León Va a marcar, sin lugar a dudas, una nueva dinámica en el futuro, en la apuesta por ciudades verdes, ciudades ecológicas, ciudades sostenibles, y lo que es más importante, ciudades saludables donde la salud de los ciudadanos prime por encima de todo.

ENTREVISTA | José Antonio Diez (alcalde de León): "Nunca podrán combatir contra el propio sentimiento de los leoneses"

29 noviembre, 2020 08:30

El alcalde de León, el socialista José Antonio Diez Díaz, gobierna con minoría uno de los principales ayuntamientos de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, contra la que lucha y trabaja para abandonar y formar la Región Leonesa. Fue concejal del Ayuntamiento de León desde 2007, siendo responsable de Seguridad y Movilidad, y portavoz del Grupo Socialista desde julio de 2012, después de que Paco Fernández abandonara la política activa. También es secretario general de la agrupación local del PSOE de León, la más numerosa en afiliación en Castilla y León.



El 27 de diciembre de 2019, bajo su mandato como alcalde de León, se aprobó una moción junto a la Unión del Pueblo Leonés (UPL) , un Independiente y el propio grupo del PSOE local de León con Díez a la cabeza, con base en la activación del Artículo 143 de la Constitución Española, en favor de que la Región de León pudiera constituirse en una Comunidad Autónoma separada de la actual Castilla y León. Esta moción intentó abrir un debate autonómico conocido como 'leonesismo' en la provincia de León puesto que más ayuntamientos están votando esta misma moción, como hacen igualmente otros varios en las provincias de Salamanca y Zamora. Una brecha que no ha echo más que prenderse y de la que Diez habla abiertamente en esta entrevista con NOTICIASCYL.



¿Alcalde, quién iba a imaginar esta situación cuando tomó posesión hace apenas año y medio?

No pensaba en mí como alcalde, ni ningún ciudadano ni dirigente, no solamente de este país, sino a nivel mundial. Por lo tanto, hemos tenido todos, dirigentes, ciudadanos, todas las instituciones e incluso todo el sector económico, que adaptarnos de alguna manera a esta nueva situación que ha sido y sigue siendo muy compleja, pero que todos tenemos la confianza en que no en mucho tiempo podamos ir retomando, al menos, cierta actividad y normalidad. Aunque sabemos que la normalidad absoluta tardará mucho tiempo en llegar. Cierto, nadie podía pensar esto, nadie estaba preparado para afrontar esta situación. Eso también se ha notado en la falta de preparación o de previsión ante esta pandemia.

Poco a poco la situación de pandemia parece que va mejorando, pero muy lentamente, de una manera un tanto errática

¿En qué situación de pandemia se encuentra la ciudad de León?

La ciudad de León tiene unos datos, por hablar a nivel autonómico, de una situación media. Somos una ciudad que no estamos ni con los peores datos ni tampoco con los mejores. Tenemos una ratio entre los últimos siete y catorce días del 50 por ciento, que es un buen dato. La transmisibilidad está por debajo del 1, que también es un dato positivo, pero seguimos con muchas dificultades. Nuestro número de contagios por 100.000 habitantes supera claramente los 500 y, por tanto, la preocupación sigue estando ahí. Poco a poco la situación va mejorando, pero muy lentamente, de una manera un poco también errática. Hay momentos en los que parece que mejora, en otros parece que no, por tanto la situación sigue siendo de preocupación y de mucha responsabilidad, no solamente desde la administración local, sino también por parte de todos los ciudadanos y del tejido económico que realmente es el que arrastra la crisis.

Alcalde, un serio problema el de la hostelería y el comercio en una ciudad de servicios como León.

