Salamanca El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca denuncia el estado de abandono en el que se encuentra el parque Lazarillo de Tormes, ubicado en el barrio de Tejares, nueve meses después de su inauguración y anuncio oficial por parte del equipo de Gobierno del PP como un espacio natural para el disfrute y esparcimiento de los vecinos de la zona trastormesina, algo totalmente imposible a día de hoy por la llamativa falta de mantenimiento que presenta.

El PSOE exige una actuación inmediata en el Parque Lazarillo de Tormes para acabar con el estado de abandono

20 mayo, 2021 12:32

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca denuncia el estado de abandono en el que se encuentra el parque Lazarillo de Tormes, ubicado en el barrio de Tejares, nueve meses después de su inauguración y anuncio oficial por parte del equipo de Gobierno del PP como un espacio natural para el disfrute y esparcimiento de los vecinos de la zona trastormesina, algo totalmente imposible a día de hoy por la llamativa falta de mantenimiento que presenta.

La inversión para la renovación del parque superó los 150.000 euros, una actuación incluida en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) Tormes+ y diseñada para dar vida a un espacio en desuso y mejorar la conexión entre los barrios de Tejares y Buenos Aires, tal y como anunció el alcalde García Carbayo en agosto de 2020 ante las cámaras. Además, un objetivo añadido con esta intervención era reforzar el eje verde formado por el parque de Chamberí, el parque del Cañón y la zona infantil y deportiva en la urbanización La Fuente.

Tras nueve meses, la falta de mantenimiento en el conjunto del parque Lazarillo de Tormes resulta vergonzante, con vegetación sin desbrozar que alcanza gran altura, invade todas las infraestructuras interiores y puede suponer un riesgo de incendio en los meses de verano, además de provocar que los merenderos, los bancos, las pasarelas y los juegos infantiles estén inutilizados. Igualmente, los árboles frutales plantados en su día permanecen olvidados y un humedal artificial creado para la generación de biodiversidad en la zona se encuentra en un estado lamentable.

También cabe recordar que el Gobierno municipal pretendía convertir este parque en un complemento de ocio de la Ciudad Deportiva prevista en la parcela anexa, un proyecto con una ejecución ridícula de apenas un 8 %, con las obras paradas y sin visos de progreso a corto y medio plazo, como han advertido los concejales del PSOE en múltiples ocasiones. De hecho, ni siquiera se encuentra operativa la nueva base del sistema de préstamos de bicicletas ‘Salenbici’ ubicada en la entrada del parque, en la avenida Juan Pablo II, que sigue esperando a que finalice la construcción del proyecto deportivo, ni tampoco se ha procedido a la instalación de los aparatos biosaludables prometidos en la zona.

Los socialistas respaldan a los vecinos del barrio de Tejares en su demanda para que el Ayuntamiento de Salamanca actúe de inmediato en el parque Lazarillo de Tormes para acondicionarlo de nuevo y no echar a perder este espacio verde recientemente rehabilitado, puesto que ha pasado de ser un parque prácticamente en desuso a convertirse directamente en un parque fantasma, intransitable y deteriorado. Además, exigen que finalicen de una vez por todas las actuaciones iniciadas hace dos meses para instalar sistemas de riego automático en los jardines y zonas verdes comunes de los edificios de viviendas ubicados junto al parque.

En este sentido, el Grupo Municipal Socialista lamenta que el equipo de Gobierno del PP, encabezado por García Carbayo, centre sus esfuerzos en organizar actos de propaganda sin ninguna planificación, prometiendo un falso compromiso con la mejora de la calidad de vida en los barrios de la ciudad, en este caso, con el fin de “habilitar un espacio abierto para la práctica de hábitos saludables, adelantándose Salamanca al nuevo modelo de ciudad que se demanda a raíz de la pandemia de la COVID-19”, como anunció literalmente hace nueve meses, y posteriormente no se preocupe por garantizar un adecuado mantenimiento del entorno urbano y, en definitiva, por cumplir lo prometido a la ciudadanía salmantina.