Sociedad

El obispo de León aboga por vivir la Semana Santa “bregando todos en la misma barca” frente al dolor de la pandemia

25 marzo, 2021 18:24

El obispo de León, Luis Ángel de las Heras, presidirá mañana viernes día 26 de marzo, Viernes de Dolores, a partir de las 20 horas en la Parroquia de Nuestra Señora del Mercado la eucaristía con la que se clausura la tradicional Novena que se celebra desde el pasado día 18 y que tradicionalmente abriría de manera simbólica los actos de la Semana Santa con la procesión de la Dolorosa, que este año no se celebrará en unas fechas que De las Heras abogó por vivir “bregando todos en la misma barca” frente al dolor de la pandemia.



Sin embargo, el inicio formal de la Semana de Pasión está previsto para el próximo domingo día 28, Domingo de Ramos, a las 13 horas en la Catedral de León con la solemne misa estacional que presidirá el obispo Luis Ángel de las Heras, que incluirá el rito de “bendición de las palmas”, aunque este año no contará con la posterior procesión y que se podrá seguir en directo a través del canal diocesano en la plataforma Youtube.



Con motivo de estas jornadas especiales de Semana Santa, el obispo Luis Ángel de las Heras escribió una Carta Pastoral en la que bajo el título ‘Pascua de fraternidad’ puso de relieve que “aunque nos gustaría que fueran otras las circunstancias y hay mucho sufrimiento acumulado, este año celebramos la Semana Santa en mejores condiciones que la anterior”, cuando el confinamiento y estado de alarma decretado por el gobierno por causa de la pandemia del COVID-19 obligó a “una situación inédita de cierre de templos y suspensión total del culto”.



El obispo recordó que “aún estamos sumergidos en el dolor y la incertidumbre, pero seguimos caminando, bregando en la misma barca, esperando contra toda esperanza sin abandonar la responsabilidad, la prudencia ni las actitudes que defienden la vida humana y su dignidad” y lanzó un mensaje de aliento porque “en estas circunstancias en las que tanto necesitamos ir juntos en las misma barca, estamos invitados a vivir una Pascua de fraternidad, fruto de la Pascua de Cristo que venció el pecado que separa al hombre de Dios y de sus hermanos”.