El problema está siendo de un calado muy importante. No estamos hablando solo de una ciudad que evidentemente es una ciudad de servicios, como casi todas las ciudades, pero en León todavía tiene un peso mayor, ya que es una ciudad prácticamente sin industria. Nuestro tejido industrial se centra básicamente en el polo tecnológico y en el bio farmacéutico. Fuera de ahí nuestra industria es muy baja. Por lo tanto, los servicios son la base y lo esencial de nuestra economía. En dos sectores, el comercio y la hostelería, pero principalmente este último está siendo muy castigado. Ello tiene una traslación muy directa también sobre la ciudad, no sobre la sociedad, sino sobre la economía. Tenemos una gran preocupación porque llevamos mucho tiempo, y cuando digo llevamos, me pongo en nombre del sector esperando a aquellas ayudas comprometidas desde hace muchísimos meses, especialmente por la Comunidad Autónoma, y que no solamente no acaban de llegar, es que ni siquiera las acaban de sacar.

¿Qué medidas ha tomado el Ayuntamiento de León en estos casi diez meses de pandemia?

Hemos tomado muchas medidas desde el inicio. La primera que tomamos fue incluso antes de que se decretara el estado de alarma, el cierre de todas las actividades e instalaciones municipales, en previsión de lo que se nos venía encima. Eso nos ayudó a que algunos servicios, como la Residencia Municipal de Mayores, hayan estado durante muchísimo tiempo con cero contagios. Es cierto que ahora, en esta última etapa, hemos tenido algún caso, pero fue un ejemplo de gestión. 

Luego, hemos adoptado decisiones que han afectado tanto a las familias como a los sectores económicos. Hemos adoptado muchas medidas que les supusieran un alivio, una ayuda desde el punto de vista de su relación con la Administración y desde el punto de vista económico, entre las más destacadas, como de ejemplo, los fondos o  bonos al consumo que sacamos con una inversión de medio millón de euros por parte del Ayuntamiento, y dos millones puestos a disposición en la calle del Comercio, que han servido para aliviar la situación de las familias. También hay un sector que se encontraba y encuentra muy dañado, como es el comercio y la hostelería. Hemos hecho mejoras fiscales en la hostelería, un sector que ha sufrido y sigue sufriendo mucho. Además, hemos destinado más de medio millón de euros adicionales al sector del turismo. Hemos buscado medidas de modificación y de exención, en este caso con el IBI y el 50 por ciento de las familias numerosas. Hemos tomado muchísimas medidas, hemos contribuido también con la hostelería con la ampliación de la explotación de terrazas y la eliminación de tasas.

Son muchas las medidas que hemos adoptado desde el Ayuntamiento, con las pocas competencias que tenemos y con los escasos recursos económicos de que disponemos. Hay que tener en cuenta que el Ayuntamiento de León ha dejado de ingresar en torno a unos 4.5 millones de euros respecto de lo que era la previsión inicial. Con esa reducción hemos tenido que seguir manteniendo nuestra prestación de servicios e intentar ayudar en la medida de lo posible a los ciudadanos.

Además, debo recordar que todas estas medidas las hemos adoptado dentro del marco del Diálogo Social, con el objetivo de estimular el crecimiento económico y la creación y mantenimiento de los puestos de trabajo. Hemos echado en falta, evidentemente, ayudas desde otras administraciones que bien teniendo competencias, no las han asumido ya.

El alcalde de León, José Antonio Diez, durante la entrevista celebrada en el Ayuntamiento./ FALCAO

Me ha molestado que cuando las cosas parece que no van bien, haya quien rehuya de sus responsabilidades y las quiera hacer recaer sobre terceros, los ayuntamientos



Quienes 'somos de fuera', por decirlo de alguna manera, siempre lo hemos visto como una persona crítica y reivindicativa con algunas decisiones que se han tomado desde el Gobierno regional.

