Valladolid Finalmente, una clausula garantiza que la red se adapte a la evolución tecnológica, de modo que mientras dure la concesión los equipos serán renovados y en el caso de nuevas soluciones tecnológicas estas puedan ser aplicadas en Valladolid.  Aunque el servicio de recarga eléctrica de vehículos no sea una competencia municipal obligatoria, el Ayuntamiento de Valladolid es pionero en incentivar el uso de medios de transporte eléctricos privados a través de los puntos de recarga como en el caso del proyecto europeo Remourban y tres convocatorias públicas de incentivos en un Acuerdo Marco de cesión de datos de electromovilidad, que durante 6 años ha permitido desplegar 101 puntos de recarga en la Ciudad y 60 nuevos vehículos eléctricos.

Valladolid planifica hasta 2030 una red de recarga "rápida, digital y accesible" para todos los vehículos eléctricos

25 enero, 2021 12:05

Valladolid afronta la nueva movilidad urbana, caracterizada por la digitalización y la descarbonización de una innovadora concesión de dominio público sobre la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, de uso público, por un plazo de diez años, según la adjudicación aprobada por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid el pasado 20 de enero.    Charo Chávez, concejala de Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio, ha destacado el salto que da la ciudad en este ámbito: “Valladolid se pone en la vanguardia de la gestión de una red pública en la recarga de coches y cualquier tipo de vehículos eléctricos”.

El nuevo concesionario, Iberdrola Clientes SAU, deberá prestar el servicio de recarga energética de vehículos eléctricos según los pliegos técnicos elaborados por la Oficina del Vehículo Eléctrico, ubicada en la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid.

Esta nueva etapa en la gestión de los puntos de recarga, con la experiencia adquirida durante seis años en el proyecto europeo Remourban, diseña una infraestructura de recarga inteligente con una gestión integrada, la interoperabilidad con operadores de servicios y plataformas de usuarios, por la accesibilidad universal para cualquier usuario, por su digitalización que además servirá de soporte a otros servicios de movilidad eléctrica compartida y por su adaptabilidad a nuevas soluciones tecnológicas que surjan durante su vigencia.

En primer lugar, la red de recarga de uso público contará con una plataforma única de gestión, que permita la gestión de pago del servicio, del coste energético y de su mantenimiento.

La infraestructura actual, desplegada en diecinueve localizaciones y con veintitrés plazas de estacionamiento reservadas en exclusiva, cuenta con 4 puntos para taxi de 22 kW de potencia y un punto de carga rápida de 50 kW instalado en Centrolid, y se verá ampliada con cuatro nuevos puntos de recarga rápida (uno de ellos de 120 kW y tres de 50 kW), cuya ubicación se determinará por su criterios estratégicos de servicio y cobertura a las flotas profesionales, de reparto urbano de mercancías y a un número creciente de usuarios provenientes del entorno metropolitano y otras ciudades.

Completan la red pública dos puntos de 22 kW de uso exclusivo de la flota municipal y dos instalaciones fotovoltaicas de recarga ubicadas en Plaza Milenio y Paseo Juan de Austria. La red se provee de energías renovables al cien por cien, acreditado con certificado de origen de la energía, exigido como requisito por el Ayuntamiento.

El segundo requisito es la interoperabilidad del servicio de recarga con múltiples proveedores de servicios de movilidad eléctrica, para lo cual el concesionario debe integrarse con la iniciativa municipal S2CITY de acceso digital a los servicios municipales por el ciudadano y el turista, con la plataforma Valladolid Inteligente y con el sistema de Información Geográfica municipal.

La recarga, en tercer lugar, debe ser accesible para por cualquier usuario de otras ciudades y países, sin necesidad de cambiar de operador y de realizar nuevos contratos de acceso y uso. El concesionario, como operador de recarga y como proveedor de servicios de movilidad, debe garantizar acuerdos con fabricantes de automóviles, operadores de redes de recarga y plataformas de interoperabilidad como Hubject, Gireve y Mobil.e, así como el uso de plataformas Open Charge point Protocol (OCPP) y Open Charge Point Interface (OCPI).

La digitalización de la recarga viene dada por su acceso electrónico, preferentemente a través de una aplicación para dispositivos móviles (App) que permitirá al usuario registrarse, visualizar un mapa de los puntos de recarga que forman parte de la red de uso público, con información detallada de cada uno, su estado en tiempo real y el coste de la recarga, recargar una cantidad de dinero en el saldo de la aplicación y reservar un punto de recarga antes de desplazarse.

La interfaz será accesible para el usuario desde cualquier explorador Web o aplicaciones para dispositivos móviles APP (sistemas o entornos Android o IOS), la información de cada uno de los puntos de recarga se actualiza con el uso automático y diario en la plataforma. El Sistema de Gestión centralizará toda la información de los puntos, almacenando en servidores periódicamente de manera segura información de alto valor para la explotación de la red.

Otra novedad es que la red servirá de soporte de nuevos servicios de movilidad, que promueven el uso compartido de vehículos eléctricos en la modalidad de pago por uso, o cualesquiera otros que dentro de la tendencia de movilidad como servicio pudieran desarrollarse. Los servicios de car-sharing o coche multiservicio refuerzan y complementan el sistema de transporte público y multiplican las opciones del usuario, introduciendo un cambio de modelo en el uso del vehículo privado.

Finalmente, una clausula garantiza que la red se adapte a la evolución tecnológica, de modo que mientras dure la concesión los equipos serán renovados y en el caso de nuevas soluciones tecnológicas estas puedan ser aplicadas en Valladolid. 

Aunque el servicio de recarga eléctrica de vehículos no sea una competencia municipal obligatoria, el Ayuntamiento de Valladolid es pionero en incentivar el uso de medios de transporte eléctricos privados a través de los puntos de recarga como en el caso del proyecto europeo Remourban y tres convocatorias públicas de incentivos en un Acuerdo Marco de cesión de datos de electromovilidad, que durante 6 años ha permitido desplegar 101 puntos de recarga en la Ciudad y 60 nuevos vehículos eléctricos. Es conocido que la recarga en la vía pública es subsidiaria o complementaria de la que se realiza en los domicilios (que supone el 90% por ser su tarifa nocturna la más económica).

La Oficina del Vehículo Eléctrico, ubicada en la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid, es la encargada dela coordinación y promoción de todas las iniciativas públicas y privadas en movilidad eléctrica, así como de proyectos vinculados a los productos y servicios que se generen alrededor de movilidad sostenible. En la actualidad se trabaja en proyectos relativos a configurar la movilidad como servicio digital, con impulso de los vehículos eléctricos, conectados y automatizados, concediendo prioridad a la innovación en el sector de la automoción a través de la colaboración con agentes del ecosistema de movilidad en sectores como fabricantes, componentes, distribución, desarrollo de software, infraestructuras TIC y la infraestructura eléctrica.