Hugh Hefner, fundador de la archiconocida revista 'Playboy'.

Hugh Hefner, fundador de la archiconocida revista 'Playboy'. GTRES

Ciencia

Controlador o promiscuo: así eres según la edad a la que empezaste con el porno

Un estudio de la Universidad de Nebraska apunta que la edad a la que se comienza a ver contenido para adultos condiciona el comportamiento en la etapa adulta con las mujeres.

Noticias relacionadas

La forma en la que el ser humano afronta la sexualidad ha sido durante mucho tiempo un tema tabú para buena parte de la sociedad. Sin embargo, conocer cómo fueron las primeras experiencias sexuales de un sujeto resulta determinante para comprender determinados comportamientos que pueden producirse más tarde. Investigadores de la Universidad de Nebraska (Estados Unidos) han tratado de arrojar algo de luz al respecto con un nuevo trabajo en el que se afirma que la edad en la que un niño se enfrenta por primera vez a la pornografía se asocia con las actitudes sexistas que pueden desarrollarse durante la vida adulta.

Para confirmar esta hipótesis, los psicólogos de la universidad norteamericana examinaron a un total de 330 hombres de entre 17 y 54 años, de los cuales un 85% eran blancos y mayoritariamente heterosexuales. Los investigadores sometieron a los sujetos de estudio a un cuestionaron de 46 preguntas, dónde se les preguntaba con qué edad vieron por primera vez una película porno o cómo fue esta primera experiencia, si accidental, intencional o forzada. 

"El objetivo de nuestro estudio era examinar cómo la edad de la primera exposición a la pornografía, así como la naturaleza de dicha exposición, puede influir en la formación de algunos roles masculinos sobre las mujeres", señala Alyssa Bischmann, coautora del estudio. Los resultados que obtuvieron indican que la edad media a la que estos sujetos vieron por primera vez una película porno fue a los 13 años (el más precoz lo hizo con cinco años y el que más tarde, con 26). Así, un 43,5% de los varones aseguró que fue de forma accidental, un 33,4% que fue intencional y sólo un 17,2% que fue forzado por alguna circunstancia ajena a su voluntad.

Controladores o promiscuos

Los psicólogos norteamericanos encontraron que, efectivamente, la edad en la que uno ve por primera vez porno condiciona el comportamiento futuro con las mujeres. Los hallazgos son, cuando menos, sorprendentes. Según los datos obtenidos por el equipo de Bischmann, cuanto más jóvenes son los hombres que presencian por primera vez películas de alto contenido sexual, más probable es que intenten ejercer en el futuro actitudes controladoras sobre las mujeres.

En cambio, si esta primera exposición se produce más tarde, existen más posibilidades de que los hombres se conviertan en seres promiscuos o desarrollen "comportamientos de playboy". Este último hallazgo ha sorprendido sobremanera a los investigadores, que esperaban que el desarrollo de ambos roles se diese sólo entre los sujetos que experimentaban con el porno a edades tempranas.

Una escena de la mítica película 'American Pie'.

Una escena de la mítica película 'American Pie'.

Eso sí, los expertos advierten de que algunas variables no examinadas tales como "la religiosidad de los sujetos, las experiencias sexuales negativas de los participantes o la ansiedad por el rendimiento en la cama" también han podido influir en los resultados de la investigación, por lo que se hace necesario confirmar estos resultados con futuras investigaciones. Así, el hecho de que la forma en la que se produjo la primera exposición al porno no influyera en las actitudes desarrolladas a posteriori también ha sorprendido a los expertos. "Esperábamos que las experiencias intencionales, accidentales o forzadas dieran resultados diferentes", apunta Bischmann.

Los resultados de este trabajo indican, tal y como señala Chrissy Richardson, coautora del estudio, que la exposición a la pornografía determina el comportamiento de los hombres heterosexuales en su relación con las mujeres. Sin embargo, hay algo aún más importante que no debemos perder de vista: conocer la relación entre la pornografía y las creencias existentes sobre las mujeres podría ayudar a mejorar la prevención de las agresiones sexuales en el futuro.