No quiero ser ni crítico ni reivindicativo respecto a las decisiones que se adoptan en el ámbito de la salud pública, pero sí me ha molestado, en más de una ocasión, que cuando las cosas parece que no van bien, haya quien rehuya de sus responsabilidades y las quiera hacer recaer sobre terceros en este caso los ayuntamientos. Creo que desde la Administración autonómica, y en concreto desde la Vicepresidencia y la Consejería de Sanidad, hubo un tiempo en que, afortunadamente creo que se les ha pasado ya, parecía que los culpables de que la situación pandémica no fuera mejorando de manera ostensible, era de alguna manera de los ayuntamientos, que no hacíamos un control, que no vigilábamos, etcétera. Cuando la realidad la sabe todo el mundo, el problema de esta pandemia y la situación en la que nos encontramos, con estos cierres y con estas reducciones de actividad, es como consecuencia de un ineficiente servicio de atención sanitaria o de salud pública. Son más de dos décadas aplicando recortes de manera permanente, no solamente en las infraestructuras o en los equipamientos, sino también en el personal y en su situación laboral, que tenían que desembocar en una situación insostenible del sistema sanitario como consecuencia de esos recortes, que llevan ahora a que tengamos que tener cerrada la hostelería o a situaciones de estas características que padecemos.

¿No cree que el vicepresidente Igea tampoco ha dejado de echar leña al fuego en ciertos momentos, como critican desde diversos ámbitos políticos?

Sabemos que el vicepresidente Igea es un hombre muy activo en ese sentido, le gusta opinar y hablar. Y creo que, como le he dicho más de una vez en algunas de las pocas reuniones que hemos mantenido, no comparto gran parte de sus criterios. Creo que, como digo, las administraciones locales no solamente en León, sino en toda España, hemos sido las que hemos realizado de verdad el mayor esfuerzo con los menores recursos posibles. No deberíamos ser objeto prácticamente de ninguna crítica, sino de alabanza, porque hemos sido el sostén de la sociedad durante todos estos meses, y que no se han dado desde otras administraciones con mayores recursos y competencias. Pero dada su ineficacia, no solamente en la gestión, sino también en la toma de decisiones, nos han llevado a las situaciones realmente caóticas, como las que llevamos meses padeciendo, con medidas que no se implementan definitivamente, y cuestiones que no están nada claras. Además, faltan recursos económicos. Este Ayuntamiento desde que empezó la pandemia  ha recibido un millón de euros suplementarios en cuestión de la pandemia, teniendo alguna parte de ese dinero que ha recibido connotaciones específicas, como ha sido, por ejemplo, las becas de comedor, que era una competencia de la Comunidad Autónoma, que nos hicieron gestionar a los propios ayuntamientos, pero no hemos recibido prácticamente ningún recurso adicional. Sí se han cumplido aquellos acuerdos que había previamente establecidos, pero adicionalmente no han corregido prácticamente nada. No digo ya los sectores económicos que todavía están esperando las ayudas.

León reivindica, defiende y pelea por una situación justa, algo que debería haberse establecido en el marco constitucional



¿Siente agravio León respecto a otras capitales de la Comunidad?

Yo no me siento agraviado. Pero León es una ciudad que tiene una callada sin causa específica dentro de esta Comunidad Autónoma. No se trata de ese discurso que parece que se busca de que si nos quitamos o que siempre estamos comparando. No se trata de eso. Nosotros lo que reivindicamos y defendemos y peleamos es por una situación justa, algo que debería haberse establecido en el marco constitucional desde el inicio y, por tanto, no estoy todo el día pensando que a otro le dan más o menos.

Ahora, lo que sí es cierto y he insistido muchísimas veces en ello, es que esta Comunidad Autónoma se ha convertido en un absoluto centralismo, una Comunidad centralizadora, donde hay una provincia y una ciudad que lo absorbe absolutamente todo, pero no en detrimento solo de León, sino de Salamanca, de Burgos, de Soria, de Palencia, absolutamente de todas las provincias de esta Comunidad. Por lo tanto, un Estado que intentó descentralizar dejando ciertas competencias a las Comunidades Autónomas, en el caso de Castilla y León se ha convertido en una gran centrifugadora y centralizadora de competencias de servicios, de población y de riqueza a favor de una ciudad y una provincia, Valladolid.

