Sucesos

Detenido el ex guardiacivil que se atrincheró en Valladolid tras herir a cuatro policías

13 diciembre, 2020 17:11

El exguardia civil atrincherado en Valladolid desde anoche ha sido detenido y mañana será puesto a disposición judicial. Así lo ha comunicado la Delegación del Gobierno en Castilla y León, y además explica que el detenido ha salido de su domicilio y se le ha interceptado en la calle. Ha empleado violencia contra los agentes oponiéndose a su detención, y finalmente ha sido detenido por un delito de atentado contra agentes de la autoridad. Cuatro policías estan siendo atendidos por lesiones leves en estos momentos.

El hombre había forcejeado anteriormente con un miembro del equipo negociador de la Policía Nacional, al que intentó meter en el interior de la vivienda, según informa la Jefatura Superior de Castilla y León.

El varón de 47 años, con varios antecedentes policiales y al que se le podría imputar un delito por desordenes públicos, permaneció encerrado en su domicilio de la calle General Shelly número 7 después de varios intentos para que depusiera su actitud.

Sobre las 17.05 horas del día de ayer, se recibió un aviso del 1-1-2 informando que en el domicilio se escucharon gritos y detonaciones. Al lugar, acudieron dotaciones policiales que confirmaron unas detonaciones que se escucharon desde la escalera, en el exterior de la vivienda. Los agentes intentaron hablar con la persona que se encontraba en el interior, si bien no fue posible.

La Policía Nacional desconocía si el arma era real o simulada por lo que se adoptaron las precauciones debidas por si los disparos fueran reales. Así, contactaron con el juez de guardia, que autorizó la entrada en el domicilio para confirmar que la persona se encontraba sola, retirar el arma de fuego y evitar daños a las personas.

Además, solicitaron presencia de los servicios médicos y bomberos personándose ambos en el lugar, continúa el comunicado.

Por otra parte, la Policía Nacional estableció un dispositivo de seguridad en el exterior del inmueble para evitar que el individuo disparara sobre los viandantes, por lo que se procedió a cotrar la calle al tráfico rodado y se prohibió el paso de viandantes por la misma.

Simultáneamente estableció un dispositivo de seguridad en la escalera de acceso a la vivienda por si la persona encerrada intentara salir de la misma para poder interceptarla, si bien fueron "infructuosos" los intentos de contactar con el sujeto.

En este sentido, desde la Comisaría Provincial avanzan que contactaron con la exmujer del varón, que indicó que la hija en común estaba con ella y que su exmarido se encontraba, probablemente, solo.

Además, la propietaria de la vivienda se desplazó desde Palencia para facilitar la llave del domicilio, al tiempo que informó a los agentes de que la puerta es blindada.

Poco después se personó en el lugar de los hechos el equipo negociador de incidentes que consiguió establecer comunicación con el atrincherado con el que conversaron a través de la puerta. El individuo, según señala el comunicado, exteriorizó un discurso incoherente y efectuó ocasionalmente detonaciones de fogueo.

Tras la conversación mantenida por el equipo negociador con la persona encerrada, ésta abrió la puerta del domicilio y contactó con uno de los componentes del equipo. Cuando parecía que podía abandonar el piso, el exguardia civil intentó meter en la vivienda, "tirando de él", a un componente del equipo negociador, que tuvo que forcejear para evitarlo. En ese momento, los agentes uniformados intentaron entrar a la vivienda, pero no dio tiempo ya que cerró la puerta repentinamente.

Tras este intento de resolución el encerrado procedió a colocar la llave en la cerradura por el interior y acumular muebles detrás de la puerta, por lo que no fructificaron los intentos de abrirla.

Finalmente se decidió que como la persona encerrada no representaba un riesgo para ninguna persona ni para él mismo, sin intención ninguna ni de abrir la puerta ni de salir de su domicilio, fueron retirados los efectivos policiales, sanitarios y bomberos manteniendo un indicativo radiopatrulla en el exterior de la finca por si en un momento dado decidiese abandonar la vivienda para poder interceptarlo.

De todas las actuaciones se ha ido informando puntualmente a la autoridad judicial y al individuo se le podría imputar un delito de desórdenes públicos, concluye el comunicado.