Salamanca

UPL traslada al Senado la problemática del puente de Cantaracillo derribado por ADIF

19 mayo, 2021 12:25

Tras la falta de compromiso del Estado ante las sucesivas peticiones cursadas desde Cantaracillo, en la comarca de Peñaranda, para que se restituya el puente sobre la vía férrea derribado por la empresa estatal ADIF, desde Unión del Pueblo Leonés (UPL) se ha trasladado al Senado dicha problemática, buscando “que el Estado se comprometa a ejecutar la construcción de un nuevo puente que sustituya al destruido, cuyo derribo está causando notables trastornos a los agricultores del municipio”.



En este aspecto, los leonesistas solicitan a ADIF que reconstruya dicho puente, ya sea considerándolo competencia propia o de forma subsidiaria, y recuerdan que dicha empresa estatal sí se encargó de reconstruir hace años varios puentes sobre la misma línea férrea Salamanca-Ávila en pueblos limítrofes a Cantaracillo, concretamente en localidades de la provincia de Ávila como Gimialcón o Salvadiós, con fondos FEADER, por lo que desde Unión del Pueblo Leonés señalan que “no entendemos por qué ADIF no hizo lo mismo en el caso de Cantaracillo”.



Respecto al puente en cuestión, este salvaba la vía férrea Salamanca-Ávila en el término municipal de Cantaracillo, concretamente en el conocido como camino de Bercimuelle, hasta que en el año 2013 la empresa Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), cuya matriz es el Ministerio de Fomento, acometió su derribo, justificando esta decisión en su mal estado, si bien planteando la posibilidad de que se erigiese un puente nuevo que sustituyese al derribado.



Sin embargo, transcurridos ocho años desde el mencionado derribo del puente de Cantaracillo sobre la vía férrea, y pese a las sucesivas peticiones cursadas desde dicha localidad salmantina, ADIF no ha sustituido dicha infraestructura por otra nueva, motivo por el cual, según recuerdan desde UPL, “los agricultores y ganaderos del municipio se ven notablemente perjudicados, al tener que realizar grandes rodeos para acceder a algunas fincas, al suprimir el paso que facilitaba el mencionado puente”.



Por otro lado, los leonesistas señalan que “tomando en consideración que ADIF fue el responsable del derribo del antiguo puente, que el nuevo debería erigirse en el mismo sitio para no causar perjuicios (esto es, salvando la vía férrea, competencia de ADIF), y que el escaso número de habitantes del municipio de Cantaracillo dificultaría sobremanera a su ayuntamiento el afrontar los gastos de ejecutar un nuevo puente por sí mismo, lo razonable a priori sería que subsidiariamente ADIF construyese un puente en Cantaracillo sobre la vía férrea Salamanca-Ávila en el mismo punto en el que derribó el existente en 2013 por considerar que estaba en mal estado de conservación, salvando con ello las dificultades y perjuicios planteados actualmente a agricultores y ganaderos del municipio”.



No obstante, ADIF y el Gobierno, en sus comunicaciones con el ayuntamiento de Cantaracillo sobre este asunto, afirman que la titularidad sobre el puente es del consistorio, justificándolo en que los caminos son de titularidad municipal. Sin embargo, desde Unión del Pueblo Leonés consideran que esta cuestión no está clara, ya que “no han aportado documentación que acredite que la titularidad y competencia es municipal”, e indicando que “han obviado que la vía, causante de la necesidad del puente por romper la comunicación entre los caminos existentes a ambos lados de la vía, es competencia de ADIF”.



Asimismo, a los leonesistas les llama la atención “que en escrito remitido por el Delegado del Gobierno en Castilla y León al ayuntamiento de Cantaracillo el 11 de noviembre de 2013, dicho órgano gubernamental señalase la posibilidad de que ADIF derribase el puente mediante ejecución subsidiaria, repercutiendo los costes al consistorio, pero sin embargo no estableciese la posibilidad de que ADIF acometiese de forma subsidiaria el arreglo del puente en las mismas condiciones establecidas ante el planteado derribo que posteriormente se ejecutó”.



Por todo ello, desde UPL se han registrado en el Senado, a través del senador de Compromís, Carles Mulet, las siguientes preguntas para su respuesta por parte del Gobierno:



1.- ¿Va a ejecutar el Gobierno, por sí mismo o de forma subsidiaria, la sustitución del antiguo puente de Cantaracillo sobre la vía férrea Salamanca-Ávila, derribado en 2013, por uno nuevo?



2.- ¿Cómo explica el Gobierno que, más de siete años después del derribo del antiguo puente de Cantaracillo sobre la vía férrea Salamanca-Ávila, aún no se haya construido un nuevo puente en sustitución del derribado por ADIF en 2013?



3.- ¿Cómo valora el Gobierno el perjuicio que está generando desde hace años a los agricultores y ganaderos de Cantaracillo para su desplazamiento a las fincas de diversas zonas del municipio el hecho de privarles de una infraestructura como el puente que hasta 2013 existía sobre la vía férrea Salamanca-Ávila?



4.- ¿Cómo explica el Gobierno que el 11 de noviembre de 2013 el Delegado del Gobierno en Castilla y León plantease al ayuntamiento de Cantaracillo la posibilidad de que ADIF derribase el puente mediante ejecución subsidiaria, repercutiendo los costes al consistorio, pero sin embargo no estableciese la posibilidad de que ADIF acometiese de forma subsidiaria el arreglo del puente en las mismas condiciones establecidas ante el planteado derribo que posteriormente se ejecutó?



5.- ¿En qué ley o normativa se ampara ADIF para afirmar que la titularidad del puente de Cantaracillo sobre la vía férrea Salamanca-Ávila y por tanto su reconstrucción, recae en el ayuntamiento de Cantaracillo?



6.- ¿Por qué ADIF sí se encargó de reconstruir hace años varios puentes sobre la misma línea férrea Salamanca-Ávila en pueblos limítrofes a Cantaracillo, concretamente en localidades de la provincia de Ávila como Gimialcón o Salvadiós, con fondos FEADER, y no hizo lo mismo en el caso de Cantaracillo?