Región IU de Castilla y León y el PCE de CyL considera que el Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León debe ser sancionado y apartado de la carrera judicial por poner en duda su presumible independencia e imparcialidad.El pasado lunes, José Luis Concepción presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León hizo unas declaraciones en la 8 de TVCYL al ser preguntado sobre unas afirmaciones realizadas por el Vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias.En ellas decía literalmente: "yo creo que la democracia de un país se pone en solfa desde que el partido comunista, que es al que pertenece este señor, forma parte del gobierno".Más allá del profundo desconocimiento que demuestra al situar al compañero Pablo Iglesias en el PCE cuando su militancia la desarrolla en Podemos, las afirmaciones son de una extrema gravedad.Dejando de lado que el PCE ha sido ampliamente reconocido como un actor crucial en la lucha antifranquista y conquista de derechos y libertades democráticas en el país, por las que pagó con sacrificio y dolorosa sangre.Resulta más que evidente la animadversión de este señor hacia un partido político debidamente registrado en el Ministerio, como es el Partido Comunista de España, que tiene un carácter indudable y profundamente democrático.Estas declaraciones quedarían en lo anecdótico, subjetivo y profundamente desacertado si de un tertuliano o analista político se tratase.

Piden que el presidente del TSJCYL sea "sancionado" y "apartado" de la carrera judicial por sus declaraciones

17 febrero, 2021 12:18

IU de Castilla y León y el PCE de CyL considera que el Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León debe ser sancionado y apartado de la carrera judicial por poner en duda su presumible independencia e imparcialidad.

El pasado lunes, José Luis Concepción presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León hizo unas declaraciones en la 8 de TVCYL al ser preguntado sobre unas afirmaciones realizadas por el Vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias.

En ellas decía literalmente: "yo creo que la democracia de un país se pone en solfa desde que el partido comunista, que es al que pertenece este señor, forma parte del gobierno".

Más allá del profundo desconocimiento que demuestra al situar al compañero Pablo Iglesias en el PCE cuando su militancia la desarrolla en Podemos, las afirmaciones son de una extrema gravedad.

Dejando de lado que el PCE ha sido ampliamente reconocido como un actor crucial en la lucha antifranquista y conquista de derechos y libertades democráticas en el país, por las que pagó con sacrificio y dolorosa sangre.

Resulta más que evidente la animadversión de este señor hacia un partido político debidamente registrado en el Ministerio, como es el Partido Comunista de España, que tiene un carácter indudable y profundamente democrático.

Estas declaraciones quedarían en lo anecdótico, subjetivo y profundamente desacertado si de un tertuliano o analista político se tratase. Sin embargo es, nada más y nada menos, un cargo de altísima importancia en el poder judicial de Castilla y León sobre el que recae una responsabilidad que precisa de objetividad y prudencia máxima, la presidencia del TSJ de CyL.

Estas afirmaciones atentan gravemente contra las garantías constitucionales de independencia del poder judicial recogidas en los artículos 117 al 127 de la Constitución española de 1978. Quedando en duda su imparcialidad y sembrando inquietudes por la posible indefensión a la que se vería sometido cualquier persona afín o del PCE u otros partidos progresistas que por su criterio tuviesen que ser juzgados.

Y es que no podemos dejar pasar inadvertida su trayectoria plagada de controvertidas y graves afirmaciones difícilmente conciliables con dicho principio de imparcialidad e independencia.

En el transcurso de la pandemia declaró que "El Gobierno está utilizando la paralización del país para fines distintos de salvar a la población del coronavirus" Se mostró públicamente contrario a la exhumación de Franco con un discurso cercano a nostalgia del régimen.

Llegó a afirmar en un artículo que en la España actual, democrática, la Iglesia católica y sus integrantes padecen una pérfida persecución por parte de las instituciones.

Demostrada así su objetiva animadversión a los partidos progresistas y puesta más que en duda su presumible independencia e imparcialidad, por higiene democrática y respeto a la constitución cuyos principios no respeta, el señor Concepción debe ser sancionado y apartado de la carrera judicial de inmediato.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, tras estas declaraciones acaba de incurrir en causa de recusación para cualquier pleito en el que intervengan el PCE, Izquierda Unida o Unidas Podemos, es por ello que Izquierda Unida de Castilla y León y el Partido Comunista de España en Castilla León, a través de nuestras direcciones federales y en coordinación con el grupo parlamentario de Unidas Podemos, procederemos a presentar la correspondiente solicitud para que se abra expediente a este magistrado, que ejerce la presidencia del TSJCyL, ante el Consejo General del Poder Judicial.