Salamanca

El Ayuntamiento de Salamanca aprueba un Presupuesto de 182 millones de euros en un Pleno con ausencias y 'fair play'

5 febrero, 2021 11:24

El Pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado inicialmente el proyecto de Presupuestos municipales para 2021 con el apoyo de los grupos Popular y Ciudadanos, con la abstención de la edil de Podemos y el concejal no adscrito, y el voto en contra de los representantes del PSOE e Izquierda Unida.

De esta forma, han salido inicialmente adelante unas cuentas para el presente año que contemplan unas partidas globales de ingresos y gastos por un montante total de 181.975.773 euros, "casi un 15 por ciento más" que en 2020, según ha reseñado el concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez, durante su presentación del documento económico.

La sesión, con carácter extraordinario y celebrada de manera semipresencial desde el Palacio de Congresos, ha sido atípica al haber estado presidida por la primer teniente de alcalde, Ana Suárez, ante la ausencia del alcalde, Carlos García Carbayo, actualmente ingresado en el Hospital de Salamanca por covid, además de la baja también en la sesión del concejal de Deportes, Javier García Rubio, también hospitalizado por complicaciones de salud por la misma pandemia.

Ante esta circunstancia, al comenzar la sesión Ana Suárez ha querido mandar "un recuerdo muy cariñoso" a los dos compañeros de corporación ingresados y ha mostrado su deseo de que "muy prontito" ambos vuelvan a la actividad municipal.

Después de que otros representantes municipales también les hayan mandado su apoyo, como el portavoz del Grupo Socialista, José Luis Mateos, y el concejal Fernando Rodríguez, concretamente en el momento de la votación, dos ediles del PSOE, José María Collados y Erica Polo, se han desconectado de la sesión para no votar telemáticamente y así mantener "el régimen de mayorías" alcanzado en las urnas.

Este hecho, ha permitido al equipo de Gobierno, conformado por PP y Ciudadanos, mantener la mayoría en la sesión, como es habitual cuando no hay ausencias como las condicionadas ahora por la pandemia, "un gesto de cortesía y solidaridad" de la formación socialista que ha agradecido públicamente durante la sesión el portavoz del ejecutivo local, Fernando Rodríguez.

PRESUPUESTO



Precisamente, ha sido Rodríguez el encargado de analizar el presupuesto, posteriormente aprobado y que ha incorporado las 33 medidas del acuerdo de medidas 'anticovid', aprobado por todos los grupos , en el que también ha incidido el edil de Ciudadanos Juan José Sánchez, como socio de gobierno en Salamanca.

El edil responsable del área de Hacienda ha detallado que el equipo de gobierno contempla una disminución de ingresos corrientes de 1.256.898 euros, por la decisión municipal de "congelar" tributos, precios públicos y tarifas, por la aplicación de medidas como la prórroga de la reducción de las tasas al 99 por ciento de terrazas y otros puestos en la calle, debido a la pandemia, o la previsión de menos ingresos por la crisis asociada al coronavirus.

A pesar de la reducción en los ingresos, dentro de unas previsiones "prudentes y realistas", Rodríguez ha avanzado que el impacto será "menor" al inicialmente posible por la flexibilización en la deuda, que permitirá pedir un préstamo de 43,2 millones de euros, una cantidad que difiere de los 6,7 del año pasado en este mismo concepto.

El propósito municipal, tal y como ha continuado, es destinar 83,5 millones, el 46 por ciento del total, a cumplir con las medidas del pacto municipal de todos los grupos para "reactivar la economía local" y "generar actividad económica y empleo".

Ya en el apartado concreto de inversiones, ha reseñado, como ya hiciera en su presentación pública, que será de unos 60 millones de euros, contemplando las partidas concretas del consistorio y también las del Patronato de Vivienda y Zaldesa.

Por otra parte, del total del gasto municipal, 104,85 millones de euros, es decir el 57 por ciento, estarán destinados al gasto social para "dar respuesta" a las situaciones generadas por la pandemia de dificultades económicas y de desempleo en familias.

OPOSICIÓN



El portavoz del Grupo Socialista, José Luis Mateos, ha lamentado la oportunidad que considera perdida con estos presupuestos para presentar "un proyecto de ciudad" en el documento llevado al pleno, y ha criticado al ejecutivo local por "pretender taponar una hemorragia con una tirita" a través de unas cuentas que "no cumplen con la legalidad vigente" y que "no plantean soluciones eficaces".

Ante una situación "dramática" por la pandemia y sus efectos, Mateos ha insistido en que "hacen falta decisiones ambiciosas" y ha mostrado su malestar por el proyecto presentado, en el que "se acumulan" inversiones de ejercicios previos, que se presentan "año tras año" y que "no se cumplen".

Asimismo, ha insistido en que se han quedado "más de 14 millones de euros sin invertir" del pasado presupuesto y cuatro millones de euros de los presupuestados para ayudas a familias y empresas que tampoco se han usado como inicialmente estaba previsto, según sus palabras. Así lo ha manifestado durante una intervención en la que ha acusado a los integrantes de Ciudadanos, como socios de gobierno en el consistorio, por tirar "a la basura" la "regeneración" de la que hablaban y por ser con sus acciones "ya todos del Partido Popular".

GRUPO MIXTO Y NO ADSCRITO



Por parte del Grupo Mixto, la edil de Podemos, Carmen Díez se ha abstenido a la hora de votar las cuentas por contar dentro con las medidas alcanzadas en el pacto de todos los grupos y por incluir "algunas cosas buenas", aunque ha reseñado que "otras no" como la renovación del alumbrado de la Plaza Mayor o del CAEM, que son proyectos que "pueden esperar" y otros como los de Edusi Tormes +, con iniciativas que "se están sobredimensionando".

También se ha abstenido el concejal no adscrito, anteriormente de Ciudadanos, Ricardo Ortiz, al ver "algunas cosas interesantes", no obstante ha criticado el nivel de endeudamiento, sobre el que ha reflexionado sobre si en un futuro se podrá pagar, y ha instado a promover planes concretos para el turismo, la enseñanza del español, la transformación digital, entre otros ámbitos, que vayan más allá de las ayudas iniciales.

Al igual que el PSOE, ha votado en contra la concejal Virginia Carrera, de Izquierda Unida, quien ha acusado al equipo de gobierno de presentar un documento "sin nuevas ideas y sin novedades" y ha aprovechado para presentar sus alegaciones que pasan por un incremento de personal en los "necesarios" servicios públicos o ayudas directas para negocios que no entran en el Plan COVID, mercados ecológicos en los barrios, un plan de apoyo a la cultura, la inclusión de columpios inclusivos en todos los parques o un área de autocaravanas.