Zamora

El PSOE denuncia el deterioro de las murallas de Belver de los Montes

2 septiembre, 2019 14:35

Los procuradores del PSOE por Zamora José Ignacio Martín Benito, Ana Sánchez e Inmaculada García Rioja han presentado una Proposición No de Ley para su debate en la Comisión de Cultura y Turismo de las Cortes de Castilla y León en la que piden instar a la Junta de Castilla y León a promover un proyecto de consolidación, recuperación, restauración y puesta en valor de las murallas de Belver de los Montes (Zamora), para poder acometer las obras destinadas a tal fin a lo largo de 2020.

Tal y como detalla el procurador e historiador José Ignacio Martín Benito “el castillo y murallas de Belver de los Montes están declarados Bien de Interés Cultural en base al Decreto de 22 de abril de 1949, conforme a la disposición adicional segunda de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español. El tipo de fábrica y la documentación histórica conservada nos permite fechar su origen en el siglo XIII, dentro de las políticas de repoblación y fijación de la frontera del Reino de León”.

“La fortificación de Belver queda conformada por dos recintos: uno el castillo, enclavado en la parte alta del cerro, y otro, la cerca o muralla, que partiendo de aquel se desliza por la ladera del teso hacia el mediodía. Se trata, en todo caso, de un conjunto defensivo que engloba 2,4 hectáreas y dibuja un perímetro de 580 metros, aproximadamente. El área está poblada por monte de pinos. Consta que el castillo fue edificado en tiempos de Alfonso IX, formando parte para fortalecer la línea fronteriza del reino de León con el de Castilla, situada en los montes Torozos. En las disputas por la Tierra de Campos, integraban la barrera leonesa fortalezas como las de Laguna de Negrillos, Mayorga, Castroverde, Villalpando, Villafáfila, San Pedro de Latarce, Belver, Castronuevo de los Arcos o Toro, entre otras. El fortalecimiento de los límites territoriales del reino leonés, iniciado por Fernando II, tanto en la frontera occidental, frente a Portugal, como en la oriental frente a Castilla, fue continuado por su hijo y sucesor Alfonso IX. Así pues, desde 1157 a 1230 los monarcas leoneses reforzaron y construyeron fortificaciones, al tiempo que impulsaron repoblaciones, con otorgamiento de cartas forales, en las áreas geoestratégicas de su reino”.

Martín Benito ha denunciado que “los muros se encuentran en muy mal estado de conservación, habiendo perdido altura y masa. En el sector sureste el grosor alcanza 1,90 metros. Por los testigos mejor conservados, que se localizan en la parte media del cerro hacia poniente, intuimos que pudo tener una altura cercana a los seis metros y que estuvo enfoscada. No obstante, la cerca se encuentra descalzada por los efectos del agua de lluvia que, en esta parte de la ladera erosiona la base, lo que constituye un grave peligro para su equilibrio. Esta ha debido ser la causa del desmoronamiento de buena parte de los muros de la parte baja, que han caído a pedazos y se encuentran desplazados unos metros de la alineación de la cerca. En el sureste, la muralla ha servido de apoyo a algunas construcciones, quedando integrada en naves y corrales”.

Así pues, y como diagnóstico, el grado de deterioro de este monumento es muy preocupante. “La línea de muralla, que puede seguirse en dos tercios de su perímetro, está muy arruinada, necesitando urgentes obras de intervención, que consoliden y amparen los restos que aún permanecen en pie, en peligro de desmoronarse al encontrarse inestables por estar descalzada la base y la pérdida constante de masa. Además, el enfoscado que tuvo la cerca, prácticamente está perdido, quedando algunos testigos en el paramento interno de uno de los muros de la puerta y en parte del externo de la muralla en el sector occidental. Precisamente, una lectura atenta de los paramentos occidentales nos da las claves del proceso de degradación y ruina de buena parte de la cerca. El agua de lluvia ha ido degradando el enfoscado, dejando al descubierto la fábrica desnuda de cal y canto. El agua, el hielo y los cambios térmicos han ido erosionando y mellando la fábrica, adelgazando el muro y provocando concavidades en el mismo, que terminan por desequilibrar la estabilidad del mismo y han provocado los desplomes”.