Zamora Desde la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Benavente se vuelve a informar de daños producidos por actos vandálicos en los jardines de la Mota, zona conocida como La Rosaleda, durante este último fin de semana, y que han sido un árbol roto, más de 50 unidades de flor de temporada destrozadas, el sistema de riego de los parterres arrancado de sus ubicaciones. "Una vez más, insistir que estos trabajos de sustitución, reparaciones y mantenimientos suponen, además del deterioro visual de las zonas de uso público y la mala imagen a los visitantes, un importante coste a las arcas municipales los trabajos para tratar de reponer los espacios comunes a su estado habitual", remarcan desde el Ayuntamiento. Por este motivo, desde la Concejalía de Medio Ambiente se vuelve a apelar al civismo de toda la ciudadanía para que este tipo de conductas vandálicas, totalmente gratuitas, tengan respuesta tanto a nivel municipal como a nivel familiar, recordando que, además de las campañas institucionales que puedan hacerse, la educación cívica se debe enseñar y aprender en el propio núcleo familiar.

Estas 'gracias' le cuestan a la ciudad de Benavente 60.000 euros al año

10 mayo, 2021 17:42

Desde la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Benavente se vuelve a informar de daños producidos por actos vandálicos en los jardines de la Mota, zona conocida como La Rosaleda, durante este último fin de semana, y que han sido un árbol roto, más de 50 unidades de flor de temporada destrozadas, el sistema de riego de los parterres arrancado de sus ubicaciones. 

"Una vez más, insistir que estos trabajos de sustitución, reparaciones y mantenimientos suponen, además del deterioro visual de las zonas de uso público y la mala imagen a los visitantes, un importante coste a las arcas municipales los trabajos para tratar de reponer los espacios comunes a su estado habitual", remarcan desde el Ayuntamiento. 

Por este motivo, desde la Concejalía de Medio Ambiente se vuelve a apelar al civismo de toda la ciudadanía para que este tipo de conductas vandálicas, totalmente gratuitas, tengan respuesta tanto a nivel municipal como a nivel familiar, recordando que, además de las campañas institucionales que puedan hacerse, la educación cívica se debe enseñar y aprender en el propio núcleo familiar. Así como recordar que cada año, entre gastos por destrozos en mobiliario urbano y jardines, así como la reposición y las horas que emplean los operarios municipales (que por tal motivo no dedican ese tiempo a otras necesidades en la ciudad), suponen unos gastos estimados en 60.000 euros.