Salamanca

El Salamanca UDS necesita 'conjuros, sapos e bruxas'

29 octubre, 2018 17:05

El sótano del Salamanca UDS descubre una planta nueva. Los de Antonio Calderón se mostraron incapaces ante un Pontevedra que aprovechó los infantiles errores del cuadro charro para anotarse los tres puntos (2-0). Un nefasto Alcolea regaló el primer gol a Kevin Pesa en el minuto 17 y Arruabarrena consiguió el segundo en el 24'. No hubo más. Bueno sí, un rosario inagotable de minutos de la basura que a buen seguro disfrutaron los jugadores gallegos bajo el manto de agua que cubrió Pasarón durante todo el choque.

Y eso que empezó bien el conjunto de Calderón. De hecho, al paso por el minuto seis tuvo una clarísima ocasión doble para adelantarse en el marcador. Calero ganó la línea de fondo y puso el pase de la muerte al punto de penalti donde Manu Molina remató con el interior. El central Campillo lo sacó bajo palos y el rechace no pudo aprovecharlo Calero que remató a las manos de Sousa. La siguiente también fue para el Salamanca, en el 15, tras un gran centro de Fer Ruiz que alcanzó a rematar Héctor en el primer palo, pero que se encontró a Sousa bien posicionado. La puesta en escena del conjunto charro había sido más que aceptable y estaba haciendo cosquillas a la defensa gallega.

Sin embargo, el fútbol tiene estas cosas. En el 17', Kevin Presa encontró un balón perdido en la frontal, remató flojo y centrado, pero Alcolea se la comió con patatas. Garrafal fallo del guardameta del Salamanca que no interpuso el cuerpo entre sus manos y la portería como si de un benjamín se tratara. El Salamanca acusó el tanto y el Pontevedra se vino arriba. El segundo mazazo llegó en el minuto 24 cuando un gran servicio desde la parte izquierda de Álex González fue rematado por Arruabarrena, solo, en el punto de penalti.

El Salamanca que fue a Pasarón con ganas de ahuyentar sus fantasmas estaba viendo cómo las meigas se lo comían por los pies. Reaccionó, sin embargo, el cuadro de Calderón, que contemplaba perplejo lo acontecido sobre el césped. Fer Ruiz recibió un gran pase filtrado en el 26', pero se encontró de nuevo con un acertado Edu Sousa que sacó un pie providencial para evitar el tanto. A los diez minutos, Armando remató hacia atrás un buen centro de Tyson, pero se le fue alto. El Salamanca no supo descifrar la posición de Álex González que apareció con mucho peligo entre líneas.

Antonio Calderón buscó respuestas en el banquillo y dejó en el vestuario a Junior para dar entrada a José García. El equipo no mejoró en la sintomatología y el Pontevedra campó a sus anchas por el césped de Pasarón. Lo intentó de forma tímida el propio José García desde muy lejos en el 47',pero su remate resultó fácil, sí, para el meta gallego. Después, una falta al borde del área sirvió para advertir de la presencia del Pontevedra todavía dispuesto a hacer daño en la portería rival.

El técnico del Salamanca, que había decidido prescindir de Owusu en el once inicial, tiró de él a falta de medio hora para intentar solucionar el desaguisado. No cambió demasiado su presencia en el campo. Al menos en lo que al juego se refiere porque sí tuvo influencia en el brazo de Churre que se tuvo que retirar lesionado tras un encontronazo con el extremo ghanés que vio la amarilla. Muy fea la caída del jugador del Pontevedra. En el 73' fue Moussa quien entró al terreno de juego por Héctor Gómez para intentar el milagro. 'Conjuros, sapos e bruxas' necesita el Salamanca UDS para revertir la situación en la que se encuentra el equipo.

En el minuto 74, Alcolea tuvo la oportunidad de redimir parte de su error en la primera parte con un soberbio paradón a remate de Álex González. Pero la jugada tuvo tela. Toño complicó la vida a Armando que se ahogó directamente en el vaso de agua. Se la entregó a Arruabarrena que aguantó hasta ceder a González para dejarlo solo. Ahí encontró la fenomenal respuesta del portero sacando la pierna a contrapié. Hasta el final, recital del conjunto gallego que pudo marcar más goles ante un Salamanca inoperante.