Valladolid Se las conoce al dedillo, y no para hasta obtener lo que busca en los preciados libros de los archivos de Valladolid y provincia.GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS / CEDIDAS POR RICARDO FURONES Tras su licenciatura en la UVA, y con un montón de titulaciones en el bolsillo, (Ultrasonidos, energía nuclear, impacto ambiental, Metrología y Calibración, etc.) estuvo laborando en el norte, en el centro y en el oeste de nuestra España.

Flashes de verano. Ricardo Furones, o un hombre pegado a un archivo

7 septiembre, 2020 09:04

Furones es un aventajado en esto de la investigación documental, ya que hizo Químicas y, por el arte e influjo de la “química”, todo lo que toca lo transforma en documento interesante y apreciado. Toros, fútbol, cine, y hasta un libro sobre la historia de su pueblo de nacencia, que aún no vio la luz por insuficiencia política…

Nacido en Nava del Rey a finales de los 40, pero toda su juventud la pasó en Valladolid. Ahora, felizmente jubilado y residente a caballo entre Pucela y Tordesillas, (Toñi, su esposa, tira mucho) Ricardo Furones se ha convertido en un inquilino permanente de las hemerotecas. Se las conoce al dedillo, y no para hasta obtener lo que busca en los preciados libros de los archivos de Valladolid y provincia.

GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS / CEDIDAS POR RICARDO FURONES

Tras su licenciatura en la UVA, y con un montón de titulaciones en el bolsillo, (Ultrasonidos, energía nuclear, impacto ambiental, Metrología y Calibración, etc.) estuvo laborando en el norte, en el centro y en el oeste de nuestra España.

Por esos territorios se entretuvo construyendo autopistas, fábrica de tabacos, cementerios de residuos nucleares, reparando y ensanchando firmes de carreteras y del AVE. Hasta que dio el salto y se presentó en Arabia Saudita para construir la Universidad Islámica Ibn Saud de Riad. De ahí guarda Furones recuerdos imborrables porque visitaba en sus ratos de ocio “tasquitas” como el hotel Marriot, el Intercontinental, el Sheraton, etc.

Ricardo se considera un “amante de la investigación”, lo que viene a ser la actividad de investigación documental. Es decir, obtener conocimientos, dar respuesta a alguna pregunta, o explicar cómo sucedió algún acontecimiento. Desde hace lustros se dedica a visitar hemerotecas y archivos para satisfacer las necesidades de los que nos dedicamos a juntar letras. Por ejemplo, mi caso en temas taurinos.

Tiene publicados dos libros sobre tauromaquia local: "Valladolid: Toros y Toreros (1890-2004)" y "Valladolid y Provincia, toros y Novillos (1900-2009)". Y tiene listo para imprenta el citado de su pueblo natal: “Historia de Nava del Rey (1900-2017) Elecciones Municipales-Corporaciones y Alcaldes”. Animamos desde aquí a los navarreses y navarresas para que apoyen a Ricardo y Nava pueda tener un libro que recoja su propia historia.

El trabajo que citamos a continuación es de titanes, pues nuestro personaje tiene recogida toda la historia del Real Valladolid desde el periodo que abarca de 1928 a 2019. Todos los partidos jugados en liga, copa y amistosos; jugadores que han vestido la camisola; además de listados de todos sus presidentes, entrenadores y todas las alineaciones de los partidos disputados.

Y como remate ha tenido la paciencia infinita de recopilar la historia de todos los cines que han existido en Valladolid, desde la aparición del cinematógrafo.

¿Hay quién de más? ¡Se buscan promotores editoriales! Enhorabuena, Ricardo. Te debo un café.