Zamora

El Centro de Día de Alzheimer de Benavente, un sueño hecho realidad

24 septiembre, 2019 12:22

El Centro de Día De Alzheimer de Benavente abría ayer sus puertas y el alcalde de la ciudad, Luciano Huerga, no podía evitar su satisfacción y emoción al ver concluido el proyecto “durante mucho tiempo soñado” y hecho realidad.

Huerga ha señalado que ha sido necesario “compartir un sueño” entre AFA Zamora que lo trasladó al Ayuntamiento, a la sociedad, a la Diputación y a la Junta de Castilla y León y ahora se ha puesto fin a un largo periodo de trabajo en equipo, en el que diferentes administraciones públicas han puesto lo mejor de sí para que este proyecto llegara a buen fin.

“Una vez más podemos comprobar como cuando la sociedad civil y las administraciones colaboran, y prima el interés general sobre cualquier otro interés, los sueños son posibles. Si los compartimos, si caminamos juntos sin exclusiones, la ejecución de obras buenas y necesarias para un territorio son posibles”, ha resaltado.

Pero ha ido más allá incidiendo en que esta obra ha sido ejemplar “No por el concepto integrador de la misma, que ha permitido reunir en un solo Centro todas las necesidades de la enfermedad de Alzheimer; ni siquiera por su carácter innovador y vanguardista arquitectónicamente hablando. Para mí, el principal valor y enseñanza de esta obra está en que todos los que han participado en ella han sido capaces, individual y colectivamente, de superar uno de los males más profundos de nuestra época: vencer a la propia indiferencia, concertando voluntades y esfuerzos en beneficio de un fin profundamente social y solidario”.

Durante la inauguración, el alcalde de Benavente ha destacado además que “este edificio, especialmente concebido para el servicio más idóneo a las personas que lo han de utilizar, resume el sueño y el espíritu de todos aquellos que, con tesón, esfuerzo y una gran ilusión han trabajado para proporcionar a nuestros queridos enfermos de Alzheimer un espacio vital abierto, familiar y luminoso, en el que esperamos puedan volver a rememorar, acompañados de sus personas más queridas, sus viejos sueños de infancia, juventud y madurez”.

Asimismo, ha recordado que el alzhéimer “cambia la vida la vida tanto del enfermo como de sus familiares del enfermo. Como lamentablemente todos conocemos el alzhéimer atrapa entre sus horribles redes a nuestros seres más queridos y, a día de hoy, por más que los familiares y la medicina actual lo están intentando no podemos liberarles. Esperemos que la investigación y los avances en medicina nos proporcionen esperanza…tengamos esperanza, no la perdamos y menos aún nos olvidemos de que la esperanza es el sueño del hombre despierto, e igual que esta obra es un sueño que parecía inalcanzable y se ha conseguido, con el mismo espíritu podrá en un futuro alcanzarse un remedio o cura para esta enfermedad terrible. Así lo deseo fervientemente”, ha concluido.