Valladolid Criticó también que el hecho de que la Junta "no tenga la deferencia de, al menos, informar con un mínimo de antelación a la administración que tiene que cumplir la orden que se va a prolongar" no le parece una "forma eficaz" y coordinada de luchar contra la pandemia.

La consejera de Sanidad asegura que Puente no respondió a su llamada para informarle de la prórroga de las restricciones

10 septiembre, 2020 13:28

Continúa el cruce de reproches y llamadas sin respuestas entre el alcalde de Valladolid y la Junta de Castilla y León. Ahora se abre un nuevo capítulo sobre si el Gobierno regional informó o no a Óscar Puente del mantenimiento de las medidas de restricción en la ciudad antes de publicarlo oficialmente. El alcalde lamentaba ayer que la Junta de Castilla y León “no haya informado” al Ayuntamiento sobre la decisión de mantener una semana más las restricciones en la ciudad. Una noticia que conoció sorprendido durante la celebración del pleno municipal: "¿Cómo no se va a informar al alcalde?, es para estar triste y preocupado”, aseguraba.

Hoy la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha aclarado que a las 10 horas de la mañana de ayer llamó a ambos alcaldes y que no pudo contactar con ellos porque no le cogieron el teléfono, por lo que esperó a que le devolvieran la llamada, pero solo lo hizo el de Salamanca. Fue entonces cuando a las 10:30 horas se dio a conocer de manera oficial la noticia.

El alcalde de Valladolid se quejaba ayer tras conocer la noticia de que "nosotros somos la administración encargada de velar por el cumplimiento de la orden que hoy promulga la Junta, y nos exige colaboración para aplicarla. Si ésta es la forma de comunicar qué es lo que se va a aprobar, apaga y vámonos".

Óscar Puente continuó lanzando reproches a la administración regional por lo que consideró “una falta de respeto". Criticó también que el hecho de que la Junta "no tenga la deferencia de, al menos, informar con un mínimo de antelación a la administración que tiene que cumplir la orden que se va a prolongar" no le parece una "forma eficaz" y coordinada de luchar contra la pandemia. La realidad es es que son ya frecuentes las guerras públicas entre ambas administraciones y parece que esta guerra no acabará aquí.