Sucesos

Un hombre reclamado por la Justicia huye a toda velocidad de un control y acaba metido en el río en Burgos

16 marzo, 2021 12:10

La Policía Nacional detuvo la noche del pasado miércoles a un varón de 25 años, tras una persecución en coche que se inició en el casco urbano de Burgos y se prolongó por el polígono industrial de Villalonquéjar hasta que detuvo el vehículo en un camino rural.

Los agentes, que lo habían reconocido mientras el varón circulaba por la ciudad conduciendo en un vehículo, procedieron a darle el alto, puesto que estaba siendo investigado por su implicación en un delito de robo con fuerza denunciado en la Comisaría Provincial y, además, tenía en vigor una reclamación judicial.

Lejos de hacer caso a las indicaciones de los policías, que en todo momento hicieron uso de los dispositivos acústicos y luminosos de su vehículo, el posteriormente detenido aceleró el coche y continuó circulando a gran velocidad sin respetar las normas y con absoluto desprecio a la integridad del resto de conductores y viandantes. Llegó a conducir a una velocidad superior a los 170 km/h, en vías con limitación de 50 km/h.

Finalmente, al llegar a un camino rural y ante la imposibilidad de continuar, el varón detuvo el vehículo y comenzó la huida a pie. Siempre seguido de los policías, llegó hasta los márgenes del río e incluso se introdujo en el agua para burlar la detención que, sin embargo, se produjo momentos después, siendo reducido y asegurado fuera del río por los agentes. Dado que la ropa del detenido estaba mojada, se le facilitaron mantas y se avisó a un familiar para que entregara prendas con las que se pudiera vestir, durante el tiempo de estancia en los calabozos, mientras se tramitaban las diligencias. 

En el vehículo además del detenido también viajaba otro varón, que posteriormente prestó declaración en dependencias policiales y un perro que ocupaba el maletero, del cual se hicieron cargo los servicios municipales a través de Policía Local. 

Una vez concluidos todos los trámites, el detenido que cuenta con un largo historial delictivo y al que le constaba en vigor una reclamación judicial por un Juzgado de Burgos, pasó a disposición judicial como presunto autor de un delitos de robo con fuerza, otro contra la seguridad vial y por otro más de atentado contra los agentes de la autoridad.