Región

Una voz imposible de olvidar

17 octubre, 2018 15:40

“El año pasado, por las mañanas iba a clase, por las tardes cuidaba a niños pequeños para sacarme un sueldo y los fines de semana hacía lo que más me gustaba, tocar y ofrecer conciertos”, nos cuenta Natalia Fustes, una joven vallisoletana que acaba de terminar el grado en musicología, que tiene una voz única y que ahora quiere darlo todo ofreciendo más conciertos aún para continuar labrándose un caminito en este difícil mundo de la música.

Con solo 24 años, esta joven amante de la lectura y a la que le gusta salir con sus amigos, lleva siete ofreciendo conciertos en varios puntos de España como Salamanca y Valencia, sin contar los de Valladolid, y ha publicado un primer disco que lleva por nombre: ‘Resiliencia’. De todo esto y mucho más nos habla en esta entrevista:

Pregunta. Para  empezar, la pregunta que quizás más cuesta a todos los entrevistados. ¿Quién es Natalia Fustes? ¿Cómo se define como persona?

Respuesta. Soy una chica que intenta ver lo que quiere hacer con su vida y más o menos, por etapas, va consiguiéndolo tanto en lo musical como en lo personal, los estudios…Intento no enfocarme tanto en el futuro sino ver las cosas a corto plazo.

P. Y una más “suave”, ¿Cómo se define como artista?

R. Le doy un poco a todo. Quizás cuando estoy tocando soy un poco más tranquila, con mi guitarra, explicando mis canciones, pero, por ejemplo, lo noté mucho cuando empecé con el disco que al final me tiran sonidos un poco más potentes. A nivel de tocar, dependiendo del formato que lleve, las canciones cobran una vida u otra. Al formato me refiero a si toco yo sola con la guitarra o con la banda.

P. Siempre ha estado rodeada de música desde pequeñita. En su casa el arte musical ocupa un lugar destacado. Hábleme de ello.

R. Siempre tengo el recuerdo, desde pequeñita, de que en mi casa venían mucho mis familiares a cenar y después de cada cena,mi padre y mis primos sacaban la guitarra y el acordeón y cantábamos todos juntos, con varios instrumentos y voces. Es algo que he mamado desde pequeña. Yo no me acuerdo de cuándo aprendí a cantar. Pensé que me habían enseñado en casa pero mi padre me dijo que me iba a la habitación y comenzaba a hacerlo sola con pocos años. Así fueron mis inicios.

P. La típica pregunta de si ha sido apoyada por su familia a la hora de emprender un camino en este difícil mundo tiene fácil respuesta…

R. En mi caso he tenido la suerte de sentirme apoyada. A mi familia le gusta mucho la música. Ninguno se ha dedicado a ello como tal pero les ha gustado desde siempre y no he tenido problema. Alguna cosilla tuvimos cuando empecé a subir vídeos a Youtube porque eso es distinto. Comencé con 16 años, subía imágenes y mis padres no querían que tuviera ningún problema.

P. ¿Cómo se lanza con 7 añitos a decirle a sus padres que quiere tocar el piano? ¿Y cómo se lo tomaron?

R. Muy bien porque lo venía mamando desde muy pronto. Es cierto que nadie tocaba el piano pero lo veía tan ilusionante que me decidí y les dije a mis padres que quería ir a clases de música. Recuerdo muy bien los inicios. No se me hacía nada pesado. Con el transcurrir de los años es distinto y sí que se hace más cuesta arriba.

P. Su amor por la guitarra fue un poco más tardío pero ahora no se separa de ella por lo que tengo entendido…

"Los artistas que más me gustan son guitarristas"

R. La guitarra tenía un lugar especial en mi casa. Mis primos, mi padre… Me gustaba mucho el piano como hemos hablado pero la guitarra la puedo mover más, me hace compañía, y los artistas que más me gustan y en los que me fijo son guitarristas.

P. Otra difícil, ¿Piano o guitarra?

R. Me quedo con la guitarra, sin duda.

P. Arranca su producción musical realizando covers y tiene versiones de ‘La Flaca’ de Jarabe de Palo, ‘Ya no me acuerdo’ de Estopa o ‘Maldita dulzura’ de Vetusta Morla. Empieza a subir estas canciones con 16 años, ¿le dio miedo a la hora de palpar el sentir de la gente?

R. Cantaba en casa y algún amigo que venía y me escuchaba me decía que podía probar. Tenía otro canal de Youtube. Me acuerdo que subí una canción de un grupo que se llama Reik, con el piano, y en la que no se me veía la cara. No quería que se me reconociera para saber la reacción de la gente sin tener en cuenta nada más, solo por la música. Fue generando muchas visitas, cerca de 20.000, y subiendo. Después me hice un canal nuevo, empecé a mostrar mi cara y fui probando un poco de todo. De los primeros vídeos a los de ahora he cambiado mucho.

P. ¿Le sorprendió la buena acogida de estas versiones? ¿Cuál es la que recuerda con más cariño? ¿Y la que ha tenido un mayor número de visitas?

