Región

Cómo elegir una buena compañía de seguros

16 septiembre, 2019 17:28

Cuando contratamos un seguro, muchas veces el pago puede ser no demasiado elevado, pero hay que considerar que al contratar un seguro se establece un contrato perdurable en el tiempo, con lo que adquiere gran importancia el elegir la compañía de seguros más adecuada.

El desconocimiento  de los productos del sector de las aseguradoras, pueden hacer que parezca que lo fundamental es que sea un precio económico por encima de todo. En los seguros no es el mejor comportamiento, pues el conocer bien la compañía con la que vamos a contratar adquiere tanta importancia como el tipo de póliza del seguro.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de elegir la compañía en la que confiemos es saber si conocemos la empresa y si me suena de algo. Si la respuesta es afirmativa siempre es positivo, pues eso significa que llevan años ya en el sector.

En España tenemos muchas compañías que llevan muchos años. En seguros de Generali en base a estudios realizados, estiman que la confianza del cliente en la aseguradora es algo cada vez más valorado. Otro aspecto que merece la pena tener controlado es que cuente con una situación en el terreno financiero estable.

¿Cómo podemos conocer la solvencia financiera de una compañía de seguros?

Debemos partir de la base de que todas las compañías estarán auditadas en los índices de calificación que proporcionan las denominadas agencias de rating, caso de Standard and Poor’s o Fitch, por mencionar dos de las más importantes. Por todo ello, la aseguradora deberá estar acreditada con una A, AA o AAA. En este sentido, las compañías más famosas suelen ser las que tienen unas calificaciones más elevadas.

 ¿Por qué no preguntar a mis conocidos? 

No hay que olvidar también las referencias o experiencia que tengan nuestros amigos o familiares, que siempre puede ser informaciones aún más certeras a la hora de darnos esa confianza que siempre es bueno tener a la hora de contratar nuestra póliza con una compañía de seguros.

Además de que la propia compañía de seguros pueda llegar a responder financieramente, el servicio debe ser el mejor, con rapidez y que proporcione las debidas soluciones en caso de que se produzca un siniestro.

Como decimos, los familiares, amigos o compañeros de trabajo puede darnos la experiencia personal que hayan tenido con tal o cual empresa, algo que es una información de lo más valiosa.

 ¿Qué aportan los mediadores?

Dirigirse a los mediadores de las compañías de seguros, hace que se pueda poner nombre y cara a los servicios que vamos a poder contratar. Una de las grandes diferencias existentes entre las compañías low-cost y otras que llevan más tiempo es que van a contar con una gran red de mediadores, agentes o corredores que nos darán un servicio más próximo y que permitirá una respuesta veloz y directa a todo lo que podamos necesitar.

Tener la posibilidad de contar con un buen conocimiento sobre los agentes de las distintas compañías y valorar cuál de ellos nos va a generar una confianza mayor, es también una forma eficaz de tomar una decisión sobre qué compañía nos va a interesar más.

¿Qué se paga en cada compañía?

Los precios está claro que también son importantes, aunque es un sector donde merece también la pena saber las coberturas y servicios que nos van a dar, pues de nada vale un buen precio si luego no nos cubren debidamente. En este caso estaremos pagando un seguro que será caro, pues no será útil cuando lo necesitemos.

A la hora de acertar, hay que ir revisando lo que ofrece cada póliza y al precio que lo hace. Por lo general las pólizas más económicas tienen un número menor de prestaciones, por lo que en caso de que nos interese tener una serie de servicios, va a ser mucho más rentable el tener que pagar algo más a cambio de que todos los servicios se incluyan en nuestra póliza y no se añadan como ocurre en las pólizas de bajo coste.

Como en muchos otros servicios que se contratan, es necesario dedicar tiempo y seguir los consejos de los profesionales de cara a poder elegir un contrato de seguro que pueda adaptarse de la mejor manera a lo que necesitamos y al presupuesto con el que contaremos.

Está claro que elegir compañía de seguros no es algo que podamos hacer sin tener el debido cuidado. No es como comprar en un supermercado o una prenda de ropa. Contratar un seguro no solo debe ser un trámite, también es necesario que responda a todo lo que necesitamos en cuanto a coberturas.

Siempre es bueno elegir en base a la mayor información que sea posible, de esta forma se reducirán las posibilidades de una elección errónea. Ya que se paga por un seguro, que merezca la pena ¿no?