Sociedad

Asaja Valladolid denuncia que la protección "irracional" del lobo pone en riesgo a los habitantes de pueblos y ciudades

10 febrero, 2021 12:47

Asaja Valladolid ha denunciado públicamente que la protección "irracional" de la fauna, en alusión a la polémica protección de lobo, pone ya en riesgo a la población de pueblos y ciudades.

Esta organización crítica que la presión irresponsable de los grupos ecologistas y los "urbanitas de despacho" ofrece un amparo irresponsable a esta fauna que puede suponer ataques contra personas.

Advierte, a través de un comunicado recogido por Europa Press, que Lobos, zorros y jabalíes empiezan a campar por nuestras ciudades poniendo en evidencia las consecuencias de no ejercer un control científico y riguroso alejado de las opiniones de grupos de presión.

"¡Que viene el lobo! es un elemento recurrente en las historias que se han trasmitido de generación en generación para educar sobre las consecuencias que tiene mentir. Pues el lobo ya está aquí, y no solo está afectando a la población rural, la más vulnerable, sino ahora también a las ciudades", apunta Asaja, en referencia a que Valladolid, concretamente Arroyo de la Encomienda, es la ultima población donde estos animales empiezan a campar a sus anchas.

Y es que, como así recuerda, un ejemplar de lobo ha sido fotografiado por un vecino en las inmediaciones de Sotoverde a finales de enero, y ayer un zorro se paseaba alegremente por el barrio de la Rondilla.

Para la OPA, Estos episodios, unidos al paseo de dos jabalíes por las calles de Palencia, demuestran los peligros para la población y la ganadería de no hacer un control responsable y planificado de la fauna.

"Las consecuencias de una política errática de control de la fauna más cercanas al postureo ideológico que, a la realidad del campo y las recomendaciones de los expertos, están poniendo en peligro a la población", critica Asaja, que por ello pide que se dé marcha atrás a la prohibición "irracional" de cazar al lobo y que se ponga "coto" a los excesos de los grupos ecologistas.

La organización reclama de manera urgente un control responsable, tutelado por expertos, de la fauna para evitar antes de que sea tarde, ataques de estos animales que rondan en busca de comida.

"Hay que poner medidas lo antes posible para evitar daños irreparables. Por desgracia agricultores y ganaderos hemos visto de cerca lo que pueden hacer estos animales, no solo contra las ovejas, su principal objetivo, sino también contra adultos y niños y no queremos que esta situación se repita, ni en pueblos ni ahora las ciudades", indica Juan Ramón Alonso, presidente de Asaja Valladolid.

La OPA reclama una caza controlada y responsable de todos estos animales que causan pérdidas económicas gravísimas no solo a la ganadería y el medio rural, sino también a la población de las ciudades.

Recuerda que jabalíes, corzos y lobos son los responsables de cuantiosos daños económicos, pero también de peligrosos accidentes de tráfico que han segado la vida de varias personas por un control blando y políticamente correcto.

Según los datos que maneja Asaja, Castilla y León soporta ya cerca de 2.000 ataques de lobo cada año, que dejan más de 4.000 cabezas de ganado muertas.

A su juicio, una regulación más restrictiva de la caza de estos animales está contribuyendo a que haya un censo todavía mayor de camadas de lobos por todo el territorio de Castilla y León, incluidas zonas en la que nunca antes se habían avistado como es el caso de Valladolid, donde su presencia hasta ahora era testimonial.

Para Asaja Valladolid el lobo no puede tener más derechos que las propias personas o privilegios por encima del resto de animales.