Zamora

VÍDEO | Zamora capital quiere convertirse en 'Paisaje Cultural' de la UNESCO

12 enero, 2021 15:00

El Ayuntamiento de Zamora está trabajando en la elaboración del documento para la solicitud del reconocimiento como "Paisaje Cultural" por de la UNESCO. Una solicitud que se ajusta a la actual política de la UNESCO sobre el reconocimiento de Patrimonio Mundial, en el que se engloban una amplia variedad de aspectos relevantes, frente al reconocimiento como "Patrimonio de la Humanidad" que es para un solo elemento de carácter monumental, histórico, cultural o geológico. Según ha manifestado el alcalde, Francisco Guarido, en la presentación del dossier inicial para la solicitud de dicha declaración, "el Ayuntamiento tiene el camino claro en este momento, que es el de Patrimonio Cultural".

Guarido recordó que después del rechazo de las Cortes de Castilla y León en febrero de 2019 de incluir a la Capital zamorana en la lista indicativa  “Patrimonio de la Humanidad” por falta de posibilidades, los procuradores por Zamora presentaron semanas después una Proposición No de Ley (PNL) “instando a la Junta de Castilla y León a potenciar e impulsar la candidatura de Zamora como ciudad Patrimonio Mundial de la Humanidad, basada fundamentalmente en el Románico, aunque también se mencionaba el Modernismo, la Semana Santa y los Caminos Jacobeos y la Ruta Vía de la Plata, desde la propia Junta de Castila y León se plateó la sugerencia de Paisaje Cultural. Por ello el alcalde asegura que "no decimos no a lo que digan otros grupos políticos, pero tenemos una propuesta diferente, que es la candidatura que el ayuntamiento quiere llevara adelante a través de la propia Junta de Castilla y León, para presentarla a los organismos internacionales".

Por su parte el concejal de Turismo, Christoph Strieder informó que ya en una reunión con Zamora 10 en mayo de 2018, con la presencia entre otros del propio Alcalde, el arquitecto Francisco Somoza, y el Director de Caja Rural, Cipriano García, el Director General de Patrimonio Cultural de entonces, Enrique Saínz Martín, indicaba que los planteamientos como "Paisaje Cultural" eran los que se tenían en cuenta como concepto más amplio por parte de la UNESCO, a la vez que descartó de pleno la posibilidad de que se pudiera seguir por el camino con el planteamiento de las iglesias o bienes materiales en general ya que desde hace años la UNESCO no tiene en cuenta este tipo de candidaturas. Desde el Ayuntamiento de Zamora se inició entonces la elaboración de un dossier específico para fundamental la candidatura a la nominación como Paisaje Cultural, que ya se entregó a comienzos de 2020 al nuevo director general, Gumersindo Bueno. Y es que Zamora no tiene un monumento como el acueducto de Segovia y la mezquita de Córdoba, "sino que tiene varios aspectos relevantes que comparten un mismo espacio y están íntimamente relacionados entre ellos, en un contexto histórico, cultural o natural", según manifestó Strieder.

Los paisajes culturales son bienes culturales y representan las obras conjuntas del hombre y la naturaleza, ya sean monumentos, conjuntos o lugares. Ilustran la evolución de la sociedad humana y sus asentamientos a lo largo del tiempo, condicionados por las limitaciones y/o oportunidades físicas que presenta su entorno natural y por las sucesivas fuerzas sociales, económicas y culturales. Por ello el proceso de elaborar una propuesta de un proyecto de candidatura que puede entrar en la lista indicativa no es hoy un tema que tenga una solución rápida, según el concejal de Turismo. Las candidaturas de Paisaje Cultural que incluyen además elementos de patrimonio inmaterial, "exigen por un lado investigación y documentación y por otro lado intervenciones en el territorio que documentan la seriedad y la solidez de la propuesta: intervenciones en paisajes y patrimonio que crean visibilidad de los valores específicos y singulares. Además, la UNESCO exige la participación de la gente en estas candidaturas para documentar el compromiso de los que viven en el territorio de formar parte del proyecto y defenderlo". Por eso, según Strieder, no se trata de un proceso corto, de un año, sino que pude durar varios años, "porque lleva un trabajo de estudio, de investigación y de participación de la gente; y es también un proyecto para el futuro de la ciudad en su conjunto y no solo desde el punto de vista turístico.

