Valladolid El hereje se ambienta en el Valladolid del siglo XVI y el opresor clima de desconfianza y odio que se vivió durante la Inquisición.

Delibes y Cervantes, muy presentes en la Feria del Libro de Valladolid

19 septiembre, 2020 12:34

El Ayuntamiento de Valladolid, a través de la Sociedad Mixta para la Promoción del Turismo, organiza dos representaciones dedicadas a grandes literatos relacionados con la ciudad, Miguel Delibes y Miguel de Cervantes, que se celebrarán en el marco de la Feria del Libro.

Ambas propuestas, cuya dramatización corre a cargo de la compañía local Azar Teatro, son un homenaje a la mejor literatura cultivada en Valladolid, ubicado, precisamente, en la cita con las letras por excelencia de la ciudad.

Por motivos de seguridad, y para poder garantizar el cumplimiento del aforo estipulado en las normativas vigentes, la separación entre asistentes y todas las medidas de higiene recomendadas por las autoridades sanitarias, las rutas se desarrollarán en el patio interior del Museo Patio Herreriano.

Miguel Delibes habría cumplido cien años el próximo 17 de octubre. La Sociedad Mixta y la Feria del Libro quieren recordar al Premio Nacional de Narrativa y Premio Príncipe de Asturias de las Letras en el centenario de su nacimiento a través de la teatralización de su última novela, El hereje.

La representación, que realizará dos pases el domingo 27 de septiembre (a las 17 y a las 20 horas), reproduce algunos de los momentos clave de la novela que el propio Delibes definió como una defensa de la libertad.

El hereje se ambienta en el Valladolid del siglo XVI y el opresor clima de desconfianza y odio que se vivió durante la Inquisición. Terribles hechos históricos, como los Autos de Fe que presidió Felipe II en la Plaza Mayor de Valladolid, están reflejados en la novela a través de la vida de Cipriano Salcedo.

Un día después, el lunes 28 de septiembre (también a las 17 y a las 20 horas), tendrá lugar la representación dedicada a Cervantes. Esta se remite al Valladolid de la Corte, en el que residió Miguel de Cervantes y en el que el autor del Quijote pudo conocer al mismísimo William Shakespeare.

Cervantes obtuvo en Valladolid los privilegios de impresión de la primera parte de su obra magna. En esta ciudad, que le inspiró algunas de sus novelas ejemplares, como El coloquio de los perros, residía el manco de Lepanto cuando desembarcó una delegación inglesa de la que pudo formar parte, según algunas especulaciones, el dramaturgo de Romeo y Julieta.