Vamos a ponernos en otra situación. Puede ser utópico o real. ¿Con León, Salamanca y Zamora formando una Comunidad distinta hubieran mejorado estas situaciones?

Estamos hablando de algo totalmente hipotético. Nadie puede saber qué hubiera pasado. Lo que sí estamos completamente seguros, yo creo que todos los leoneses, es que mejor nos hubiera ido, seguro. La situación de esta Comunidad Autónoma tiene los peores indicadores desde todos los puntos de vista y, sobre todo, si hablamos de la región leonesa, no hay mayor despoblación, menor tasa de actividad, mayor tasa de paro, envejecimiento, menos inversión, menos recursos. Por lo tanto, creo que una macro comunidad como la que en aquel momento se aprobó, se ha demostrado que con el origen inicial o la idea inicial de ser un contrapeso en el centro de España, para compensar los nacionalismos vasco y catalán, ha sido uno de los mayores fracasos que ha habido en la historia de este país. Por lo tanto, una vez que se ha visto y comprobado que esta Comunidad es un caso fallido, y que no produce más que divergencias y no genera, como digo, esas sinergias que podrían producir los territorios, llega el momento de que de alguna manera hay que plantearse que este modelo territorial que tenemos como Autonomía, no solamente no ha funcionado y no es eficiente, sino que tampoco es asumible por una Comunidad Autónoma de esta dimensión, más grande que algunas regiones o países europeos. Además, si le sumamos la capacidad de los dirigentes que tenemos, pues qué quiere que le vaya a contar ya.



Estos días atrás fueron muy duros con la Mesa por León los empresarios de Cecale y Fele.

Yo tampoco he sido desde el principio un gran defensor de la Mesa por León. No voy a decir que sea un detractor, ni un gran defensor. ¿Por qué? Creo que aquí, en esta ciudad, en esta provincia o en esta región, llevamos a muchas mesas muchos planes específicos y muchas cuestiones que realmente no han aportado ni servido para gran cosa, por no decir para nada. Por lo tanto, esta Mesa que surge en un momento en el que la reivindicación de ese derecho hacia una autonomía fuera del marco de lo que es ahora mismo, la autonomía de Castilla y León, surgió como un contrapeso, como intentar decir que aquí, en el momento que nos dieran cuatro migajas o cuatro inversiones, nos íbamos a callar la boca. Creo que primero, las migajas en las inversiones no nos van a cerrar nunca la boca, porque nunca serán suficientes y nunca podrán cubrir realmente el menoscabo que se ha hecho en esos capítulos con esta provincia y con esta región leonesa. Y por otro lado, porque hay algo con lo que nunca podrán combatir, que es contra el propio sentimiento de los leoneses, y contra algo que es mucho más importante, que es la propia Constitución Española.

Hay algo con lo que nunca podrán combatir, que es contra el propio sentimiento de los leoneses. Las inversiones no nos van a callar la boca, nunca serán suficientes ante el menoscabo sufrido por esta ciudad, esta provincia y esta región leonesa

¿Cree que le puede pasar factura este impulso del leonesismo en su partido?

No le voy a negar que he tenido mis conversaciones con el partido en relación a este tema. Lo que he dicho siempre es que hay un gran desconocimiento, fuera de nuestras fronteras provinciales, del problema que hay en la Región Leonesa. Por lo tanto, desde Madrid o desde otros puntos, y como puede comprobar en las múltiples entrevistas que me hicieron a nivel nacional, hay un gran desconocimiento de lo que pasa en la Región Leonesa. He pedido ya por dos ocasiones o tres una entrevista con la ministra de Administraciones Públicas, Carolina Arias, para explicar realmente cuál es la situación de la Región Leonesa, y cuál es nuestra pretensión, que se encuentra siempre dentro de un marco legal, constitucional y justo. Por lo tanto, mi partido, el Partido Socialista, es un partido en el que siempre han tenido cabida las distintas opiniones, las distintas cuestiones al afrontar los diferentes temas y también, por qué no, el territorial. Y en ese caso yo me encuentro cómodo en mi partido y espero que mi partido se encuentre también cómodo conmigo, aunque en ciertos momentos haya cuestiones en las que podamos discrepar.

