Palencia

Alarma roja del Patrimonio palentino

16 enero, 2021 21:04

David Herrero 

La Lista Roja del Patrimonio de la Asociación Hispania Nostra recoge en su listado un total de 41 bienes patrimoniales localizados en la provincia de Palencia, de los que 32 están enmarcados en el color rojo por su peligro y otro más en la Lista Negra, debido a su desaparición o perdida de los valores arquitectónicos. Los ocho restantes se estructuran en el color verde, tras desaparecer el riesgo que presentaban al haber sido intervenidos.

La iniciativa, nacida en noviembre de 2007, persigue dar a conocer y proteger aquella parte de del Patrimonio cultural y natural que se encuentra en abandono y en peligro. Para ello, recoge aquellos elementos del Patrimonio Histórico español que se encuentren sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

Con 32 bienes activos con riesgo en la provincia, uno de los miembros del Comité Científico de la Lista Roja, Alfonso Muñoz, afirma en declaraciones a la Agencia Ical que “Palencia tiene bastantes bienes culturales adscritos a ella, una línea que sigue, en general, Castilla y León”. No obstante, señala que “hay diversos bienes que han salido de la misma y se han integrado en la Lista Verde, lo que indica que, en esos casos puntuales, se ha mejorado su situación”.

Entre los afectados, se localiza la estación de ferrocarril de Las Cabañas de Castilla, una de las primeras erigidas en España, la esclusa 15 del Canal de Castilla, el Castillo de Palenzuela y Torremormojón o el Monasterio de San Salvador de Nucales, entre otros. No obstante, relata que la cantidad “no es indicativa del estado del Patrimonio, sino de la concienciación y de las ganas de colaborar de la ciudadanía”, dado que, para entrar en dicha lista, debe existir gente que llame la atención y de la voz de alarma.

En líneas generales, dicha concienciación y atención “ha evolucionado en toda España, con cada vez un mayor interés. Más si cabe en lugares pequeños, donde dichos bienes pueden ser una fuente de riqueza y empleo, motivo por el que se valora especialmente”.

Razones de entrada

Hay que tener en cuenta que, a nivel nacional, hay un total de 1.011 bienes en la Lista Roja, de los que 172 han pasado a la Lista Verde, por lo que solo quedan en peligro unas 831 fichas en activo. Unos datos que chocan con los 16.000 Bienes de Interés Cultural presentes en España, por lo que representarían un porcentaje muy pequeño. “No es que todo el patrimonio esté en mal estado, ya que en el país se ha llevado a cabo una labor muy importante de inversión, de la mano de distintas políticas y administraciones”, apunta Muñoz.

El procedimiento de entrada de un bien en la Lista Roja de Hispania Nostra se centra en dos factores fundamentales. Por un lado, que el elemento en cuestión “posea un valor patrimonial claro” y que, en segundo lugar, “exista un riesgo de desaparición o de pérdidas de dichos valores”. Estos puntos claves son los que analiza y juzga el Comité Científico de la Lista Roja, aunque la iniciativa radica “desde un aviso participativo, ya sea desde un ciudadano particular o una asociación”, recalca.

Reconoce que estas situaciones se dan porque, en ocasiones, “no se mantienen y conservan los edificios, además de la existencia de planes urbanísticos o infraestructuras que cambian la fisonomía de ciertas zonas”. Hay diversos riesgos, pero “el más frecuente es la falta de uso, el abandono o la escasez de mantenimiento”.

Por su parte, el miembro del Comité Científico asegura que su labor “es llamar la atención sobre el peligro que corren determinados bienes, donde el propietario, sea un particular o una administración, debería de tomar las medidas necesarias para que se conserven”.

A mayores, dichas administraciones competentes, en su mayoría las autonómicas, “son las que tienen que supervisar y velar que todas las acciones necesarias se hagan”. Aun así, en esta labor, tanto los ayuntamientos como las diputaciones provinciales, juegan una labor importante de manera colaborativa, que “provoca la salvación de los aspectos afectados”.

Lista Verde y Negra

De los 41 bienes totales integrados en la Lista Roja del Patrimonio, han salido ocho de ellos para pasar al ámbito verde, tras desaparecer el riesgo que presentaban al haber sido intervenidos. Hacen referencia al Cristo del Otero (2014), Ermita de San Pelayo de Perazancas de Ojeda (2013), Iglesia de San Pedro (2010), Yacimiento de Monte Bernorio (2010), Iglesia de San Juan Bautista de Respenda de Aguilar (2008), Puerto fluvial de Alar del Rey (2008), Monasterio de Santa Cruz de la Zarza (2008), Monasterio de San Pelayo del Cerrato (2007).

En ese sentido, el Monasterio-hospital de Santa María de las Tiendas, en la localidad palentina de Lédigos de la Cueza, es el único bien de la provincia que está inmerso en la Lista Negra. En ella van aquellos que estaban en la Lista Roja y que han desaparecido. Es decir, que “no se puede conservar o eliminar el riesgo porque directamente han sido derribados, por lo que ya no tiene sentido que estén en la roja, al no existir elemento patrimonial”. “Son pocos, por suerte”, traslada.

Alfonso Muñoz anima a toda la gente para que, en el momento que se observe un edificio en mal estado o con riesgo de desaparición, lo comunique y se ponga en contacto con Hispania Nostra, a través de un formulario existente en su página web.

Además, comenta que la asociación tiene un sistema de micromecenazgo para aquellos casos en los que hay que salvar un edificio, pero los agentes implicados de la zona no tiene los medios necesarios para ello. De esa forma, Hispania Nostra fomenta que haya ese tipo de campañas para poder ayudar en esos casos.