Sociedad

El día que Valladolid llegó a Marte

25 febrero, 2021 10:01

Todo el mundo se agolpaba ante sus pantallas el pasado jueves para presenciar la misión Mars 2020 de NASA que logró depositar sobre la superficie de Marte el vehículo robotizado más grande y sofisticado desarrollado hasta la fecha y que tiene por nombre Perseverance.

El rover cuenta con un conjunto de 7 instrumentos científicos a bordo, uno de los cuales es el SuperCam, cuyo complejo sistema de calibración ha sido dirigido y desarrollado en la Universidad de Valladolid, concretamente por el equipo que dirige el investigador de la Uva, Fernando Rull, en la sede de la Unidad Asociada Uva-CSIC al Centro de Astrobiología ubicada en el Edificio INDITI en el Parque Tecnológico de Boecillo.

Charlamos con Rull sobre como vivió este logro el día, hoy hace una semana, que Valladolid también llegó a Marte.

Pregunta. Podemos decir que Valladolid llegó a Marte el pasado jueves.



Respuesta. Sí, podríamos decir que un sistema desarrollado bajo la dirección y coordinación de nuestro equipo ha llegado a Marta para contribuir a la mejor ciencia de Perseverance.

P. ¿Qué importancia ha tenido su equipo en la labor de confección de la SuperCam?



SuperCam es en realidad un conjunto de técnicas analíticas a distancia, integradas en un solo instrumento.



R. SuperCam consta de tres unidades, una colocada en el mástil que contiene el láser pulsado y la compleja óptica para enfocar y recoger la luz de dicho láser, que ha sido desarrollada por el laboratorio IRAP en Toulouse. Otra unidad son los espectrómetros y la electrónica de control, que ha sido desarrollada por el laboratorio de los Álamos, quien dirige además, el conjunto. Y la tercera unidad, que es el sistema de calibración de las diferentes técnicas que lleva SuperCam es la que ha desarrollado nuestro equipo de Valladolid. 

La unidad de calibración consiste fundamentalmente en un conjunto de 28 muestras con forma de discos de 1cm de diámetro que han sido preparadas con una composición química y estructura mineral muy controladas. Van montadas en un soporte especialmente diseñado para retenerlas en su posición precisa bajo las extremas condiciones de vibración, choques mecánicos y variaciones de temperatura a las que han visto sometidas. De esta forma, las diferentes técnicas analíticas que lleva SuperCam se pueden calibrar una a una y también de manera cruzada, lo que es novedoso en las misiones a Marte.

Fernando Rull y su equipo. Fotografía cedida a NoticiasCyL Valladolid

P. ¿Qué importancia tiene la SuperCam en la llegada del Perseverance a Marte? ¿Qué analiza?



R. SuperCam es en realidad un conjunto de técnicas analíticas a distancia, integradas en un solo instrumento. Estas técnicas analíticas pueden establecer la composición química y la estructura mineral de los materiales observados sobre la superficie de Marte en el rango de la decena de metros. Además, cuenta con una cámara de muy alta resolución para poder fotografiar a escala casi microscópica los puntos donde analiza. Y finalmente, también incorpora un micrófono con el que se van a escuchar los chasquidos del pulso laser y otros sonidos, por primera vez en el planeta rojo. Por estas capacidades va a jugar un papel muy relevante en la misión.

P. ¿Cuánto tardaron en fabricarlo y cuántas personas contribuyeron a ello?



R. Desde que empezamos el proyecto han trascurrido 6 años. En su desarrollo han participado cinco personas de la Universidad de Valladolid, varios miembros de la industria especializada, en este caso AVS de Elgoibar, donde se he realizado el diseño industrial y la fabricación del soporte. Varias personas de INTA, donde nos han brindado soporte para integrar y verificar el sistema y bastantes personas de diferentes Universidades españolas y extranjeras. Entre las españolas, debemos destacar la Universidad del País Vasco, la de Málaga y la Complutense de Madrid con las que se estableció un consorcio científico relacionado con el proyecto.

P. ¿Qué importancia tiene la llegada del Perseverance a Marte?



R. Perseverance es una etapa más en el estudio a largo plazo de nuestro planeta cercano: Marte. Pero no una etapa cualquiera, ya que es el vehículo más potente y sofisticado de los enviados hasta ahora. Su importancia se relaciona con los objetivos científicos que pretende abordar, entre ellos, se puede destacar el mejorar el conocimiento sobre la historia geológica de Marte a través de una mineralogía y una geoquímica más precisas. También va a seleccionar y guardar en pequeños cilindros herméticos muestras, para su posterior regreso a la Tierra, en cuanto exista tecnología de retorno. Y finalmente está capacitado para identificar compuestos orgánicos en los materiales de la superficie. Los cuales se podrían relacionar, en su caso, con la posibilidad de actividad biológica en el pasado. 

Fernando Rull y su equipo. Fotografía cedida a NoticiasCyL Valladolid

P. La investigación sobre si hay vida y agua en Marte, es la clave de la investigación.

R. Sí, es en al fondo la clave. Ya que la identificación de compuestos orgánicos por sí misma, no es suficiente para avalar su origen biológico. Se necesitan muchos más aspectos relacionados con la actividad del agua, el entorno mineral, su génesis y evolución y transformación, etc., etc.

P. ¿Y la evolución histórica entre la Tierra y Marte?



R. Ese es otro aspecto crucial. Que además del interés por saber si la vida emergió en las etapas iniciales de ambos planetas, de forma similar o diferente, tiene muchas otras connotaciones. Como por ejemplo, saber cómo y por qué, se perdió la gran cantidad de agua que Marte parece que tuvo al principio. Saber cómo evolucionó su atmósfera. Saber cómo evolucionaron los minerales y las rocas. Hay muchas incógnitas en esa historia comparada que han de investigarse y que seguro se resolverán en un plazo no muy lejano.  

P. ¿Cómo vivieron esa llegada el pasado jueves? Supongo que con satisfacción al ser un acontecimiento a nivel mundial.



R. Naturalmente, con mucha satisfacción y alegría. Una cosa es entregar un instrumento o un sistema a la agencia espacial, en este caso NASA, para que lo integre en el vehículo y luego en la nave que lo llevará de viaje a Marte. Produce una gran satisfacción por haber conseguido el reto de diseñar, fabricar y entregar el objeto.  Y otra cosa, mucho más intensa, es ver como aterriza en el otro planeta.

P. ¿Qué conclusiones pueden sacarse hasta el momento de la llegada?



Hasta el momento, lo más impactante, a mi forma de ver, es el haber seguido de forma tan directa y con imágenes de tanta calidad el aterrizaje y los primeros momentos en Marte 



R. Hasta el momento, lo más impactante, a mi forma de ver, es el haber seguido de forma tan directa y con imágenes de tanta calidad el aterrizaje y los primeros momentos en Marte. Tras esta exitosa toma de tierra, Perseverance está verificando que todos los sistemas están correctos, lo cual, de momento es cierto.

Inmediatamente después vienen los primeros ensayos de los instrumentos, donde en el caso de SuperCam, tomar datos sobre el sistema de calibración será una de las primeras actividades. Y a continuación seleccionar las primeras muestras para su análisis. A partir de ese punto vendrán los primeros resultados y conclusiones.

P. ¿Hasta cuándo puede durar esta investigación del Perseverance en Marte?



R. La duración nominal es de un año marciano, es decir, 687 días terrestres. Pero como han demostrado las misiones robóticas anteriores, enviadas por NASA, la duración es muy superior y se puede estimar en varios años marcianos.