¿Qué recorrido puede tener esa moción a favor de la Región Leonesa sabiendo cómo piensan las grandes estructuras de los dos mastodontes políticos, como son PP y PSOE?

La moción ya ha tenido sin duda sus resultados. Poquito a poquito, grano a grano, los distintos municipios y juntas vecinales, donde está realmente el poder de la ciudadanía, están cada vez más sumándose de una manera clara. Creo que, como he dicho anteriormente, la moción es el instrumento, pero lo importante es el sentimiento de los leoneses. Queremos no solamente hablar del propio sentimiento que tenemos como leoneses, de un gran desarraigo y no pertenencia a esta Comunidad Autónoma, sino de la defensa de lo nuestro, de nuestra historia, de nuestras tradiciones y, sobre todo, de poder tener las herramientas que nos permitan decidir sobre nuestro futuro. No queremos que nuestro futuro como pueblo se decida desde otro sitio y menos desde otra región. Queremos decidir nuestro futuro y, por tanto, si nos equivocamos, lo hacemos nosotros. No queremos que se equivoquen como llevan equivocándose más de 30 años con los leoneses.

No queremos que nuestro futuro como pueblo se decida desde otro sitio y menos desde otra región. No queremos que se equivoquen como llevan equivocándose más de 30 años con los leoneses

¿Cómo lleva el gobierno en minoría después de tantos años de PP en el Ayuntamiento de León?

Claramente que no tenemos un gobierno estable, gobernamos con el compañero de Podemos- Equo, que nos da una situación de 11 concejales, pero nos siguen faltando tres para tener una mayoría estable. Lo que estamos haciendo, como corresponde a un gobierno en minoría, es intentar llegar a acuerdos con otras formaciones políticas, en este caso con la que nos está siendo más sencillo llegar a estos acuerdos, porque tienen una mayor sintonía, especialmente con lo que es nuestro proyecto de ciudad. Con la que hay también una mayor conjunción en cuanto a la coherencia y conocimiento que tienen de la estructura y de las cuentas municipales con la Unión del Pueblo Leonés (UPL). Tengo que decir que hay cuestiones que no apoyan presentadas por el Partido Socialista, o dijéramos que han apoyado cuestiones que han presentado otras formaciones. Por lo tanto, yo lo dije desde el principio, desde que fui investido como alcalde, es una cuestión de saber dialogar, de saber escuchar e intentar llegar a acuerdos. Hay quien confunde llegar a acuerdos con consenso. No es lo mismo. El consenso es cuando participa absolutamente todo el mundo de las decisiones. Yo nunca dije que aquí todas las cosas tuvieran que ser por consenso, porque eso habría sido utópico, pero sí de llegar a acuerdos, y lo estamos haciendo de una manera satisfactoria durante este año y medio largo que llevamos. Son acuerdos que están permitiendo a esta ciudad posicionarse, avanzar y tener un modelo de ciudad que el tiempo evidentemente nos dirá si vamos por el lugar correcto.

Un tema que ha trascendido fuera de la ciudad es la urbanización de la avenida Ordoño II. Explíquele a los no leoneses qué es el proyecto Ordoño II.

