Sociedad

La ONG Amigos de Gambia se estrena en Cabo Verde con el envío de un contenedor de ayuda que llegará a más de mil personas

7 diciembre, 2020 17:23

La ONG Amigos de Gambia envió hoy desde Valladolid su primer contenedor con material de ayuda humanitaria a Cabo Verde, que llegará a más de un millar de persona del país africano a través de la organización Acarinhar, que trabaja allí desde 2008.

En concreto, el material del contenedor irá a parar a un centro de mayores, a otro de niños que padecen parálisis cerebral y a centros sanitarios de la localidad de Sao Lourenço dos Orgaos, en Praia, donde trabaja la ONG Acarinhar, de la mano de su presidenta y fundadora, Teresa Mascarenhas, natural de la zona.

El contenedor contiene mobiliario para centro de mayores, más de cien sillones, otras tantas sillas de ruedas y posicionadores para niños con parálisis cerebral, así como otro centenar de sillas de ruedas de baño, bastones y andadores, sillas, mesas y pizarras. Se trata de la primera acción que lleva a cabo la ONG en Cabo verde, ya que hasta el momento ha desarrollado su labor humanitaria en Gambia.

Según explicó el presidente de Amigos por Gambia, Roberto Vega, “este año hemos conocido de cerca la labor que desarrolla la doctora Teresa Mascarenhas en Cabo Verde desde muy joven y su compromiso con los más desfavorecidos. Ese acercamiento fue lo que nos animó a mirar a este país africano y en el mes de junio decidimos ponernos manos a la obra para conseguir llenar este contenedor que sale hoy desde Valladolid”.

Mascarenhas fue ganadora del título Mujer del Año en Cabo Verde en 2017, en reconocimiento a su dilatada labor en la región de Sao Lourenço, donde fue pionera en la protección de los niños con parálisis cerebral.

Más adelante su interés se dirigió también a los mayores que viven en situaciones muy complicadas. “Muchos viven violencias de forma silenciosa, como por ejemplo la falta de acceso a algunos de los alimentos básicos y esenciales, negligencia, abuso financiero, físico, psicológico y también sexual”, señala Vega.

Por eso, Mascarenhas puso en marcha un centro de día para mayores, que “gracias al material que va en este contenedor podrá abrir sus puertas, tras más de un año cerrado por falta de mobiliario y condiciones básicas”, precisa Vega.

Esta iniciativa ha salido adelante gracias al apoyo de Aspaym Castilla y León, que participa dentro de su programa de Cooperación Internacional colaborando con el envío de material donado por sus socios -como sillas de ruedas y andadores- para la mejora de la calidad de vida de las personas, especialmente de los niños y los mayores con algún tipo de discapacidad.

Para poner en marcha esta iniciativa, además de Aspaym Castilla y León, Amigos de Gambia ha contado con la colaboración de otras entidades como el Ayuntamiento de Zaratán, que ha entregado sillas, mesas y pizarras; la Residencia Ballesol de Valladolid, que ha donado mobiliario, como sillones de descanso; ‘Díselo a Carlos’ colabora junto al grupo de empresarios que forma Ulvimesa; y las Damas del Pilar, familiares de la Guardia Civil, que son las encargadas de la preparación de todos los materiales.

En el acto, que tuvo lugar este mañana en Valladolid, acompañaron a Roberto Vega, la alcaldesa de Zaratán, Alejandra Fernández, y el teniente alcalde, José Luis Rubio; el director general adjunto de Aspaym, Francisco Sardón; así como los representantes del resto de entidades colaboradoras, Sabina Lombraña (Damas del Pilar), Carlos de la Fuente (‘Díselo a Carlos’) y Sonia Cañizal (Ballesol).

Trayectoria

Amigos de Gambia comenzó su andadura hace once años, tras un viaje a este país africano de un grupo de amigos, que fue el germen de este proyecto. Desde entonces, se ha dedicado a prestar ayuda en Gambia con especial atención a los niños, las mujeres y los mayores.

El área de trabajo se estableció en la población de Sanyang, que cuenta con 25.000 habitantes y una zona de influencia de 40.000.

La ONG dispone de dos almacenes: uno en España y otro en Gambia. Desde Valladolid se realiza la recogida, selección y almacenamiento de la ayuda; y desde el de Sanyang se distribuye en función de las necesidades de la población.