Salamanca

La lucha por la defensa del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca recibe el apoyo de 50.000 personas

24 junio, 2021 11:38

Los controvertidos indultos concedidos por el Gobierno a los políticos presos del 'proces' refuerzan el peso político del independentismo catalán. En este sentido, en Salamanca cuando se disecciona el complejo problema político de Cataluña siempre aflora una cuestión añadida, especiamente sensible para la capital del Tormes, como el sempiterno conflicto de los conocidos popularmente como 'papeles de Salamanca', es decir, la documentación del bando republicano depositada al final de la Guerra Civil, concretamente en el año 1939, por el régimen del general Francisco Franco en el Palacio de San Ambrosio de la capital salmantina, sede del Archivo de la Guerra Civil. 

En enero de 2006 el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y con Carmen Calvo ocupando entonces el despacho del Ministerio de Cultura, ordenó la salida de las primeras cajas de documentos catalanes del Archivo salmantino, con el fin de ser entregadas a la Generalitat de Cataluña, que los reclamaba insistentemente, por considerar que se trataba de un botín de guerra. Fue el inicio del conflicto de los 'papeles de Salamanca', que sigue latente hoy y que ha supuesto que a largo de estos 15 años hayan sido enviados a Cataluña en torno a 400.000 documentos.

La sociedad salmantina se opuso. Se convocaron manifestaciones de protesta y se firmaron declaraciones institucionales por parte de las instituciones, desde el Ayuntamiento a la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León, contra lo que se denominó popularmente como el expolio del Archivo. El pasado mes de abril el Ministerio de Cultura ordenó una nueva entrega de documentos del Archivo salmantino, hoy rebautizado bajo la denominación de Centro Documental de la Memoria Histórica (CDMH). a Cataluña

Coincidiendo, precisamente, con la salida de los presos independentistas de la cárcel, se acaban de conocer nuevos datos de la movilización de Salamanca y de Castilla y León por los 'papeles de Salamanca'. Buena prueba de ello es que a día de hoy la campaña reivindicativa iniciada por la asociación Salvar el Archivo, que aglutina a la sociedad civil salmantina y que encabeza el investigador Policarpo Sánchez, ha recogido ya más de 50.000 firmas para instar al Gobierno español a que exija a Cataluña la devolución a Salamanca de estos 400.000 documentos. Lás rúbricas han sido recopiladas a través de la plataforma change.org (cerca de 36.000) y por medio también de la página web de la asociación (más de 14.000). Salvar el Archivo sigue plenamente activa, pese a que actualmente su presidente, Policarpo Sánchez, se recupera de una compleja intervención quirúrgica.

En el manifiesto promovido por la asociación Salvar el Archivo, se recuerda, por ejemplo, una de las últimas sacas de legajos. Así, "en la noche del 26 de mayo de 2010, dos furgonetas de la Generalitat de Cataluña salieron del Archivo de Salamanca cargadas de documentos... Tan repletas, que una hubo que empujarla para que arrancara a toda velocidad hacia Cataluña cargada de importante documentación histórica de España. Los meses anteriores, los comisarios políticos de Esquerra Republicana de Cataluña habían seleccionado los archivos de valencianos, murcianos, madrileños, gallegos, cántabros, asturianos, aragoneses, andaluces,…, para llevárselos al Archivo Nacional de Cataluña".

Policarpo Sánchez enfatiza que "no podemos permitir el saqueo de nuestro pasado y la profanación de nuestros archivos a manos de políticos nacionalistas que, , más que conservar su Historia, están interesados en adueñarse para así poder tergiversar y eventualmente destruir la nuestra".

En el otro frente, las reivindicaciones del secesionismo catalán persisten y siguen planteando nuevas reclamaciones de fondos. Así, la Comisión de la Dignidad, que preside el abogado catalán y exmiembro de Esquerra Republicana, Josep Cruanyes, ha advertido al Ministerio de Cultura que emprenderá acciones legales contra el Gobierno si no ordena la entrega a la Generalitat del resto de documentos catalanes que aún permanecen en el Archivo salmantino.