Ordoño II es un proyecto que iba el primero en mi programa electoral. Por lo tanto, entiendo que me presenté a unas elecciones con ese proyecto y a nadie le puede chocar mi intención de llevarlo a cabo. Es un proyecto que va encaminado a una transformación de la ciudad, en la que yo creo que están apostando ahora mismo las ciudades, no solamente españolas, sino las europeas. Llevamos muchísimo tiempo apostando en ello, hacer unas ciudades más habitables, más sostenibles, más saludables y más seguras también. En ese sentido, Ordoño II, una avenida que se ha demostrado que no es necesaria tampoco desde el punto de vista de la movilidad del tráfico rodado en la ciudad, ha de ser una zona donde podamos volver a convivir todos los ciudadanos, que revitalice nuestra cultura, la sociedad, nuestro comercio y seamos también un modelo y un ejemplo para otras ciudades. Como también arriesgar y apostar por situaciones que a veces son difíciles de concebir, y más en este tipo de estructuras sociales que tenemos. Va a marcar, sin lugar a dudas, una nueva dinámica en el futuro, en la apuesta por ciudades verdes, ciudades ecológicas, ciudades sostenibles, y lo que es más importante, ciudades saludables donde la salud de los ciudadanos prime por encima de todo.

¿Qué proyecto, usted como alcalde, cree que necesita León durante esta legislatura?

Necesita muchas cosas, como prácticamente todas las ciudades de este país. La necesidad de inversiones en la diversidad de recursos es evidente. Pero León necesita algo principal, y es que los propios leoneses creamos en nosotros, que somos capaces de transformar y de cambiar y de validar esta situación, que no tenemos que andar a expensas de lo que otros segundos o terceros hagan por nosotros, sino que nosotros mismos tenemos que tener la capacidad y la posibilidad de cambiar las cosas. Yo creo que la sociedad está despertando en ese sentido. No tenemos por qué seguir siendo sumisos a nadie. Tenemos que ser reivindicativos ante una situación que siempre he dicho que es injusta, y es el derecho a nuestro autogobierno, a nuestra gestión, a nuestra posibilidad de mantenernos al margen de una Comunidad Autónoma que, evidentemente, se ha mostrado durante tantísimos años muy nociva para León y para sus intereses. Por lo tanto, lo que necesitamos solucionar es, en primer lugar,  luchar por lo nuestro y, en segundo lugar, que nos dejen decidir, poder gobernar y tomar nuestras propias decisiones.

No tenemos por qué seguir siendo sumisos a nadie. Tenemos que ser reivindicativos, pero ante todo reivindicativos ante una situación que siempre he dicho que es injusta



¿Qué piensa del protagonismo que está tomando Bildu, bien porque la oposición no suelta esa supuesta presa, bien por el acercamiento de los partidos del Gobierno?

Esa cuestión, como siempre, es la política, pues unos dicen a veces una cosa y la contraria. Aquí aparece la lógica de una formación que tiene representación política en el Congreso de los Diputados. Por lo tanto, es una formación netamente constitucional.

Hay otras fuerzas políticas que si las pudiéramos equiparar me daría incluso más miedo que de Bildu y, por lo tanto, entra dentro de lo que es el juego democrático y el juego político. A uno le puede gustar más y a otro puede gustar menos. Pero no se está negociando con nadie que esté fuera de lo que son las normas constitucionales, porque si no, no estarían en el Parlamento, y entra dentro de las posibilidades que hay en un Parlamento para poder llegar a acuerdos.

Siempre se nos achaca a los políticos que tenemos que ser capaces de dialogar y llegar a acuerdos, pero si nos pasamos todo el día poniendo vetos y trabas y barreras, va a ser muy difícil avanzar. Así que, por lo tanto, ya le digo que esto es una cuestión evidentemente política. Si uno dice que si otros dicen que no. Yo me acuerdo cuando otras formaciones pactaban o cambiaban el nombre de una banda terrorista para poder llegar a acuerdos y eso se veía bien y había terrorismo. Hoy no existe el terrorismo, y lo que hay es una formación evidentemente constitucional, elegida democráticamente y con representación del pueblo en el Parlamento español. Por lo tanto, es una opción más de las otras muchas que puede haber en un Parlamento.