Valladolid

El CPLV viaja a Barcelona para disputar el clásico ante Rubí

19 octubre, 2018 23:40

El CPLV visita este sábado, a partir de las 20.30 horas, al Rubí en un duelo de los llamados clásicos en la Liga Elite masculina. Vallisoletanos y barceloneses han jugado un sinfín de finales y en esta temporada que acaba de comenzar lideran la clasificación con dos triunfos en las dos primeras jornadas. Además, el cuadro catalán, tras una temporada de transición, vuelven a ser favoritos a todos los títulos, algo que han empezado a demostrar en este arranque liguero. Por su parte, en las filas pucelanas debutará el norteamericano Kyle Novak, que llegó esta semana a Valladolid.

Precisamente Novak será la principal novedad del CPLV en el pabellón Francesc Calvo de Rubí. Recién incorporado a la plantilla habrá que ver cómo se acopla a los sistemas y a una pista de dimensiones más reducidas que la de Canterac. Ángel Ruiz cuenta ya con todos sus jugadores disponibles para este duelo, después de recuperar ya de forma definitiva a Mario Díez.

Enfrente estará un nuevo Rubí. No será el de la campaña pasada, en la que se quedó fuera de los play-off por el título. Ha mantenido parte del bloque, con los porteros David Ros y Markus Piipo, ex del CPLV, con Xabi Porqueras y Pol Olivella, y con la única marcha de Ian Alarcos, a los que ha añadido a figuras de años anteriores, como Marcus Fajardo, más la llegada de Sergi Farrell y la recuperación de Lluis Torres. A todos ellos los dirige el entrenador-jugador norteamericano Peter Junior Di Martino, formando un conjunto temible.

De momento, los barceloneses han saldado sus dos primeros encuentros, en Las Rozas y Tres Cantos con sendos triunfos.

“Estamos ante uno de los encuentros con más solera de la Liga. Rubí siempre parte en las quinielas como favorito a luchar por todos los títulos en juego y, después de la temporada pasada, en ésta buscarán recuperar alguno de los cetros”, señala Ángel Ruiz.

La campaña 2017-18, la visita del CPLV a Rubí se saldó con un empate a 2 y el punto bonus para los vallisoletanos tras una eterna tanda de penaltis, mientras que en la 2016-17, el encuentro en Barcelona acabó con 1-1 (y el bonus para los locales).