Una atlética pareja de la tercera edad.

Una atlética pareja de la tercera edad. GTres

Nutrición Metabolismo

Por qué engordas más con la edad aunque comas lo mismo y vayas más al gimnasio

La capacidad de nuestro cuerpo para metabolizar el tejido graso se deteriora a medida que el organismo envejece.

Noticias relacionadas

A medida que nos hacemos mayores, mantener la línea se vuelve progresivamente más complicado, incluso cuando mantenemos los mismos hábitos saludables adquiridos en la juventud. Investigadores del Instituto Karolisnka de Suecia han logrado describir por qué se produce este nefasto fenómeno: con la edad, el metabolismo de los lípidos en el tejido graso se deteriora, lo que facilita la ganancia de peso aunque no comamos más ni hagamos menos ejercicio que otrora.

Para el trabajo, publicado en Nature Medicine, se estudiaron las células responsables de almacenar la grasa, los adipocitos, en 54 voluntarios de ambos sexos y durante un periodo de 13 años de media. En ese plazo, todos los sujetos, engordasen o no, demostraron una palautina reducción en la capacidad metabólica para descomponer el tejido graso. Aquellos que no compensaron esta alteración restringiendo su consumo de calorías engordaron de media un 20%.

Los investigadores, que colaboraron con equipos de la Universidad de Uppsala (Suecia) y Lyon (Francia), también evaluaron el metabolismo de los lípidos en 41 mujeres que habían sido sometidas a cirugía bariátrica, intervenciones quirúrgicas para reducir su índice de obesidad. Evaluaron hasta qué punto lograban mantener el peso de cuatro a siete años después de haber sido operadas.

Así, los especialistas comprobaron que solo habían mejorado las pacientes que sufrían una reducción del índice metabólico a la que su organismo descomponía las grasas antes de la cirugía. Para estas mujeres, la cirugía había logrado mejorar el proceso.  Según los autores, estas pacientes tenían un mayor margen de mejora para incrementar la capacidad de la metabolización de los lípidos en comparación con quienes ya la tenían alta de partida.

"Estos resultados indican por primera vez que los procesos en nuestro tejido graso regulan los cambios en nuestro peso corporal a medida de envejecemos de forma independiente a otros factores", explica uno de los autores principales, Peter Arner, profesor del Departamento de Medicina en Huddinge del Instituto Karolinska Institutet.

"Esto podría abrir la puerta a otros tratamientos para tratar la obesidad", prosigue Arner. Estudios previos han demostrado, efectivamente, que el ejercicio físico es una de las maneras en las que se puede conseguir acelerar la metabolización de los lípidos e indica que los resultados a largo plazo de la cirugía para perder peso podría mejorarse en el caso de combinarse con un incremento en la actividad física.

Musculación, el mejor ejercicio

Llegados a la edad madura, recomendar a los mayores ejercicios aeróbicos no es lo mejor cuando quieren perder peso y recuperar el tono muscular, indica un estudio de la Wake Forest University de Carolina del Norte (EEUU) publicado en fecha reciente en la revista Obesity. Se realizó sobre 249 personas que ya habían cumplido los 60 años y que sufrían sobrepeso u obesidad.

Los seniors participantes fueron tratados con tres estrategias de adelgazamiento diferentes a lo largo de 18 meses. El primer grupo recibió una dieta de restricción calórica, de probados beneficios para atajar las dolencias que florecen con la edad. El segundo grupo, además de la dieta, realizó ejercicios aeróbicos como caminar en la cinta, mientras que el tercero hacía dieta y se aplicaba al levantamiento de peso.

Al término de un año y medio, los pacientes únicamente a dieta habían perdido 4,5 kilos de media en comparación con los que hicieron ejercicio aeróbico (6,3 Kg.) y musculación (7,2 Kg.). Pero al comparar a los dos grupos de asiduos al gimnasio, observaron una diferencia crítica: hasta un 20% del peso perdido por los que caminaron en la cinta, casi dos kilos, correspondía a masa ósea y muscular.

El grupo que levantó peso redujo esa pérdida a un 10% por lo que el resto de lo quemado fue únicamente grasa, obteniendo un mejor rendimiento físico y fortaleciendo las articulaciones.

[Más información: Éste es el mejor ejercicio para alargar la vida y fortalecer la salud]