R. La que recuerdo con más cariño la subí hace un año porque es ‘Lo mal que estoy y lo poco que me quejo’ de El Kanka, una canción que me encanta y que hago como me da la gana. El Kanka colgó mi cover en su Facebook en un acto que me llenó de orgullo porque es un artista que valoro mucho. No es el que más visitas tuvo. El ‘Yo te esperaré’ tuvo más pinchazos, más de medio millón de visitas, aunque la acabé borrando porque la guitarra estaba desafinada. Además, a mí no me gustaba como estaba cantando y decidí eliminarlo.

P. ¿Versionar o componer?

"Componer es un desahogo para mí"

R. Componer. Para mí es un desahogo. Si estás bien o estás mal es una forma de expresar cómo te encuentras en ese momento. Puede que compongas una canción que no la entiendas y pasa el tiempo y le encuentras el sentido. Esto es algo que me gusta mucho.

P. ¿En qué o en quién se inspira a la hora de componer estas canciones?

R. Sobre todo en mi vida. A veces, es cierto que me inspiro en algo que le ha ocurrido a algún amigo o en una historia que me he inventado. Hay una canción que está en el disco que se llama ‘Libertad’, que cuenta la historia de una chica que es de una manera y acaba siendo de otra. La llaman Soledad al principio y al final Libertad porque acaba siendo quién quiere ser.

P. “En psicología, capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, etc.”. ¿A qué le recuerda esta definición?

"El proceso a la hora de hacer un disco es muy intenso".

R. A Resiliencia. El disco es un proceso muy intenso. A nivel de componer elegí canciones que tenía hechas y otras que compuse cuando sabía que iba a grabar. Es complicado porque tienes mucho material, quieres enseñar muchas cosas pero tienes que acotar.

El proceso de reconvertir las canciones, de tocarlas con banda a hacerlo yo sola se me hizo difícil. Me impactaba tanto el cambio de un tema a otro que incluso en ocasiones teníamos que parar de tocar.

Al final es algo que me ha gustado mucho hacer. Me he sentido muy apoyada por los músicos y por el Kafka, gracias a su beca. Al final ha sido una experiencia muy enriquecedora a nivel individual pero me he sentido tan apoyada que no considero el disco como algo mío solo. Suena tan bien por el apoyo de todos. Creo que he tenido muy buena suerte.

P. Hábleme de este disco, de sus canciones, y de ‘Tiempo’, uno de sus temas favoritos.  

R. Es uno de mis temas favoritos. A nivel de letra, de mensaje y sentido es uno de los que más me gustan. Habla de que si estás pasando por un mal momento, no te tienes que centrar solo en eso. Piensa que con un poco de tiempo todo pasa y que mañana estarás mejor. Me gusta mucho por el significado que tiene.

Hay una que me gusta más y que se llama ‘Déjame’. Habla de lo que es la situación a nivel de música. Se puede aplicar a más gente. El estribillo dice: “Déjame que lo intente, me va mejor así quien quiera que lo crea, quien no se puede ir”. Este estribillo se creó así porque hay mucha gente que viene y te dice: “¿A qué te dedicas?”, tú le respondes que a la música, y te vuelven a preguntar: “Pero, ¿No tienes un trabajo de verdad?”. Al final acabas contestando que hay mucha gente que se gana la vida con esto, que lo ama…

La opinión que hay en tema de arte y cultura es mala. Gente que no conoce te hace comentarios muy dañinos y no se para a pensar que es un trabajo. Ya no solo gente que viene a hacerte el daño, sino familiares y amigos que no lo hacen a mala fe sino por la imagen que tienen de la música.

P. Ha realizado un gran número de colaboraciones con diversos artistas. ¿Qué le aportan a su música y cuál es la que recuerda con mayor cariño?

R. Estuve tocando muchos años con 'Octubre Polar', con teclados, coros y alguna canción cuatro años y eso me dio muchísimas tablas. Toqué mucho en Valladolid y fuera de la ciudad. Con 17 años.

Por Youtube conocí a Andrea Garcy y llevo tocando con ella mucho tiempo. Al principio grabábamos algún tema suelto que acabábamos subiendo a Internet pero ahora hacemos conciertos juntas y es muy gratificante.

Otra experiencia que nunca olvidaré es que estuve tocando con Sharon Bates, que montaron un formato acústico para el Teatro Zorrilla que presentaron posteriormente en la Plaza Mayor en Fiestas de Valladolid y yo fui de corista. La reconversión de canciones, etc. me pareció increíble y eso si no estás dentro, no lo puedes ver.

P. ¿Cómo fue lo de actuar en la Plaza Mayor en las Fiestas de 2016, si mal no tengo entendido?

R. Fue una pasada. Fuimos los teloneros de John Newman. Lo recuerdo muy intenso porque no había tocado nunca en la Plaza Mayor. Me acordé de cuando me llevaba de pequeña mi padre a los conciertos de Fiestas y me subía en hombros. De repente, me vi ahí arriba y fue una sensación brutal cuando salí al escenario porque me vino a la cabeza toda mi infancia.

