León

Sólo la Fiscalía puede abrir nuevas investigaciones en el caso Carrasco

16 agosto, 2017 15:18

Existen pocas posibilidades de que se abra una investigación policial sobre la hipótesis documentada de que haya nuevos implicados en el asesinato, en mayo de 2014, de la que fuera presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco. Como ya se sabe, hay una sentencia firme del Tribunal Supremo contra las tres imputadas: Monserrat González, su hija Triana Martínez, y la policía local Raquel Gago. Las tres cumplen actualmente sus condenas en prisión.

El director del documental “Muerte en León”, Justin Webster, desvelaba ayer en una entrevista en el digital El Confidencial el nombre del asesor del presidente de la Junta de Castilla y León y amigo telefónico de Triana: Se trata de Luis Estébanez, quien lleva junto a Herrera, quince años en el palacio de la Asunción de Valladolid. Al desvelarse su nombre, queda de manifiesto que Estébanez mantenía una larga amistad con una de las implicadas, Triana, con quien hablaba telefónicamente prácticamente todos los días. En la víspera del asesinato, Triana y Luis hablaron durante más de una hora. El mismo día del asesinato volvieron  a hablar durante tres minutos.

A pesar de que todas las partes que investigaron e instruyeron el asesinato conocían la relación de llamas telefónicas de Triana, el asesor del presidente de la Junta nunca fue investigado. Nunca fue llamado a declarar y, por tanto, no se conoce qué tipo de relación  mantenía con Triana. La jueza de instrucción, la policía de León, los policías venidos expresamente desde Burgos, la Fiscalía, o las defensas, ninguna de las partes implicadas en el proceso consideraron oportuno tomar declaración a Luis Estébanez.

Esta mañana, el alcalde de León, el popular Antonio Silván, ha eludido valorar estas revelaciones sobre el caso Carrasco. Se ha limitado a decir que el caso está cerrado judicialmente y que, en cualquier caso, correspondería a la Justicia tomar una decisión. No ha querido valorar si la revelación del nombre de Luis Estévenez puede tener un coste político, aunque ha asegurado que está convencido de que otros grupos políticos intentarán rentabilizar ese dato.

SÓLO LA FISCALÍA

Desde las defensas de la familia Carrasco se asegura que el caso no se puede reabrir. Está cerrado y con sentencia firme. Lo que sí se podría hacer es abrir una nueva investigación  sobre si hay nuevos y más implicados en el caso. Esta alternativa es la única que podría abrirse para investigar el grado de implicación de Luis Estébanez.

Las defensas del caso ya lo intentaron hace meses, pero sólo la Fiscalía puede solicitar al juez este tipo de acciones. Y precisamente el fiscal del caso, Emilio Fernández, ya contestó a Justin Webster, en uno de los capítulos de su documental “Muerte en León”, que no cree importante para el caso la relación entre Estébanez y Triana.

En este sentido, las defensas no creen que el asesor del presidente Herrera sea el novio secreto que Triana dijo en el juicio que  tenía, cuya identidad no quiso revelar. El propio Estébanez ha declarado a Justin Webster que su relación con Triana era estrictamente profesional, que hablaban sobre posibilidades de trabajado y nada más. A pesar de ello sorprende la frecuencia de las llamadas telefónicas y la duración de las mismas entre ambos. En la víspera del crimen hablaron durante cerca de una hora.

En este sentido, las defensas están expectantes ante el anuncio del director del documental de que prepara una otra entrega cinematográfica con nuevas revelaciones.

A nivel político se espera que en la reanudación del curso en septiembre, algún grupo de la oposición parlamentaria plantee alguna pregunta o moción al presidente Herrera para que aclarare la relación entre su fiel asesor y la condenada Triana.