Sucesos

VÍDEO | Nueve detenidos y dos fábricas desmanteladas por preparar más de 180.000 cajetillas de tabaco ilegal diarias en la provincia de Valladolid

2 marzo, 2021 12:40

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, el jefe superior de la Policía Nacional en Castilla y León, comisario principal Juan José Campesino, el jefe de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Comisaría de Policía Judicial, comisario principal Tomás Francisco González de la Oliva y el jefe de Área Regional de Vigilancia Aduanera de Castilla y León, Gabriel Sastre, han presentado en la mañana de este martes, 2 de marzo, los detalles de la Operación Phoenix.

Agentes de la Policía Nacional y funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, han desarticulado dos fábricas ilegales destinadas a la producción de cigarrillos en una fábrica de Fuensaldaña y de sisha en el Polígono San Cristóbal.

En la operación, hay un total de nueve detenidos, el cabecilla de la organización criminal y ocho trabajadores de nacionalidad ucraniana. El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, ha destacado que estas personas “estaban perfectamente formadas y que se enfrentan a presuntos delitos de “pertenencia a organización criminal, delito contra la Hacienda pública y contra la actividad industrial”.

La investigación comenzó en noviembre de 2020



La investigación comenzó en noviembre de 2020, cuando las autoridades de Bulgaria alertaron a los agentes de la inminente llegada a España de un ciudadano de dicha nacionalidad con el objetivo de trabajar en una fábrica clandestina de tabaco en nuestro país. Gracias a esta información, se estableció un dispositivo conjunto de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria que culminó con la localización de dicho individuo en una zona residencial próxima a la ciudad de Valladolid.

El pasado mes de enero, los investigadores localizaron dos naves industriales en Fuensaldaña y una tercera en el Polígono de San Cristóbal, todas ellas en la provincia de Valladolid. Asimismo, observaron que el investigado contactaba con otras personas y cómo los lugares mencionados eran frecuentemente visitados por éstas.

Aislados e incomunicados



Varias gestiones permitieron detectar actividad esporádica de entrada y salida de camiones de gran tonelaje en labores de descarga de mercancía, así como de vehículos particulares, en la nave ubicada en Fuensaldaña. Además, también se constató la llegada de varios individuos que accedían al interior de la misma y no salían de ella, lo que evidenciaba que allí se estaba realizando alguna actividad.

Por estos motivos, el pasado mes de febrero se realizó un operativo con el objetivo de inspeccionar las tres naves industriales y el domicilio investigados. Como resultado, los investigadores descubrieron que la nave ubicada en Fuensaldaña ocultaba una fábrica clandestina que contenía toda la maquinaria necesaria para la producción completa de tabaco -desde la transformación de la hoja en picadura a granel hasta el empaquetado en la cajetilla y su posterior embalaje-, así como gran cantidad de productos para la elaboración de cigarrillos. También observaron que la nave estaba acondicionada para el alojamiento completo de los trabajadores -disponiendo de aseos, cocina y camaretas de dormitorio- al objeto de evitar cualquier salida al exterior durante el tiempo que estuvieran en la fábrica.

Por otra parte, la segunda nave registrada (también en Fuensaldaña) obedecía a una antigua instalación que parecía haber alojado una infraestructura similar a la anterior, si bien se encontraba desmantelada. En la tercera nave, ubicada en el Polígono San Cristóbal, localizaron otra instalación para la fabricación de tabaco destinado a ser consumido en sisha. Aquí encontraron una moledora para hoja de tabaco, cubetas llenas de picadura en proceso de fermentación y diversos productos para su elaboración.

Por último, se realizó el registro de un domicilio en el que se intervinieron un total de diez teléfonos móviles dispuestos en modo avión, lo que confirmaba que los trabajadores, además de estar completamente aislados del exterior, se encontraban privados de comunicación para evitar su localización.

Nueve detenidos y 180.000 cajetillas diarias



En la última fase de la investigación los agentes detuvieron a ocho individuos de nacionalidad ucraniana así como al principal investigado, de nacionalidad búlgara, quien ha ingresado en prisión provisional. Siete de los arrestados fueron localizados en el interior de la nave empleada como fábrica clandestina de cajetillas de tabaco mientras realizaban dicha actividad.

Asimismo, en los registros intervinieron numerosos productos y maquinaria destinada a la actividad ilícita -máquinas trituradoras, mezcladoras, envasadoras y empaquetadoras, toros mecánicos y compresores, entre otros-, 35.000 euros en efectivo, 257.800 cajetillas de cigarrillos de una conocida marca y numerosa documentación. Además, se localizaron unas gafas de sol pintadas con spray en el interior de una furgoneta utilizada frecuentemente por los investigados. Esto evidencia las medidas de seguridad que tomaban los investigados para evitar que los propios trabajadores pudieran identificaran el emplazamiento de las naves.

La investigación ha constatado que la capacidad de producción de la fábrica, dado que tenía la infraestructura necesaria para trabajar día y noche por dos turnos de trabajo, permitía producir alrededor de 180.000 cajetillas al día.