Me gustó mucho porque estaba con Sharon Bates, como en familia, y a la gente que estaba a mayores ya la conocía porque habíamos trabajado juntos en el Teatro Zorrilla. Fue maravilloso, algo precioso. Les agradecí un montón que contaran conmigo.

P. ¿Cómo definiría a Andrea Garcy y cómo han sido los conciertos por los bares que han dado juntas?

"Andrea Garcy es una de las mejores personas con las que me he cruzado en la vida". 

R. Andrea es una de las mejores personas con las que me he cruzado en la vida. Tanto a nivel musical como en lo personal.

En lo musical creo que es una persona con una sensibilidad increíble. No le hace falta utilizar muchas cosas para trasmitirlo todo. A lo mejor con una frase de cinco palabras te deja roto. Creo que es sutil y muy verdadera. Me parece que hay muy poca gente que cante y componga como ella. Tiene una voz que se te mete por dentro y te remueve todo.

En cuanto a los conciertos, geniales. Es muy gratificante cuando te vas a Valencia, haces tantos kilómetros y te encuentras con una gran acogida. Este lo recuerdo con mucho cariño porque además de tocar, al final, estás viajando con amigos.

El de Salamanca también está siempre en mi memoria. Es una de las ciudades a las que más me gusta ir a tocar. Tengo gente ya fiel que asiste a mis conciertos pero siempre aparece nueva que me sorprende. La última vez, una pareja de suecos que se me acercó al final del concierto y me dijo en inglés que le había gustado mucho aunque no entendieran la letra. Esto es muy importante.

P. ¿Son quizás estos conciertos cercanos en locales que confían en ustedes la clave para que sigan creciendo y para palpar el cariño de la gente?

"En los conciertos se ve lo que es verdad y lo que no". 

R. A mí me encantaría pensar que sí. En los conciertos se ve lo que es verdad y lo que no. Eres tú, con tu discurso y canciones. No hay trampas. Todo es en directo con tu instrumento y voz.

Además de esto, hay mucho trabajo detrás con las redes sociales como protagonistas. Tienes que hacer tus publicaciones para dar a conocer dónde vas, hacer eventos en el Facebook… Es mucho trabajo pero sin hacer esto no llegaríamos a un amplio porcentaje de las personas que vienen a vernos.

P. ¿Qué siente cuando da un concierto?

R. Me siento transparente porque, como te he dicho, no hay trampa. Aunque en los conciertos llevas prefijadas las canciones, todos son distintos y en cada uno puedes decir algo que no has dicho nunca en el otro. A veces te pasas de personal y das detalles de más…

P. Algunos artistas lo tienen más fácil, como el boom de Operación Triunfo, La Voz, etc. ¿Se ha planteado participar?

R. No he participado nunca porque son un tipo de concursos que me entretiene verlos, sobre todo Operación Triunfo, pero creo que no es para mí. En el Operación Triunfo del año pasado hubo sentimientos muy puros, el nivel de los concursantes fue muy bueno y las visitas de los cantantes fue muy variada. Llevar a Rozalén, a Pablo López, a Zahara… me gustaba mucho. Son gente que se lo ha currado y que está donde está por su trabajo y que sabe lo que es ganarse la vida en la música.

P. 3098 suscriptores en Youtube, 1057 en Twitter, 2479 en tu página de Facebook… Las redes sociales, claves para llegar al fan.

R. A las redes sociales las considero una herramienta muy potente si sabes utilizarlas. Lo que pasa es que es muy complicado, como te he comentado, por el trabajo que lleva. Tienes que tener publicaciones diarias, en Instagram, en Facebook, etc, pero abarcan mucho tiempo y trabajo.

Las veo necesarias porque al final, si no estás en redes sociales no eres nadie. Un artista que quiera dar conciertos es necesario. Lleva mucho trabajo y la mayoría de artistas como yo lo tienen que autogestionar  y eso además de los conciertos y demás es muy duro. La gente no se da cuenta de esto.

https://www.youtube.com/watch?v=bParMbzd31k&feature=youtu.be

P. ¿Cómo ve el futuro? ¿Qué objetivo se marca?

R. Incierto, intangible. No lo veo. Yo sé que quiero tocar pero de querer a hacerlo hay un proceso en el que hay que trabajar, preparar un repertorio, buscar conciertos, ver si quieres mantenerte en una ciudad o desplazarte a otra… Son cosas en las que estoy tomando decisiones ahora pero este año, que he terminado de estudiar, me gustaría tocar lo máximo posible.

Antes estudiaba, trabajaba y tocaba pero ahora, como tengo más tiempo, lo quiero exprimir al máximo. Aprovechar, ir a ciudades en las que no he tocado y repetir en las que me ha encantado.

Me gustaría actuar en Granada. No lo he hecho y como ciudad me gusta mucho. En general, Andalucia porque me parece que a nivel musical es otro mundo con guitarras distintas, acompañamientos muy diferentes, los giros de las voces… Me gusta mucho y tengo ganas.

P. Y un deseo

R. Vivir de lo que me haga feliz. Te diría de tocar pero a lo mejor llega un momento que no me hace feliz. Espero que esto no llegue a pasar.