León

Santovenia de la Valdoncina y Valverde de la Virgen reclaman la concentración parcelaria a la Junta

17 noviembre, 2020 11:12

Los Ayuntamientos de Valverde de la Virgen y Santovenia de la Valdoncina, han acordando formar una Comisión Intermunicipal, a fin de  reclamar y exigir a la Junta de Castilla y León y Organismos competentes  la puesta en marcha del Plan de Concentración parcelaria de los dos Ayuntamientos y que de forma sistemática se le viene aplazando desde hace varios años.

Desde el año 1997, que la Junta de Castilla y León, concreto  las bases definitivas para dar salida a la situación que viven más de 2.100 propietarios, con un número de parcelas superior a las 60.000, en una superficie de 9.000 hectáreas de superficie.

A pesar de los años transcurridos no se ha llegado a ejecutar la Concentración Parcelaria de la Zona Unificada de Santovenia de la Vladoncina-Valverde de la Virgen.

Ante la Agónica situación de la Campiña de la Zona de Santovenia de la Valdoncina y Valverde de la Virgen, el nuevo REGLAMENTO DE CONCENTRACIÓN PARCELARIA de la Comunidad de Castilla y León, nos da la oportunidad de RETOMAR Y RECLAMAR la CONCENTRACION PARCELARIA.

En el nuevo Reglamento de Concentración Parcelaria, plantean como criterios para continuar el Procedimiento de Concentración, las siguientes causas:

*Acusado MINIFUNDIO, este es el caso 60.000 parcelas.

*El abandono de la actividad agraria está generando la conservación de determinados ecosistemas, la degradación ambiental de los dos municipios y el aumento de del riesgo de incendios forestales.

Principios: reordenar la estructura de la propiedad conforme a criterios técnicos que permitan incorporarse a las explotaciones, gente joven para hacerlas rentables, adjudicar a cada propietario el menor número posible de fincas de reemplazo, adjudicar contiguas las fincas integradas en una misma explotación y fomentar la creación de explotaciones agrarias de dimensiones adecuadas, y de nuevos YACIMIENTOS de Productos, acordes a la climatología actual.

La ordenación permitirá, además, poner en valor la masa común de fincas sobrantes de las adjudicaciones de los lotes de reemplazo, pudiendo destinarse al banco de tierras o cediéndose a las entidades locales para la ejecución de infraestructuras comunes o la mejora medioambiental.

Entre los principales beneficios que conlleva la concentración parcelaria están los de productividad y competitividad con la corrección de desequilibrios, la mejora de la rentabilidad de las explotaciones al hacerlas más eficientes, el aumento de la posibilidad de diversificar producciones, el aumento de la eficiencia y la vida útil de la maquinaria, la mejora de la comunicación en el medio rural y la multiplicación de las funciones y los usos potenciales del suelo rústico.

Entre los principales beneficios que conlleva la concentración parcelaria están los de productividad y competitividad con la corrección de desequilibrios, la mejora de la rentabilidad de las explotaciones al hacerlas más eficientes, el aumento de la posibilidad de diversificar producciones, el aumento de la eficiencia y la vida útil de la maquinaria, la mejora de la comunicación en el medio rural y la multiplicación de las funciones y los usos potenciales del suelo rústico.

Entre los beneficios socioeconómicos de las concentraciones parcelarias está la mejora del nivel de vida de los agricultores, la posibilidad de atraer jóvenes y mujeres a la producción agraria, potenciar el desarrollo de la industria agroalimentaria y facilitar la comunicación en el medio rural. Las actuaciones de concentración parcelaria son una de las actuaciones más eficaces en el medio rural para potenciar la actividad y el empleo. Constituyen una herramienta contrastada de lucha contra el despoblamiento y los desequilibrios territoriales. Como ejemplo, el número de incorporaciones de jóvenes en zonas concentradas es un 40 % superior a zonas no concentradas, y la inversión privada de los agricultores para modernizar sus explotaciones es un 36 % mayor.

La mejora del ahorro energético, la reducción de la contaminación y del consumo de combustibles y la mejora de la calidad medioambiental son algunos de los objetivos de sostenibilidad ambiental que conlleva una concentración parcelaria. Así, en las concentraciones parcelarias se tiene en cuenta, de forma especial, la protección del medio natural, el respeto absoluto a los valores ecológicos, paisajísticos y ambientales de las zonas de actuación. Ayuda, además, a disminuir las emisiones de efecto invernadero (disminución de distancias un 40 %, ahorro de combustible un 25 % y reducción de CO2 un 25 %).