Región El pleno de las Cortes de Castilla y León aprobó hoy una proposición no de ley del Grupo Popular por la que rechaza la puesta en marcha de cualquier tipo de peaje o tasa por el uso de las autovías y carreteras convencionales, y en la que también se reclama al Gobierno que no incremente la tributación por uso, tenencia o adquisición de vehículos, así como tampoco sobre los combustibles que utilizan.

Las Cortes de Castilla y León rechazan la aplicación de peajes por el uso de las autovías y carreteras convencionales

26 mayo, 2021 14:00

El pleno de las Cortes de Castilla y León aprobó hoy una proposición no de ley del Grupo Popular por la que rechaza la puesta en marcha de cualquier tipo de peaje o tasa por el uso de las autovías y carreteras convencionales, y en la que también se reclama al Gobierno que no incremente la tributación por uso, tenencia o adquisición de vehículos, así como tampoco sobre los combustibles que utilizan. La propuesta contó con el apoyo de todos los grupos a excepción de los dos procuradores de Podemos, que se abstuvieron.

La ‘popular’ María Ángeles García Herrero, que fue la encargada de defender la PNL, argumentó que se trata de corregir otra de las “lamentables” decisiones el Gobierno de Pedro Sánchez. Además, reclamó al Ejecutivo que reduzca sus gastos ministeriales y que no intente implantar un nuevo impuesto a un servicio público que ya está fuertemente gravado a través de los combustibles fósiles y otros impuestos.

García Herrero indicó que la medida supone una incoherencia de las políticas de Gobierno, ya que mientras aboga por el uso de las vías de altas capacidad para reducir la siniestralidad, “ahora pretende desincentivar su uso”. “Estamos ante una mentira, un engaño, un ejercicio de demagogia y una falta de respeto. No se trata de ninguna propuesta, es un compromiso real del Gobierno con la Unión Europea”, sentenció.

Además, argumentó que se trata de un ataque frontal al medio rural, que solo vendrá a incrementar las desigualdades y la siniestralidad.

Mientras tanto, Ángel Hernández Martínez (PSOE) acusó al PP de utilizar propuestas que no están concretadas para generar “algarabías” y crear alarmas con el único objetivo de desacreditar al Gobierno. También aseguró que el Grupo Socialista votará a favor por coherencia, al contrario que el PP, “que cuando gobiernan dicen una cosas y cuando están en la oposición dicen la contraria”. En este sentido, explicó que en 2012 y ante un proyecto similar del PP cuando estaba en el Gobierno, el PSOE ya lo rechazó en las Cortes de Castilla y León.

Además, Hernández Martínez recordó que el PSOE fue el partido que eliminó el peaje de la AP-1 y recalcó que desde el Gobierno se ha explicado que esta propuesta solo se aplicará si hay consenso y no antes del año 2024.

Por su parte, José Ignacio Delgado (Ciudadanos) además de lamentar la ausencia del portavoz del Grupo Socialista, Luis Tudanca, en el debate de la moción, calificó de “letal y demoledora” la medida y aseguró que es una “auténtica vergüenza”. Para el procurador de Cs, la aplicación de esta medida sería demoledora y, especialmente, en el mundo rural, ya que las autovías son las principal vías de comunicación de los pueblos, “por lo que estamos ante un torpedo en la lucha contra la despoblación” que también aumentaría la siniestralidad. “La movilidad es fundamental para Castilla y león y no se puede penalizar”, afirmó.

Por último, desde Grupo Mixto, Pedro José Pascual Muñoz (Por Ávila), aseguró que en el caso de aplicarse sería una medida que vendría a incrementar el agravio que sufre la provincia de Ávila en materia de comunicaciones. “Era lo que nos faltaba en Ávila para estar más aislados”, aseguró, a la vez que indicó que supondrá un paso atrás en la lucha contra la despoblación.

Por su parte, Luis Mariano Santos (UPL), que se felicitó por el cambio de postura del PP, “que hace unos años estaba cerca de esta medida, ahora cambie de opinión”, rechazó la imposición de cualquier peaje y lamentó que “siempre se grava más a los que menos tienen”.

En términos similares se pronunció Fátima Pinacho (Vox) que aseguró que se trata de “un ataque al bolsillo de las familias que tendrán que pagar por algo que ya está gravado con otros impuestos”. Además, advirtió de los efectos negativos que tendrá para la competitividad empresarial y aseguró que se trata de un intento del Gobierno para “maquillar unas cuentas públicas insostenibles, en lugar de reducir el gasto político”.