Zamora Bajo el lema “Ellos solos no pueden, hazlo tú”, la Concejalía de Salud Pública del Ayuntamiento de Zamora ha iniciado una campaña de concienciación ciudadana sobre tenencia responsable de animales de compañía en los espacios públicos de la ciudad, centrada fundamentalmente en la recogida de los excrementos caninos con los problemas medioambientales y riesgos higiénicos y sanitarios que generan.A través de la campaña se pretende concienciar y sensibilizar a los propietarios para que actúen responsablemente, al mismo tiempo que se les recuerda sus obligaciones en el cumplimiento de la normativa vigente, recogida en la Ordenanza Municipal sobre Animales de Compañía, especialmente en dos aspectos como son la obligación de no dejar a los animales sueltos y la recogida de los excrementos: “El poseedor de un animal deberá adoptar las medidas necesarias para impedir que queden depositados los excrementos en las vías y espacios públicos, debiendo proceder a su recogida de inmediato y depositarlos debidamente en los contenedores de basura o papeleras”.La campaña incide especialmente en la responsabilidad de los propietarios de los perros, ya que desde el Ayuntamiento se ponen a su disposición una serie de recursos municipales que facilitan el cumplimiento de la normativa, como la delimitación de 9 zonas habilitadas para la suelta de animales bajo control y vigilancia de su propietario, pero en las que también es obligatoria la recogida de los excrementos.

Zamora lanza una campaña de concienciación ciudadana para recoger los excrementos caninos

1 mayo, 2021 10:33

Bajo el lema “Ellos solos no pueden, hazlo tú”, la Concejalía de Salud Pública del Ayuntamiento de Zamora ha iniciado una campaña de concienciación ciudadana sobre tenencia responsable de animales de compañía en los espacios públicos de la ciudad, centrada fundamentalmente en la recogida de los excrementos caninos con los problemas medioambientales y riesgos higiénicos y sanitarios que generan.

A través de la campaña se pretende concienciar y sensibilizar a los propietarios para que actúen responsablemente, al mismo tiempo que se les recuerda sus obligaciones en el cumplimiento de la normativa vigente, recogida en la Ordenanza Municipal sobre Animales de Compañía, especialmente en dos aspectos como son la obligación de no dejar a los animales sueltos y la recogida de los excrementos: “El poseedor de un animal deberá adoptar las medidas necesarias para impedir que queden depositados los excrementos en las vías y espacios públicos, debiendo proceder a su recogida de inmediato y depositarlos debidamente en los contenedores de basura o papeleras”.

La campaña incide especialmente en la responsabilidad de los propietarios de los perros, ya que desde el Ayuntamiento se ponen a su disposición una serie de recursos municipales que facilitan el cumplimiento de la normativa, como la delimitación de 9 zonas habilitadas para la suelta de animales bajo control y vigilancia de su propietario, pero en las que también es obligatoria la recogida de los excrementos. Otros 9 Evacuatorios Caninos ubicados en distintas zonas de la ciudad, en los cuales se realiza un mantenimiento periódico con limpieza, desinfección y cambios de arena. Y la entrega gratuita de un pack de 200 bolsas de recogida de excrementos por cada perro censado, previa presentación del pago de la tasa municipal.

-Riesgos higiénicos y sanitarios

Según la concejala de Salud Pública, Carmen Turiel, la presencia de excrementos en las zonas públicas es en estos momentos uno de los mayores problemas que originan los animales de compañía, como queda demostrado por el elevado número de quejas ciudadanas que se reciben habitualmente en el Ayuntamiento, tanto por los perjuicios medioambientales y estéticos en la ciudad, como por los riesgos higiénicos y sanitarios que conllevan. Por este motivo en la campaña se ponen de manifiesto algunas consideraciones que deben tener en cuenta los propietarios y poseedores de los animales de compañía:

-Los excrementos ofrecen una imagen de suciedad en la ciudad (plazas, vías, jardines y parques públicos), dificultan las tareas de limpieza viaria y ocasionan numerosas molestias a los ciudadanos, respetando especialmente las zonas de juego de los niños. Los excrementos se deben de recoger y tirar a los contenedores de basura.