Goiat en el momento de su liberación.

Goiat en el momento de su liberación. Piros Life.

Medio ambiente Conservación

Goiat, el oso "anómalo y agresivo" que enfrenta al Val d'Aran con la Generalitat de Cataluña

Noticias relacionadas

El pleno del Conselh Generau d'Aran ha acordado este viernes por unanimidad pedir a la Dirección General de Políticas Ambientales y Medio Natural de la Generalitat la captura y la repatriación del oso Goiat, liberado en el Pallars el 6 de junio de 2016.

El síndic de Aran, Carlos Barrera, ha explicado que el acuerdo viene motivado por "los ataques reiterados, el comportamiento anómalo y el instinto agresivo de Goiat y su fijación por el ganado equino", ha informado el Conselh en un comunicado.

Ha afirmado que el manejo extensivo de este ganado en los pastos de alta montaña en los meses de primavera, verano y otoño dificulta la aplicación de medidas de protección como pueden ser la de agrupación de rebaños o cierres perimetrales.

Una yegua matada por Goiat en Bausen.

Una yegua matada por Goiat en Bausen. Conselh Generau d'Aran

Barrera ha subrayado que las montañas del Pirineo son humanizadas con un importante actividad ganadera y lúdica, que debe poder ser compartida con la presencia del oso, y que si existe un ejemplar que "pone en riesgo" esta convivencia se deben tomar las medidas oportunas.

Osos pardos de los Pirineos.

El oso Goiat es el único ejemplar que lleva un collar de seguimiento por GPS, que permite conocer sus movimientos y la ubicación con un desfase mínimo de seis horas, lo que dificulta su localización a tiempo real.

El oso Goiat, con su reconocible collar rastreador, grabado en el Val d'Aran.

El oso Goiat, con su reconocible collar rastreador, grabado en el Val d'Aran. Conselh Generau d'Aran

Este viernes también se ha celebrado en el Conselh una reunión de responsables del Programa Oso para poner en común toda la información sobre los ataques y comportamientos de algunos ejemplares de osos en la Val d'Aran, y se consensuará un documento técnico.

El Conselh tiene la responsabilidad del seguimiento y de las indemnizaciones de los ataques del oso, pero no puede decidir de forma unilateral medidas de captura y translocación a los lugares de origen de cualquier ejemplar considerado conflictivo.