Salamanca

Lumbrales muestra el camino con el Grupo La Búsqueda de cómo se puede disfrutar de una fiesta

16 mayo, 2021 00:54

En estos tiempos que corren de pandemia de Covid-19, con Castilla y León casi en fase 3 y, según avanzan los datos en fase 2 y 1 quizás a mediados del próximo mes de junio, con la 'nueva normalidad' allá para finales del próximo mes -siendo medianamente optimistas, como apunta el vicepresidente Francisco Igea- el Ayuntamiento de Lumbrales, que preside Carlos Pedraz, así como el teniente de alcalde, Jesús Herrero, y la concejala de Cultura, Rosa del Pozo, quisieron que los vecinos celebraran, de alguna forma, su tradicional fiesta de San Isidro, porque ya es el segundo año, por la pandemia, que no se celebra la feria.

Puestos manos a la obra y, junto al empresario y músico, Carlos de la Calle, organizaron una fiesta/verbena al modo pandemia con el Grupo La Búsqueda. Y, a pesar de los agoreros locales en las redes sociales, todo resultó un éxito, a tenor de las opiniones de las cerca de 200 personas que disfrutaron a lo lindo de este primer evento de 2021 en toda la provincia salmantina. Cuando las cosas se organizan con respeto a las normas en vigor -temperatura, trazabilidad, gel hidroalcohólico, distancia de seguridad y asiento- y, además, el Grupo La Búsqueda -con Luis Cotobal en primera línea- dándolo todo, entregado y haciendo partícipe al público, nada puede resultar más apropiado para iniciar, de buena manera, lo que puede ser un adelanto de las fiestas populares, a expensas de que según pasen las semanas, y quizás algún mes más, se puedan disfrutar de las verbenas gracias a la vacunación masiva y la responsabilidad ciudadana.

Lumbrales y el Grupo La Búsqueda abren el camino a que otros ayuntamientos se animen y comiencen a organizar sus fiestas -aunque sea de esta manera, de momento-, porque dejaron patente los vecinos lumbralenses que los ciudadanos quieren ya divertirse. Sólo había que verlos moviendo sus manos, sus pies, coreando, aplaudiendo y con ganas de marcarse un paso. Aunque de momento habrá que esperar para bailar 'La Campanera' -ese himno de las verbenas de pueblo- pero, más pronto que tarde, llegará.

Una estupenda tarde/noche de San Isidro, muy agradecida por los vecinos, y también por los músicos y las orquestas, que llevan más de un año sin facturación alguna y, por desgracia, son decenas de miles de personas de las fiestas populares las que están perjudicadas en esta tremenda crisis del coronavirus. Ellos también son cultura y mueven muchos cientos de millones de euros de manera directa o indirecta y, sobre todo, la mayoría de los negocios de esa España vacía y vaciada -sobre todo en Castilla y León-  que dependen de sus fiestas populares/patronales para subsistir. Y eso fue lo que enseñó Liminares, con la Rosa de Lumbrales al frente, de que pueden convivir, todavía, las restricciones y la diversión. Solo es comenzar a planificar y tener esperanzas en un verano en que los pueblos vuelvan a ser pueblos.

Por lo demás, gratamente sorprendió el Grupo La Búsqueda, a pesar de los pocos ensayos, de ser el primer 'bolo' y con limitaciones de movimiento, sonido e iluminación. Pero cuando la profesión se ejerce con el corazón y la responsabilidad todo resulta mejor. Buen repertorio, animado y animoso. Y, sobre todo, que se puede disfrutar. Lo principal es empezar... lo demás vendrá después. Pero no se debe olvidar que 'la cultura es segura' y la fiesta también.

El Grupo La Búsqueda animó con un repertorio muy animado la tarde de San Isidro, a falta de otros eventos como la tradicional Feria./ FALCAO