacate, por tanto, es una fruta que contribuye al control de la tensión arterial, pero también evita la retención de líquidos. 

El 'súper' nuestro de cada día: ¿cuántos aguacates puedes tomar al día?

De todas formas, es importante que no lo consideremos como un superalimento, un término del que los profesionales de la Nutrición desconfían. Es decir, el aguacate es un buen alimento, pero si el resto de nuestra dieta diaria es poco saludable, no va a obrar milagros en nuestra salud. Por esta razón, los nutricionistas consideran que lo más razonable es que el consumo de aguacate sea moderado y dentro de una dieta saludable. Ojo, que el aguacate no engorda y, de hecho, tiene efecto saciante, que evita que hagamos un sobreconsumo de calorías. Pero si queremos tomar aguacate todos los días, los expertos aseguran que no comamos más de medio aguacate de tamaño normal.

Los aguacates son unas frutas que pueden encontrarse en el supermercado en cualquier época del año. El mejor momento para consumirlo es cuando se encuentra maduro. De esta forma, su carne presentará una textura más cremosa y será más fácil de manipular. Si quieres conservarlos para tomarlos más tarde, la mejor manera de evitar que maduren es metiéndolos en la nevera. Pero si, por el contrario, quieres comerlos al poco tiempo y aún están duros existen dos trucos: o los guardas cerca de mangos, plátanos o manzanas, que liberan etileno y hace madurar rápidamente la fruta; o los envuelves con papel. Si al presionar la piel del aguacate notas que cede ligeramente, es el momento de comerlos.