Durante el año 2019 se estuvo elaborando bajo la dirección del arquitecto zamorano Marco Antonio Martín Bailón un amplio dossier y un video sobre el tema de Zamora: Paisaje Cultural, como iniciativa municipal que se dedica al trabajo de definir, identificar y caracterizar el paisaje: delimitación y definición del espacio, bienes integrantes, catálogos, planeamiento de aplicación y estado de conservación, es decir, desarrollando los conceptos, estrategias, objetivos, la metodología y la caracterización de Zamora como Paisaje Cultural. Para la elaboración del dossier se contó con Esther Prada, especialista en el paisaje cultural Transfronterizo, además de historiadores, ornitólogos, geólogos, etc. Un dossier con temas como: Zamora: un paisaje excepcional (encrucijada de paisajes); el paisaje en la memoria colectiva; Caracterización de Zamora como paisaje cultural: El Medio Físico, Biodiversidad y Ecología, Historia de la Dominación de un Territorio, La Percepción del Paisaje. El objetivo último del documento es identificar el Valor Universal Excepcional de Zamora como Paisaje Cultural, en los términos que establece la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Pero ya desde el 2015, el Ayuntamiento está trabajando en varios contenidos relacionados con el tema del Paisaje Cultural. Iniciativas ya puestas en marcha, como la recuperación de la Muralla; la potenciación del paisaje del río con la dotación de una barca de paso y barcas de recreo, rehabilitación de los ingenios hidráulicos de las Aceñas de Olivares, estudio de recuperación de las Aceñas de Gijón, intervención en las aceñas de Cabañales….;  establecimiento de rutas de observación de fauna y flora, las rutas geológicas, proyecto de recuperación de palomar tradicional, recuperación de paisaje agrícola tradicional con el edificio en camino Pastelero etc. Pero lo que es absolutamente nuevo en Zamora, señaló el concejal de Turismo, es que "por primera vez se está haciendo un serio intento de elaborar criterios de evaluación del valor universal excepcional para la candidatura de Zamora: Paisaje Cultural".

La base de evaluación para formar parte de la Lista de Patrimonio Mundial o Patrimonio de la Humanidad es ese "Valor Universal Excepcional", que se elabora mediante 10 criterios de selección y el proyecto Zamora: Paisaje Natural puede cumplir 6 de esos diez criterios que propone la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Strieder cito a este respecto los criterios II: "Intercambio de Valores Humanos; IV: "Ejemplo eminente de un tipo de construcción"; V: "Ejemplo destacado de formas tradicionales de asentamiento humano, utilización de la tierra representativos de una o más culturas, o de interacción del hombre con el medio"; VI: "Estar directa o materialmente asociados con acontecimientos o tradicionales, ideas, creencias, obras artísticas y literarias"; VIII: "Ser ejemplo representativo de grandes fases de la historia de la tierra"; y X: "Contener las hábitats naturales más representativas y más importantes para la observación in situ de la diversidad biológica". Se trata por lo tanto de un proyecto que abarca no solo la ciudad sino también el territorio en el que se asienta, por lo que se extiende a una parte circundante de la provincia, como Tierra del Pan, Tierra del Vino o parte de Sayago, por lo que se contará también con la colaboración y apoyo de otras instituciones y administraciones como la Diputación Provincial, lo que enriquece la propuesta.

Este documento y las medidas propuestas y puestas en marcha son, según Strieder, un proyecto muy ambicioso para la ciudad y el territorio circundante "y el primer paso de un largo recorrido cuyo horizonte es la declaración como Patrimonio Mundial de este paisaje cultural. Siguiendo el calendario de la propia UNESCO, esta iniciativa debe ser sostenida en el tiempo y puede durar una década. Una vez que se haya elaborado una Declaración de Valor Universal Excepcional, se hayan definido los límites pertinentes y justificables, se hayan instaurado medidas de protección, conservación y gestión, y toda vez que los principales grupos de interés la respalden, se dará inicio a la segunda etapa que consistirá en preparar el expediente de propuesta de inscripción".