Segovia Antes de la aparición de la Covid19 y todas sus consecuencias, la Diputación había conseguido que, durante una noche del verano al año, la provincia se rindiese a la magia de los pianos en una ‘Noche en Blanco y Negro’ que ayer retomó su camino y pudo celebrar su cuarta edición en Riaza, entre la precaución de las medidas de seguridad y el entusiasmo por recuperar una propuesta cultural atractiva y dirigida a todos los públicos.

Riaza vive con entusiasmo una ‘Noche en Blanco y Negro’ de la Diputación de Segovia

18 julio, 2021 11:52

Antes de la aparición de la Covid19 y todas sus consecuencias, la Diputación había conseguido que, durante una noche del verano al año, la provincia se rindiese a la magia de los pianos en una ‘Noche en Blanco y Negro’ que ayer retomó su camino y pudo celebrar su cuarta edición en Riaza, entre la precaución de las medidas de seguridad y el entusiasmo por recuperar una propuesta cultural atractiva y dirigida a todos los públicos.

Así, desde las 19:30 horas de la tarde, el municipio segoviano fue recibiendo a centenares de visitantes que fueron descubriendo, guiados por el sonido de las teclas, los tres pianos de cola que habían sido ubicados en la plaza Mayor, en el entorno de la iglesia de Nuestra Señora del Manto y en los jardines del Centro Cultural. En un principio, y como suele ser habitual en esta propuesta, las teclas fueron puestas, durante la primera hora, a disposición del talento de los propios visitantes; algunos de los cuales demostraron grandes aptitudes para formar parte algún día del programa profesional de la iniciativa. Ése en el que en la noche de ayer participaron un total de doce músicos, entre pianistas, clarinetistas, violinistas, percusionistas o contrabajistas.

Con las piezas clásicas y jazzísticas de Vicente Uñón, la canción de autor de Daniel Romano y las obras también clásicas interpretadas por el Dúo Ces-Guijarro tomando la iniciativa en los tres pianos, la noche fue transcurriendo con pequeños conciertos de veinticinco minutos en los que, entre encendidos de velas para hacer la noche más cálida, se fue alternando la fusión flamenca de Miguel Ángel Recio y Raúl Olivar, el jazz latino de Pedro Ojesto Trío, la fusión de pop y obras clásicas del Dúo 3T y el piano flamenco de Lorenzo Moya.

La velada concluyó en la plaza Mayor, pasada la una de la madrugada, con un público muy atento y dispuesto a escuchar de principio a fin un concierto conjunto en el que hubo piezas de Chopin y sonatas de Camille Saint-Saëns, tangos del sultán, temas de Leonard Cohen, Amy Winehouse, Raphael o Luis Fonsi y un ‘Entre dos aguas’ que dejó a los espectadores tan saciados como expectantes por saber dónde tendrá lugar la quinta edición de la ‘Noche en Blanco y Negro’.